Ahorrar combustible

Repostar combustible en las gasolineras independientes y en los hipermercados resulta mucho más económico que en el resto de las estaciones de servicio.

 

Según un informe de la CNMC Repsol es la que ofrece precios más elevados, seguido de BP y Cepsa.La CNMC destaca también que el litro de gasolina o gasóleo en las autopistas es hasta 3 céntimos de euro por litro más caro que en gasolineras de carreteras convencionales.Un estudio ha cuantificado cuanto más gasta un coche viejo que uno nuevo.

 

Teniendo en cuenta el mantenimiento, reparaciones y el consumo de combustible, un vehículo veterano nos cuesta un 25% más que uno nuevo.Un vehículo viejo tiene un coste un 25% superior a uno nuevoConducción eficiente: Recuerda que una conducción eficiente es clave para el ahorro de combustible.

 

¡Entre un 10 y un 25 % puedes ahorrar y está en tu mano!

 

Neumáticos: Los conductores deberían revisar la presión de los neumáticos cada mes. Se estima que una presión inferior a la adecuada puede disparar el consumo de combustible hasta un 4 %.

 

Revisiones periódicas: Revisar el coche y cambiar ciertos elementos como el filtro del aire cuando es necesario incide en el consumo de combustible. Mantener los niveles y filtros es crucial para mantener perfectamente el motor, ahorrar combustible y contaminar menos.

 

Arrancar el vehículo: Al arrancar, no hace falta pisar el acelerador en los coches modernos de gasolina, se puede iniciar la marcha inmediatamente después de arrancar sin problemas. En los motores propulsados por gasóleo sí que conviene esperar unos segundos antes de iniciar la marcha.

 

Carga: No hay que llevar en el coche nada de carga que no sea estrictamente necesaria. Se estima que cada 100 kilos de peso suponen un aumento del 6 % en el consumo de gasolina. Trasladar cosas en la baca debe ser considerado como la última opción, puesto que afecta gravemente a la aerodinámica y aumenta el peso del coche, con lo que el consumo se ve muy afectado. A 120 Km/h, el aumento del gasto puede ser de hasta el 40%.

 

Controlar la velocidad: Se calcula que alrededor de 90 o 100 km/h se produce el consumo ideal mientras que a 120 km/el consumo aumenta hasta un 30%.Buen ánimo: Sal con tiempo y con buen ánimo siempre que puedas. Una conducción agresiva es mortal para el gasto de gasolina.

 

Aparcar: Tampoco hace falta aparcar en la misma puerta, si ves un sitio libre no muy lejos de tu destino, úsalo sin vacilar. Dar muchas vueltas en busca de aparcamiento supone un gran derroche.

 

Efecto lunes: Los lunes las estaciones de servicio están por ley obligadas a comunicar sus precios en la Unión Europea y suelen rebajarlos en torno a un 1 o 2 por ciento, según la CNC (Comisión nacional de la energía).

 

¿Aire acondicionado o ventanilla abierta?: Lo más eficiente no es ni una cosa ni otra, lo más recomendable es utilizar de manera adecuada los dispositivos de aireación y circulación forzada del vehículo. Si no fuera suficiente, en ciudad, a bajas velocidades es mejor desde el punto del vista del consumo abrir la ventanilla, mientras que en carretera a altas velocidades es más eficiente usar el aire acondicionado. Se estima que 25 grados de temperatura, usar el aire acondicionado aumenta el consumo un 12% (aunque hay estudios que elevan esa cifra al 20%) y que una buena temperatura para conducir es de 23 o 24ºC.

 

La tecnología hoy en día permite muchas otras formas de ahorrar gasolina. Una de ellas es compartir coche con los diferentes servicios que existe y otra, compartir plaza de garaje, lo que ahorrará muchas vuelas en busca de aparcamiento en muchas localidades.

 

Paradas realizadas durante la marcha: Si se prevé que la parada va a superar los 60 segundos es recomendable apagar el motor. Los motores actuales no se resienten por el encendido como los de antes. ¡Aguantan hasta 200.000 encendidos sin despeinarse!