¿Qué son los aditivos para motores y para qué sirven?

Desconocidos para muchos, el cuidado del automóvil no se concibe hoy en día sin aditivos para motores, productos químicos que se usan para mejorar las propiedades de lubricantes y carburantes, retrasando el deterioro de las piezas del motor, reduciendo el consumo de aceite o combustible o disminuyendo las emisiones de gases contaminantes.

 

En el campo de los lubricantes, los aditivos empezaron a usarse en 1936 cuando se descubrió que añadiendo plomo o azufre a los aceites del motor se podía impedir el agarrotamiento de los segmentos del motor. Los carburantes, por su parte, ya incorporan aditivos desde 1921 para obtener gasolinas de mayor octanaje y mejorar sus propiedades. Te sorprenderá, pero se calcula que un vehículo normal consume alrededor de 10 kg de aditivos al año que van incorporados en el carburante, el aceite y el refrigerante que añadimos.

 

La tecnología de limpieza y lubricación ha avanzado tanto que, además, ya existe a nuestra disposición toda una gama de fórmulas adaptadas a cada tipo de vehículo, aditivos para motores de calidad que, reconocidos por su eficacia, podemos añadir nosotros mismos al carburante, al aceite o al líquido refrigerante:

  • Los aditivos para carburantes limpian todo el sistema de combustible, facilitando una combustión óptima. Se disminuye el consumo de combustible y se eliminan humos y gases nocivos, fundamental a la hora de pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV).
  • Los aditivos para lubricantes crean una capa entre el aceite y las piezas de fricción, reduciendo el deterioro de las mismas al estar en continuo roce. Además, reducen el consumo excesivo de aceite y la aparición de ruidos o humos de escape.
  • Los aditivos para refrigerantes, dadas sus propiedades anti cal y anti-óxido, limpian el sistema de refrigeración, mejorando notablemente su funcionamiento. En la actualidad incluso existen fórmulas anti-fugas que obstruyen y previenen las fisuras en las juntas del circuito de refrigeración.

 

Como todos los limpiadores de alto poder que podamos usar, por ejemplo en nuestros domicilios, los aditivos para el motor son prácticamente cien por cien de composición química, es decir, productos inflamables y tóxicos por inhalación y en contacto con la piel, por lo que hay que extremar las precauciones con su uso y manipulación, siguiendo siempre las advertencias e instrucciones de uso.

 

En Feu Vert no solo disponemos de una amplia gama de aditivos para tu coche, nuestros especialistas se pondrán a tu disposición y te aconsejarán qué aditivo es el idóneo para tu vehículo, asesorándote cómo y en qué momento usarlo.

 

Consulta en tu autocentro o taller Feu Vert más cercano.