¿Cómo conducir con nieve? Recomendaciones para conducir con nieve en la carretera

En primer lugar, si hay previsión de nieve se recomienda evitar coger el coche, ya que puede convertirse en un incómodo acompañante. Si no hay más remedio que utilizar el vehículo, hay que ser consciente de que la adherencia disminuye de forma crítica cuando el suelo se cubre de nieve, con el peligro añadido de que se formen placas de hielo que dejan el coche fuera de control. En cualquier caso, está en nuestra mano no añadir más dificultades a la ya complicada situación meteorológica.

 

Para arrancar el vehículo sobre nieve, y que el coche no patine, es obligatorio acelerar de manera paulatina. Si aun así las ruedas patinan, se debe utilizar una velocidad superior para disminuir la fuerza aplicada a las ruedas y lograr arrastrar el vehículo. Es necesario seguir las roderas de otros vehículos si hay demasiada nieve, frenar a pequeños golpes para controlar la dirección, no reducir en subidas o bajadas, y prever con antelación las paradas.

 

En carretera, es conveniente utilizar las cadenas si no lleva neumáticos de invierno, circulando a no más de 40 km/h. con la marcha más larga posible, manejando con mucha suavidad volante, freno y acelerador para mantener el control.

 

Es importante no tocar el freno cuando se pierda el control del vehículo en una placa de hielo, manteniendo la calma y levantando suavemente el pie del acelerador y dirigiendo el coche únicamente con el volante. Concentrarse en la circulación de los demás coches puede evitar accidentes motivados por los nervios.

 

Aumenta la distancia de seguridad, no hagas movimientos bruscos ni acelerones fuertes, sino progresivos y lentos. Para no patinar en una subida, pruebe a combinar varias velocidades, pero que sean superiores a las que utilizaría en seco.Cuidado con los frenosPisar más el freno no implica un mejor control del vehículo.

 

Es importante anticipar la frenada evaluando la distancia de frenado necesaria y alternar la utilización del freno de motor y el pedal del freno. La frenada ha de ser progresiva para que las ruedas no se bloqueen, y no deslicen en el asfalto. En caso de que se produzca el bloqueo o deslizamiento del coche, se ha de soltar el pedal del freno para recuperar la adherencia, y a continuación frenar otra vez de forma progresiva, utilizando simultáneamente el freno de motor.

 

Ten especial precaución en las curvas. Antes de entrar en una curva hay que reducir la velocidad cuando aun se circula en una trayectoria en línea recta. Al dar la curva, la acción sobre el volante ha de ser flexible y constante, para evitar que el neumático pierda el contacto y no responda.

 

Una vez en la curva, hay que mantener una velocidad lenta y regular, para que el coche no pierda el equilibrio. En caso de que la parte delantera no dirija el vehículo, hay que recuperar la adherencia reduciendo la velocidad levantando el pie del acelerador o pisando el pedal del freno ligeramente sin bloquear las ruedas.

 

Si el coche culea, hay que acelerar para recobrar el equilibrio, y en ningún caso frenar, ya que esto acentuaría el desequilibrio de la parte trasera.E n caso de derrapar, no hay que frenar en ningún caso, sino girar con suavidad el volante hacia el mismo lado que se ha dirigido la parte trasera del vehículo.

 

Si el vehículo se queda atascado en la nieve, hay que balancearlo atrás y adelante repetidamente usando la marcha atrás y la segunda. También puede ser de ayuda llevar una pala para intentar abrir un nuevo camino y un rascador de hielo.Si el coche está aparcado y queda bajo una capa de nieve, no la retire hasta el momento en el que vaya a moverlo, ya que la capa actúa como aislante ante temperaturas aún más bajas.A la hora de dejar el coche aparcado, no hay que echar el freno de mano al máximo, si se congela costará mucho quitarlo, ayudemos con una marcha engranada.

 

Los limpiaparabrisas pueden quedarse congelados, mejor dejarlos desplegados. Cuidado al deshelar los cristales, mejor una rasqueta que agua hirviendo, puede dañar la luna.

Consejos para que la conducción estos días de frío y nieve

 

1. Información. Es fundamental que te informes antes de ponerte en marcha de las previsiones del tiempo y el estado de las carreteras por las que vas a circular. Valora lo urgente que es el desplazamiento con los riesgos que puede conllevar.

 

2. Condiciones de hielo y nieve. Cuando fuera del coche no se superan los 4º, es probable que aparezcan placas de hielo o nieve en la carretera. Si no estás acostumbrado a conducir bajo estas circunstancias, puede resultar muy peligroso, por eso aconsejamos que extremes la precaución de madrugada o a primera hora de la mañana, que es cuando más probabilidades hay de encontrar hielo.

 

3. Equipamiento. Al conducir en condiciones extremas, conviene ir preparados:

  • Depósito lleno de combustible, conviene repostar con frecuencia ya que dará estabilidad al coche aparte de autonomía para la calefacción.
  • Cadenas: Aprenda cómo ponerlas aquí 
  • Teléfono móvil y cargador.
  • Líquidos y alimentos. Lleve una patata cruda (más adelante explicaremos porqué)
  • Calzado y ropa adecuada para nieve o hielo.
  • Equipamiento general (chalecos, triángulo...)
  • Revisa los anticongelantes o refrigerantes de los depósitos con líquidos.
  • Neumáticos con la presión adecuada.
  • Verifica que los soportes de los parabrisas funcionan correctamente.

 

4. Frenos. Reducir la velocidad y evitar los frenazos bruscos. Pisa el freno con suavidad, en caso de que tu coche esté equipado con frenos ABS pisa el pedal a fondo. Si pierdes el control del vehículo, levanta el pie del acelerador sin frenar e intenta controlarlo con el volante.

 

5. Derrapes. Si tu coche derrapa, gira el volante hacia el lado al que ha girado la parte trasera de tu coche. ¡NO frenes!

 

6. Circulación. Siempre que las circunstancias lo permitan, sigue nuestros consejos:

  • Intenta circular por la parte de la carretera por donde exista nieve virgen, evitando los surcos y marcas que hayan dejado otros vehículos.
  • Incrementa la distancia de seguridad.
  • Si has de utilizar cadenas, colócalas en las ruedas motrices y retíralas en cuanto desaparezca la nieve o hielo.
  • No sigas circulando con una alta capa de nieve en la carretera, puedes dañar los bajos de tu coche. Aparca en un lugar seguro y sigue las instrucciones en el caso de parada en carretera con nieve.

 

7. Atasco del vehículo. Si tu coche se queda atascado en la nieve, intenta balancear el coche hacia delante y hacia atrás utilizando la segunda marcha y marcha atrás en sucesivas veces.

 

8. Visibilidad limpiaparabrisas. Truco de la patata: Frota media patata por fuera y por dentro del cristal. Así evitarás por fuera el agua y por dentro que se empañen los cristales. Además enfoca las  salidas de aire interiores hacia el parabrisas y ventanillas y aprovecha para encender la luneta térmica trasera.

 

Parada de vehículo con nieve

 

Contactar a los servicios de emergencia a través del móvil, indicando la posición de tu vehículo. Esto es muy importante si por la carretera por donde circula no hay mucho tráfico.

 

1. Calefacción. Arranca y mantén el motor encendido con la calefacción del vehículo periódicamente para mantener la temperatura en el interior. Controla de forma períodica, si el tubo de descape ha sido obstruido por la nieve (de ser así, corres el riesgo de envenenamiento cada vez que enciendas el coche y estés dentro de él con todo cerrado.

 

2. Información. Intenta informarte por móvil o radio; y administra y planifica tus existencias de combustible, comida y bebida.

 

3. Dejar capa de nieve en el coche. No quites la nieve que caiga sobre tu coche hasta que no vayas a iniciar la marcha de nuevo. Esa nieve actúa como aislante.

 

4. Arranque y salida. Cuando arranques de nuevo, sal en segunda marcha.