¿Cómo limpiar el catalizador o el filtro de partículas?

Evitar la contaminación que produce nuestro coche empieza por tener nuestro catalizador y/o filtro de partículas en las mejores condiciones posibles. En Feu Vert te explicamos las distintas opciones que existen para conseguirlo. 

 

Aunque cada vez existen coches que intentan ser más respetuosos con el medio ambiente, cómo los coches eléctricos, lo cierto es que la inmensa mayoría siguen emitiendo gases contaminantes. Los vehículos de combustión cuentan desde hace unos años con dispositivos que filtran estos gases y los purifican antes de lanzarlos a la atmósfera. Para evitar que las partículas contaminantes del motor salgan a la atmosfera, nuestro coche cuenta con el catalizador y/o el filtro de partículas. Todos estos avances en automoción, con el fin de reducir los nveles de contaminación, están marcados por normativas europeas.

 

Normativa Europea

Desde 1992, la Unión Europa ha ido creando normativas para regular la emisión de los gases contaminantes de los vehículos. Con la llegada de la Euro 1, se hizo obligatorio el uso de catalizador tanto para vehículos diésel como para vehículos gasolina. En 2011, con la entrada en vigor de la Euro 5, llegó el filtro de partículas (FAP o DPF) a los vehículos diésel. La última normativa es la Euro 6 que, desde su puesta en marcha en 2015, ha ido incluyendo modificaciones cómo la 6b, 6c o 6d. Esta nueva normativa limita las emisiones más contaminantes de los vehículos: monóxido de carbono (CO), hidrocarburos (HC), óxidos de nitrógeno (NOX), HC+NOX, y las partículas en suspensión (PM).

 

 

¿Qué es el catalizador?

A grandes rasgos el catalizador es un componente del sistema de escape que se encarga de reducir los gases contaminantes que genera el vehículo, antes de expulsarlos. El catalizador genera altas temperaturas que provocan reacciones químicas entre los gases. De esta manera, transforma HC en vapor de agua, y CO en dióxido de carbono (CO2). El catalizador fue un primer paso en la reducción de gases nocivos, pero al no ser suficiente, llegaron las siguientes normativas.

 

¿Qué es el filtro de partículas?

El filtro de partículas o antipartículas, conocido como FAP o DPF, se integra en el catalizador de los vehículos diésel, reteniendo las partículas para destruirlas después. Los modelos gasolina de inyección directa utilizan el filtro GPF. Los modelos de inyección indirecta no cuentan con filtro, ya que sus niveles de partículas contaminantes eran muy bajos, según la normativa europea. Con la nueva normativa Euro 6c, desde finales de 2018 todos los motores de gasolina también tendrán que contar con este filtro antipartículas.

 

Estos filtros son los encargados de destruir el 99% de las partículas contaminantes que genera nuestro vehículo. Por eso es tan importante que lo mantengamos limpio. Si se obstruye, dejará de realizar su función correctamente y dejará pasar la atmósfera una mayor concentración de partículas contaminantes.

 

Pasos para mantener en perfectas condiciones tu filtro de partículas

 

  • Cumple la normativa del fabricante de tu vehículo y las homologaciones. Utiliza el aceite recomendado por el fabricante para tu motor, ya que optimizan el funcionamiento de los filtros de partículas, reduciendo las posibles obstrucciones.
  • Conduce tranquilo. No pegues acelerones bruscos.
  • Regeneración de tu filtro de partículas en nuestros talleres Feu Vert. Una limpieza más profesional y efectiva, gracias a nuestra regeneración con diagnosis.

 

Visita nuestros talleres, y te informaremos de la actuación más adecuada para la limpieza y regeneración de tu filtro de partículas.