Mi vehículo Identifica tu vehículo
Es necesario que identifiques tu vehículo para poder adquirir estos productos.
Marca
Selecciona una marca
    Marcas por orden alfabético
  • Alfa Romeo
  • Audi
  • Bmw
  • Cadillac
  • Chevrolet
  • Chrysler
  • Citroën
  • Dacia
  • Daewoo
  • Daihatsu
  • Dodge
  • Ds
  • Fiat
  • Ford
  • Honda
  • Hyundai
  • Infiniti
  • Isuzu
  • Jaguar
  • Jeep
  • Kia
  • Lada
  • Lancia
  • Land Rover
  • Lexus
  • Mazda
  • Mercedes-benz
  • Mini
  • Mitsubishi
  • Nissan
  • Opel
  • Peugeot
  • Renault
  • Rover
  • Saab
  • Santana
  • Seat
  • Skoda
  • Smart
  • Ssangyong
  • Subaru
  • Suzuki
  • Tata
  • Toyota
  • Volvo
  • Volkswagen
  • Porsche
Modelo
Selecciona un modelo
Tipo
Selecciona un tipo

Ante la bajada de temperaturas cuida, más si cabe, la batería del coche

De todos los factores ambientales, la temperatura es la que más influye en el funcionamiento de la batería del coche. Proteger el coche de la intemperie en noches muy frías, no dejarlo parado durante largos periodos, mantener los bornes limpios y evitar despistes pueden evitarte un disgusto al intentar arrancar el coche.

 

La batería del coche es un dispositivo electroquímico que transforma energía química en energía eléctrica y viceversa

 

Por expresarlo de forma más sencilla, es como un pequeño almacén químico para la energía eléctrica que genera el alternador cuando nuestro vehículo está en funcionamiento. Esta energía tiene que estar disponible para arrancar el motor después de que este haya estado apagado. Por eso, también se le llama “batería de arranque”.

 

En el momento en que arrancamos el coche, la batería debe ser capaz de suministrar muchísima corriente en un espacio de tiempo cortísimo, lo que es especialmente crítico a bajas temperaturas. El motivo está en las reacciones electroquímicas que ocurren en el “corazón” de la batería, que son menores en proporción que desciende la temperatura.

 

¿Cómo saber que la batería de mi coche está fallando?

 

A menos grados, la capacidad de arranque de la batería también disminuye, un inconveniente cada vez mayor a medida que la batería va envejeciendo. Los síntomas más evidentes de que la batería está fallando o, peor aún, pidiendo a gritos que la sustituyan, son ese pequeño chasquido que se oye en el momento del arranque o que el motor no se ponga inmediatamente en marcha. Para evitar males mayores y que el coche, directamente, no arranque:

 

  • ¡Abrígalo! Intenta mantener el vehículo a resguardo por las noches durante los meses de frío. En un garaje o cochera, la batería del coche “sufrirá” mucho menos.
  • La superficie de la batería debe estar siempre limpia y seca. Utiliza arandelas anti-sulfatación en los bornes.
  • No dejes el coche parado largos periodos de tiempo. Una vez por semana, haz un recorrido –no demasiado corto– con el vehículo para permitir que la batería se recargue.
  • Aunque los coches de hoy en día son unos “chivatos”, procura apagar/desconectar todos los equipos eléctricos antes de salir del coche.
  • No le des a la batería otros usos. La batería de tu coche está diseñada para funcionar exclusivamente en automóviles.
  • No retrases el mantenimiento del vehículo, que incluye la revisión periódica del circuito de carga. Cualquier fallo de este sistema, puede ser causa de deterioro de la batería.

 

Recuerda que la vida útil de tu batería es “finita” y que oscila entre los 3 y los 5 años, dependiendo del uso que le des al coche. De cara al invierno, no esperes que te deje tirado.

 

En Feu Vert podemos comprobar su estado y asesorarte si necesitas un cambio. Disponemos de un amplio catálogo de baterías de las mejores marcas a una excelente relación calidad/precio.