¿Cómo saber cuándo están los amortiguadores desgastados? Detectar las señales de peligro

Los amortiguadores influyen directamente en el comportamiento de los frenos, la dirección y la estabilidad del vehículo

 

Junto con los frenos y los neumáticos forman el denominado “triángulo de seguridad del automóvil”

 

Uno de cada dos automóviles circulan con los amortiguadores desgastados. Pero los dueños de estos vehículos no son conscientes de los riesgos que esto implica. La suspensión del coche continúa siendo esa gran desconocida y muchos continuamos considerándola como un elemento secundario, menos importante que neumáticos o frenos, que simplemente está ahí “para que el coche no bote”.

 

Los amortiguadores son la clave de la suspensión del coche. Mantienen los neumáticos en contacto con la carretera, pero al mismo tiempo controlan y regulan todos los movimientos oscilatorios de la carrocería del vehículo que provocan los elementos elásticos de la suspensión (brazos, ballestas, barras…). Su influencia, por tanto, es absoluta, dado que determinan todo el comportamiento del automóvil en la marcha, aceleraciones, frenadas, giros, baches, etc., etc…

 

A medida que los amortiguadores van desgastándose, el contacto entre neumáticos y carretera es proporcionalmente peor y esto se traduce en graves peligros para los conductores y sus acompañantes:

  • Desgaste irregular de los neumáticos y aumento de la distancia de frenada. Los neumáticos sufren mucho por el mal funcionamiento de los amortiguadores, desgastándose de forma irregular y acortando su vida útil hasta un 20%. Por si esto fuera poco, en una frenada a 100 km/h, la distancia de frenado podría aumentar en 3 metros, más incluso con ABS, dado que el sistema no funcionaría.
  • Balanceo, deslizamiento lateral y aquaplannig. Las curvas y los virajes bruscos son más peligrosos con los amortiguadores en mal estado, dado el peor agarre del vehículo. Por el mismo motivo, aumenta el riesgo de aquaplanning a una velocidad reducida, al tener el coche menor adherencia a la calzada.
  • Errores en el ESP y ABS. Si los amortiguadores no están en óptimas condiciones, los sistemas de seguridad malinterpretan las señales que emite el vehículo.

 

Al principio, el desgaste de los amortiguadores suele ser tan imperceptible, que solo lo acusan los pasajeros sensibles susceptibles de sufrir mareos.

 

La suspensión del vehículo es determinante de que se las personas se mareen siempre en unos coches y en otros, no. Cuando el desgaste es mayor, el conductor comienza a percibir pequeñísimas pero constantes vibraciones al volante, debido a que los neumáticos rebotan, en lugar de deslizarse. El riesgo ya es potencialmente alto, dado que el comportamiento del vehículo será impreciso e inestable.Todo lo anterior explica por qué los fabricantes recomiendan la revisión de los amortiguadores cada vez que se hace una operación de mantenimiento y aconsejan su sustitución a los 80.000 km.

 

El cambio de amortiguadores se hace por parejas, ejes delanteros o ejes traseros. De lo contrario el coche quedaría descompensado, y sería peor el remedio que la enfermedad.

 

Recuerda que en Feu Vert dispones de profesionales cualificados que podrán ayudarte y asesorarte en todo lo relativo al sistema de suspensión de tu coche, haciendo un chequeo exhaustivo de su funcionamiento y sustituyendo las piezas necesarias por recambios de calidad equivalentes a las piezas de fábrica.