Mi vehículo Identifica tu vehículo
Es necesario que identifiques tu vehículo para poder adquirir estos productos.
Marca
Selecciona una marca
    Marcas por orden alfabético
  • Alfa Romeo
  • Audi
  • Bmw
  • Cadillac
  • Chevrolet
  • Chrysler
  • Citroën
  • Dacia
  • Daewoo
  • Daihatsu
  • Dodge
  • Ds
  • Fiat
  • Ford
  • Honda
  • Hyundai
  • Infiniti
  • Isuzu
  • Jaguar
  • Jeep
  • Kia
  • Lada
  • Lancia
  • Land Rover
  • Lexus
  • Mazda
  • Mercedes-benz
  • Mini
  • Mitsubishi
  • Nissan
  • Opel
  • Peugeot
  • Renault
  • Rover
  • Saab
  • Santana
  • Seat
  • Skoda
  • Smart
  • Ssangyong
  • Subaru
  • Suzuki
  • Tata
  • Toyota
  • Volvo
  • Volkswagen
  • Porsche
Modelo
Selecciona un modelo
Tipo
Selecciona un tipo

Cinco carreteras españolas que merece la pena conocer

Viajar no es sólo estar en un destino, también es llegar hasta él. Te proponemos una selección de 5 rutas que merecen la pena descubrir en coche. ¡Aunque no son las únicas!

 

El valle del Jerte (Extremadura y Castilla y León)

 

La carretera nacional N-110 une Plasencia con Soria y recorre todo el valle del Jerte. Las plantaciones de cerezos, con sus flores blancas, y el río que atraviesa el valle, hacen de este paraje un sitio difícil de olvidar. Los bosques de hoja caduca y el verde de los árboles de hoja perenne, con la impresionante Sierra de Gredos al fondo, hacen este recorrido aún más bonito si cabe. El tramo más espectacular de esta carretera va desde la cabecera del embalse de Plasencia hasta el pueblo de Jerte.

 

Embalse de El Atazar (Comunidad de Madrid)


A poco más de 80 kilómetros de Madrid se encuentra una de las carreteras con el paisaje más bonito del centro de la península: la carretera presa del embalse de El Atazar, el embalse más grande Comunidad de Madrid. La antigua carretera que unía el Atazar con Cervera de Buitrago quedó tapada por el embalse. La carretera que pasa por encima de la presa hacia El Berrueco y Torrelaguna, ofrece unas vistas impresionantes. Uno de los tramos más interesantes es el que va hacia Cervera de Buitrago. Barcos, muelles y todo un repetorio de elementos náuticos provocan una ilusión óptica de costa madrileña.

 

Cala Sa Calobra (Islas Baleares)

 

Uno de los parajes más bonitos de las Islas Baleares es la carretera que va hasta la Cala de Sa Calobra. Un tramo de medio hora, corto pero muy intenso. La carretera supera un desnivel de mil metros y se enreda como una serpiente por los acantilados. Hay que conducir con mucha precaución porque la zona es muy turística y hay suben y bajan continuamente.

 

Picos de Europa (Asturias)

 

Desde Colunga hacia Arriondas encontramos uno de los rincones más salvajes del norte de la península. Aquí es recomendable detener el coche un momento y observar el paisaje desde el Mirador del Fitu. Vale la pena. Estamos a 1.100 metros sobre el nivel del mar y las nubes que vienen de la costa se detienen en seco ante nosotros, producto de la altura de las montañas. La mezcla de nieblas, pueblos y mar merece un alto de unos minutos en nuestro viaje. Si giramos levemente nuestro cuello podremos disfrutar las montañas de la Cordillera Cantábrica, los Picos de Europa y el área comprendida entre los Lagos de Covadonga.

 

Costa da Morte (Galicia)

 

Y por supuesto, si de carreteras impresionantes se trata, no podemos olvidar el tramo que une Corcubión con Finisterre. Un auténtico viaje hacia la historia, donde los antiguos europeos creían que se acababa el mundo.  A lo largo de esta serpenteante ruta, podemos detenernos en Castelo do Cardeal, antigua fortaleza de mediados del siglo XVIII. Más adelante, el Cabo de CEE nos ofrece una bonita panorámica de la ría y el pequeño faro que se asoma solitario en medio de la inmensidad. Unos kilómetros más allá, por fin aparece Finisterre. Aquí le recomendamos aparcar el coche, porque sólo se puede acceder a pie a la parte más escarpada e impresionante del cabo.

En estos momentos no estamos disponibles en el chat. Déjanos tu nombre, email y teléfono. Te contactaremos lo antes posible.