Aire acondicionado o climatizador ¿Qué tiene tu coche?

Aprieta ya el calor y si algo da gusto, es poder estar en el coche con el aire acondicionado encendido. Su función es tan importante, que hasta nuestra seguridad depende de él.

 

Si la temperatura interior del vehículo supera los 28ºC, dejamos de percibir el 6% de las señales

 

¿Sabías qué por encima de 35ºC experimentamos síntomas similares a una alcoholemia de 0,5 g/l en sangre? Seguro que hay otras muchas curiosidades que no sabías. ¿Sabes cuándo cambiar el aire acondicionado del coche?

 

Para empezar vamos a explicarte las diferencias entre aire acondicionado y el climatizador de un coche, porque todo el mundo habla del sistema de climatización del coche como si este fuera universal.

 

La función del aire acondicionado es muy básica: enfriar el aire. Y lo consigue mezclando el flujo de aire frío que proviene del evaporador que se encuentra en la caja de climatización con un flujo de aire caliente que procede de un pequeño radiador calentado por el refrigerante del coche. Lo regulamos con el mando de la calefacción, más la velocidad del ventilador. El problema es que cuando el interior del coche se queda frío tenemos que bajarlo, o apagarlo.

 

El climatizador, por el contrario, nos permite seleccionar la temperatura del interior del vehículo y el sistema funciona solo para que esta mantenga los grados elegidos. Los hay bizona, además, pudiendo elegir temperaturas distintas en diferentes partes del habitáculo. Otra diferencia sustancial, es que el comprensor del aire del climatizador está siempre funcionando, mientras que el del aire acondicionado, lo encendemos o apagamos a gusto del consumidor. ¿Y qué ocurre entonces? Básicamente, que el gas que produce el frío se va escapando y hay que recargarlo. Por eso es recomendable que, incluso en invierno, se encienda el aire acondicionado al menos una vez al mes durante 20 minutos.

 

En lo que sí coinciden aire acondicionado y climatizador es en que tienen que ser revisados con periodicidad. Revisar anualmente el sistema de climatización del coche y recargar el aire acondicionado, nos hará ahorrar –la falta de mantenimiento acaba traduciéndose en averías graves y costosas– y el coche consumirá menos porque necesitará menor energía para enfriar. Esta operación de revisión, en la que además se sustituirán los filtros, hay que hacerla una vez al año o cada 15.000 kms.

 

Dependiendo de cada coche y, en eso siempre os remitiremos a su ficha técnica. Será aconsejable hacer también un tratamiento antibacterias, una inspección de posibles fugas, la sustitución de la botella del filtro deshidratante y la carga del líquido refrigerante. Si quieres saber más aspectos técnicos del sistema de climatización, consulta la sección de servicios de carga de aire acondicionado y sistemas de climatización. 

 

En los días más calurosos del verano, la temperatura interior de un coche expuesto al sol superará con facilidad los 50ºC.

 

Abre puertas o ventanillas durante un par de minutos para que la temperatura del habitáculo se equipare con la del exterior. Evita encender el aire a máxima potencia o rebajar bruscamente la temperatura del climatizador: podría crearse hielo en el circuito y, a base de repetir esta operación, estropearse.