¿Se puede ahorrar combustible con tus neumáticos?

Ahorrar combustible con tus neumáticos es mucho más fácil de lo que parece. Una serie de buenos hábitos y un mantenimiento son claves para ahorrar combustible. Te los contamos para que dejes de tirar el dinero.

 

4 CLAVES PARA AHORRAR COMBUSTIBLE CON TUS NEUMÁTICOS

 

Presión

La presión de los neumáticos es el foco principal al que debemos prestar atención. Los neumáticos, aunque no lo parezcan, van perdiendo muy lentamente presión. De ahí que sea recomendable su revisión una vez al mes. ¿El motivo? Una presión baja en los neumáticos lo que hace es aumentar la superficie de contacto del neumático con el asfalto por encima de lo recomendado. Esto lo que provoca es un mayor rozamiento, lo que conlleva un mayor esfuerzo del motor y el consiguiente gasto extra de combustible.

 

Neumático eficiente

La elección de un buen neumático es clave para gastar menos combustible. Como ya explicamos, los neumáticos tienen una calificación europea que revela el mayor o menor consumo. Encontraremos este dato reflejado en la etiqueta europea, siendo la A, la categoría que menos consume y la G, la que más.

 

Neumático adecuado

Además de mirar el consumo en la etiqueta, es importante saber y respetar el índice de carga de nuestros neumáticos. Este lo encontraremos en las dos últimas letras de la dimensión del neumático. Concretamente lo podemos ver en el flanco del neumático o también en el manual del fabricante del vehículo. Si llevas un neumático con un índice de carga diferente al recomendado aumentarás tu consumo de combustible. Encuentra los neumáticos que necesitas en Feu Vert.

 

Carga del vehículo

Cada neumático está preparado para soportar una carga, pero también debemos adecuar la presión a la misma. No responde igual un neumático si llevamos el maletero y la baca hasta arriba. El peso del coche habrá aumentado ejerciendo una fuerza superior a la habitual. Esto no solo hace que al coche le cueste más avanzar, sino que el peso puede aumentar la superficie de contacto de la banda de rodadura. Para contrarrestar esa fuerza, debes inflar los neumáticos con una presión ligeramente superior a la habitual.

 

Este valor viene recogido en el manual del fabricante de tu vehículo. No gastes más de lo necesario en combustible, prestar atención a los neumáticos junto con un buen mantenimiento pueden conseguir que ahorres.