Mi vehículo Identifica tu vehículo
Es necesario que identifiques tu vehículo para poder adquirir estos productos.
Marca
Selecciona una marca
    Marcas por orden alfabético
  • Alfa Romeo
  • Audi
  • Bmw
  • Cadillac
  • Chevrolet
  • Chrysler
  • Citroën
  • Dacia
  • Daewoo
  • Daihatsu
  • Dodge
  • Ds
  • Fiat
  • Ford
  • Honda
  • Hyundai
  • Infiniti
  • Isuzu
  • Jaguar
  • Jeep
  • Kia
  • Lada
  • Lancia
  • Land Rover
  • Lexus
  • Mazda
  • Mercedes-benz
  • Mini
  • Mitsubishi
  • Nissan
  • Opel
  • Peugeot
  • Renault
  • Rover
  • Saab
  • Santana
  • Seat
  • Skoda
  • Smart
  • Ssangyong
  • Subaru
  • Suzuki
  • Tata
  • Toyota
  • Volvo
  • Volkswagen
  • Porsche
Modelo
Selecciona un modelo
Tipo
Selecciona un tipo

Claves para una conducción más eficiente

Lo que debes saber para una conducción más eficiente

Llegan las primeras largas vacaciones del año y, como suele ser habitual, el precio del combustible sube. Para compensarlo y reducir el consumo, conviene tener en cuenta pequeños detalles que contribuyen a un ahorro que puede llegar hasta un 30 por ciento. Uno a uno pueden resultar nimiedades, pero sumando todos, el resultado puede llegar a ser más positivo de lo esperado.

 

Conducción inteligente

El régimen de giro del motor marca directamente el nivel de consumo instantáneo. Cuanto más elevado sea, más combustible requiere el motor. Por ello, para una conducción más eficiente se debe buscar siempre moverse a regímenes de giro bajos evitando rápidas subidas de vueltas contribuye a mantener un consumo moderado. Circular en la marcha más larga que permita mantener ese régimen ayuda a lograrlo. Una medida que los más modernos modelos incluyen en su instrumentación, con indicadores de la marcha más adecuada en cada momento.

 

Presión adecuada de los neumáticos

Pocos conductores lo hacen, pero mantener la presión correcta de aire en los neumáticos ayuda a mejorar el rendimiento energético de los motores. Pero si aumentamos la presión de inflado en cada neumático entre 0,2 y 0,3 bares, lograremos incluso una menor resistencia a la rodadura que nos permite, a la misma velocidad, un menor consumo. Por el contrario, una presión demasiado baja provoca que el neumático se deforme más, aumentando el gasto de combustible.

 

Peso innecesario

Es muy frecuente ir acumulando objetos de lo más diversos en el interior del maletero que conllevan un incremento de peso innecesario. A mayor peso, mayor consumo. Una pequeña «limpieza» del maletero nos evitará un pequeño gasto adicional de combustible.

 

Neumáticos ahorradores de combustible

La última generación de neumáticos de baja resistencia a la rodadura han demostrado su eficacia en la reducción de consumos, que puede alcanzar hasta un 10 por ciento. Además, su evolución ha permitido en la actualidad lograr un notable compromiso con la eficacia, sin perjudicar a la capacidad de frenado o a la motricidad ante condiciones adversas

 

Planificar la ruta

Con la ayuda de los navegadores, resulta muy recomendable antes de comenzar un trayecto planificar el mismo teniendo en cuenta las condiciones de tráfico de nuestro recorrido. Buscar ante la previsión de atascos una ruta alternativa, aun recorriendo mayor distancia, puede resultar más económico. Mantener una velocidad estable frente a un tramo de continuas paradas y arranques acaba por resultar más rentable.