Mi vehículo Identifica tu vehículo
Es necesario que identifiques tu vehículo para poder adquirir estos productos.
Marca
Selecciona una marca
    Marcas por orden alfabético
  • Alfa Romeo
  • Audi
  • Bmw
  • Cadillac
  • Chevrolet
  • Chrysler
  • Citroën
  • Dacia
  • Daewoo
  • Daihatsu
  • Dodge
  • Ds
  • Fiat
  • Ford
  • Honda
  • Hyundai
  • Infiniti
  • Isuzu
  • Jaguar
  • Jeep
  • Kia
  • Lada
  • Lancia
  • Land Rover
  • Lexus
  • Mazda
  • Mercedes-benz
  • Mini
  • Mitsubishi
  • Nissan
  • Opel
  • Peugeot
  • Renault
  • Rover
  • Saab
  • Santana
  • Seat
  • Skoda
  • Smart
  • Ssangyong
  • Subaru
  • Suzuki
  • Tata
  • Toyota
  • Volvo
  • Volkswagen
  • Porsche
Modelo
Selecciona un modelo
Tipo
Selecciona un tipo

Cómo limpiar los faros del coche

pulido-faros

A menudo se olvida, pero los faros de un automóvil se dañan fácilmente debido al desgaste que provocan los efectos de los rayos ultravioleta, la lluvia y los kilómetros. Los faros se ensucian y apagan rápidamente, pudiendo perder hasta un 30% de su eficacia y provocando que las bombillas del coche emitan menos luz en la carretera. Es muy importante que realices un buen mantenimiento de los faros de tu vehículo para obtener una perfecta visualización de la carretera y que los demás conductores puedan verte sin problemas ya que emitirán mucha más luz. De esta forma, podrás evitar ser multado, sufrir o provocar accidentes de tráfico y te asegurarás pasar la inspección técnica del vehículo.

 

¿CUÁNDO LIMPIAR LOS FAROS DELANTEROS DEL COCHE?

 Los faros de un coche sufren daños de forma rápida, especialmente cuando te enfrentas a condiciones climáticas extremas como abundantes lluvias o debido a la realización de viajes largos con bastante frecuencia, o la intensidad del sol y el salitre en zonas de mar. En el momento en el que notes que su óptica pierde brillo y no emite tanta luz como antes, debes prestar especial atención y revisarlos. Para ver el nivel de daño de tus faros, el mejor método es examinarlos, encendiéndolos y apagándolos, a plena luz del día. De esta forma, podrás identificar por qué motivo se han deteriorado. Seguramente te encontrarás con estos 3 escenarios: 

  1. 1. Tus faros adquieren un tono amarillento: Esta señal es la que nos indicará que debemos limpiar los faros del coche de forma rápida. El tono amarillo que van adquiriendo es provocado principalmente por la exposición del vehículo a los rayos ultravioletas del . sol, los cuales modifican la radiación de la óptica. A este desgaste también le influye la gran cantidad de polvo y suciedad que se acumula en ellos. 
  2. 2. Tus faros se han vuelto opacos: Los faros de los vehículos están fabricados a partir de una capa rígida llamada policarbonato. Para proteger esta capa, los faros están cubiertos de un plástico duro que impide que se oxiden con facilidad. En el momento en el que el plástico comienza a degradarse, la capa de policarbonato se queda al descubierto, provocando que los faros sufran rayaduras y se vuelvan opacos. Hay que tratarlo de forma inmediata para que la visualización de la carretera no se vea afectada.
  3. 3. Tus faros se han rajado o agrietado: Cuando el revestimiento duro de plástico que envuelve tus faros comienza a deteriorarse, los faros del vehículo tienden a rayarse y astillarse con mayor facilidad, apareciendo manchas en la parte superior o en las esquinas que impiden la perfecta visualización de la carretera. Hay que tener cuidado de no llegar a este extremo ya que puede causar un importante daño en los faros de tu vehículo y requerirán de una mayor atención. 

En función de la situación en la que se encuentren tus faros, necesitarás tomar unas medidas u otras para llevar a cabo una perfecta limpieza de sus ópticas. En Feu Vert queremos darte una serie de consejos para que te sea mucho más fácil identificar y cuidar este elemento tan importante de tu vehículo para mejorar tu experiencia al volante y aumentar tu seguridad y la de los demás.  

 pulido de faros coche

¿QUÉ MÉTODOS UTILIZAR PARA LIMPIAR LOS FAROS DELANTEROS DEL COCHE?

 Es recomendable que realices un mantenimiento periódico de la óptica de tus faros. Este cuidado no le llevará mucho tiempo y con él, conseguirás evitar tener unas consecuencias mucho peores generando que tengas que tomar unas medidas más drásticas. Para ello, ponemos a tu disposición esta serie de consejos: 

  1. 1. Lavar de forma general los faros del vehículo: si tus faros delanteros se encuentran sucios con abundante barro, polvo o insectos, debes realizar un lavado con agua y jabón especialmente preparado para coches. Deberás frotar con esponja los faros hasta quitar la suciedad adherida en la superficie y, finalmente, secarlos bien para poder identificar si han sufrido algún que otro daño más. 
  2. 2. Lijar y pulir los faros del vehículo con un kit: Si tras el lavado general de tus faros notas que el tono es amarillento, será necesario que realices una limpieza más a fondo. Para realizar este cuidado en la óptica de los faros de tu coche, es necesario que adquieras un kit de renovación que incluya una cinta adhesiva para proteger los bordes, un adaptador de taladro y discos abrasivos. Este kit te permitirá reacondicionar los faros de tu coche consiguiendo que vuelvan a recuperar el tono natural. Puedes hacerlo tú con productos concretos para ello. O acudir al taller y que te hagan de manera profesional el pulido de faros del coche con productos y maquinaria adecuados y dejarlos como nuevos.
  3. 3. Pulido de faros profesional: Si después de realizar todo este cuidado en tu vehículo, te das cuenda de que tus faros siguen en mal estado, deberás realizar un cuidado más intensivo con un pulido de faros profesional en el taller. Para ello, te recomendamos nuestros servicios de Feu Vert, donde llevaremos a cabo una reparación o reemplazamiento de los faros, según creamos oportuno en nuestros talleres mecánicos repartidos por toda España para realizar el mejor mantenimiento del coche.

 

Puedes adquirir los diferentes kits que te ofrecemos en Feu Vert, en nuestra sección de productos de limpieza y cuidado del vehículo de nuestra página web o en cualquiera de nuestros autocentros. Aclarar de nuevo los faros del coche: Una vez realizado el pulido y lijado, será necesario que vuelvas a lavarlos con abundante agua y jabón para eliminar cualquier resto que hayamos dejado en ellos. En caso de que lo hagas tú mismo con un producto especializado para ello. Al finalizar, no te olvides de secarlos bien.

 

En estos momentos no estamos disponibles en el chat. Contáctanos.