Cinco “vicios” que ocasionan el desgaste prematuro de neumáticos

Hasta los neumáticos premium pueden tener una vida útil más corta si no se utilizan de una forma adecuada. Toma cuenta de los “vicios” que como conductor debes eliminar, si quieres evitar el desgaste prematuro de neumáticos.

  • Circular con los neumáticos a una presión inadecuada

Con presión baja o presión excesiva, conducir con ruedas a presión inadecuada influye muy negativamente en la duración, dispara el consumo de combustible y, además, es muy peligroso, al afectar directamente a la adherencia y la frenada. La falta de presión provoca sobrecalentamiento, mayor resistencia a la rodadura y desgaste prematuro del neumático. En casos extremos, la falta de presión puede ocasionar incluso un reventón. El exceso de inflado también reduce la vida útil del neumático, disminuye el agarre y produce un desgaste excesivo en el centro de la banda de rodadura.

Revisa la presión de las ruedas, al menos, una vez al mes. Las presiones correctas vienen indicadas en el libro de usuario del coche, en la cara interna de la tapa del depósito de carburante y/o en el marco de algunas de las puertas.

 

  • Llevar los neumáticos mal equilibrados

Si las ruedas están mal equilibradas (es decir, tienen pesos desiguales) o los amortiguadores están en mal estado, pueden aparecer desgastes no uniformes. En estos casos, una zona de la banda de rodadura pierde dibujo o relieve, mientras que otras zonas se conservan en mejor estado. Los frenazos bruscos también tienden a desgastar los neumáticos irregularmente.

 

  • Circular con la alineación incorrecta

La vida útil de los neumáticos se acorta dramáticamente cuando falla la geometría del vehículo. Al estar las ruedas inclinadas, se produce un desgaste anormal y rápido de uno de los laterales de la banda de rodamiento. Además, el volante no queda centrado cuando el coche circula en línea recta y lo que es un peligro, las ruedas no retornan rápidamente a su posición tras las curvas.

Cada vez que cambies de ruedas, realiza una alineación o paralelo. Así ajustarás la dirección y la suspensión para que los neumáticos apoyen correctamente y rueden paralelos entre sí y con el eje de la carretera.

  • Conducir a alta velocidad

La velocidad hace que aumente la temperatura del neumático, haciéndole perder presión. Ya te hemos explicado los daños que provoca en las ruedas la falta de presión y no debería hacer falta contarte los riesgos que para tu seguridad supone la conducción a velocidad excesiva.

 

  • Sobrecargar el vehículo

Los neumáticos sobrecargados pueden calentarse en exceso lo que, además de un desgaste prematuro, podría provocar un reventón. Para asegurarte de que las ruedas no van sobrecargadas, comprueba el índice de carga máxima de los neumáticos que se encuentra en el flanco. Además, sigue las recomendaciones del carga máxima del fabricante del coche y respeta la carga máxima por eje.

Con más de 2 millones de neumáticos vendidos cada año, Feu Vert es líder en venta y montaje de ruedas. Amplía la información y descubre todo lo que deberías saber de neumáticos en https://www.feuvert.es/neumaticos.