¿Por qué es mejor comprar neumáticos all season o 4 estaciones?

No debemos olvidar que el neumático es el único punto de contacto con la carretera. Esto significa que una de los principales características que debemos buscar a la hora de elegir un neumático es la seguridad.

 

En este punto nos preguntamos, ¿es conveniente comprar neumáticos 4 estaciones o “all Season”, como se suele decir?

 

Neumáticos cuatro estaciones, ¿por qué comprarlos?

 

Un neumático 4 estaciones, como su nombre indica, es un neumático apto para usar todo el año, sin importar la temperaturas o las condiciones climatológicas. Su diseño y construcción cuenta con las prestaciones de los neumáticos de invierno y los de verano. Esto es algo fundamental sobre todo para quienes vivan en zonas de España donde las temperaturas sufren cambios extremos.

 

Para quienes no lo sepan, tal y como explicamos más abajo, los neumáticos tradicionales tienen una composición y diseño diferente según si están concebidos para usar con calor o con frío.

 

Montar un neumático 4 estaciones es, en cierta medida, como llevar un híbrido entre un neumático de invierno y otro de verano. Esto supone una serie de beneficios:

 

1. Adiós al termómetro: Nunca más tendrás que pensar en la temperatura que hace, ya que un neumático cuatro estaciones responde con efectividad haga sol, lluvia o nieve.

 

2. Ahorra unos cuantos euros: El hecho de equipar unos neumáticos para los meses calurosos y otro para los meses más fríos, tiene un coste que se reduce con los modelos cuatro estaciones al no necesitar invertir en ambos tipos neumáticos. Ese dinero lo puedes reinvertir en tu coche, como por ejemplo en un portaequipajes, o remolques. Si el ahorro es una de tus prioridades, no te pierdas nuestros consejos para ahorrar combustible.

 

3. Menos cambios de neumáticos: Los neumáticos deberás cambiarlos pero por causas de desgate natural o kilometraje, nunca por un cambio de estación como sí tienes que hacer con los de invierno y verano.

 

4. Los encontrarás en Feu Vert: Tenemos en Feu Vert diferentes neumáticos 4 estaciones pensando en tu seguridad. Michelin Crossclimate es un neumático de verano que posee una certificación para su uso en invierno. Sus prestaciones responden las cuatro estaciones.

 

5. Seguridad todo el año: Muchos conductores prolongan el uso de neumáticos unos meses fuera de la estación para la que están permitidos o incluso usan un neumático de verano todo el año. Esto hace que, en condiciones de tiempo invernal, aumente la frenada y disminuya la seguridad. Esto se acabó con los neumáticos cuatro estaciones al poder usar un mismo tipo de neumático todo el año manteniendo la seguridad.

 

6. Espacio en casa: Aunque existe un servicio de custodia de neumáticos, hay conductores que optan por almacenar sus neumáticos en casa o en un almacén. Utilizando neumáticos all-season puedes olvidarte de ocupar tu espacio almacenando un segundo juego de neumáticos.

 

Los neumáticos cuatro estaciones responden de manera efectiva tanto en condiciones de extremo calor como en temperaturas inferiores a los 7º, momento en el que un neumático de verano pierde eficacia.

 

Diferencia entre neumático de invierno y uno de verano

 

Una vez explicado qué es un neumático cuatro estaciones, queremos entrar a fondo con algo que muchos conductores no saben, ¿en qué se diferencian unos neumáticos de invierno de unos de verano?

 

Pues bien, explicado de manera resumida y fácil, los neumáticos tradicionalmente se han desarrollado para desarrollar sus prestaciones en condiciones de calor o frío, dando como resultado dos tipos de neumáticos. Los neumáticos de verano tienen unas prestaciones que los hacen más apto para soportar altas temperaturas en cuanto a compuestos pero también en cuanto a diseño, contando por ejemplo con unos surcos que evacuan el agua sin problema o un desgaste reducido.

 

Por otro lado, los neumáticos de invierno están pensados para ser útiles cuando la temperatura está por debajo de los siete grados centígrados (7ºC), momento en el que un neumático de verano pierde gran parte de sus prestaciones de seguridad. Es entonces cuando el neumático de Invierno es el que nos ofrece las mejores prestaciones en agarre, frenada y tracción.

 

Para diferenciar un neumático de invierno de uno de verano, solo hay que fijarse en el diseño, que en el caso de los de invierno suele tener unas laminillas en los bloques que sirven para mejorar la tracción y el agarre en suelos helados o con nieve.

 

En el flanco del neumático tendrá que aparecer un marcaje específico. Se trata de un símbolo que representa tres picos montañosos y un copo de nieve, indicativo de que el neumático que posee dicho marcaje está homologado para su uso invernal y por tanto nos ofrece la mayor seguridad posible en condiciones climatológicas adversas.

 

Los neumáticos con esta homologación, son además sustitutivos de las cadenas, lo cual es una ventaja añadida.

 

Ahora que se acerca el invierno, toma la mejor decisión y circula con neumáticos que te ofrezcan la mayor seguridad en cada situación.