Mi vehículo Identifica tu vehículo
Es necesario que identifiques tu vehículo para poder adquirir estos productos.
Marca
Selecciona una marca
    Marcas por orden alfabético
  • Alfa Romeo
  • Audi
  • Bmw
  • Cadillac
  • Chevrolet
  • Chrysler
  • Citroën
  • Dacia
  • Daewoo
  • Daihatsu
  • Dodge
  • Ds
  • Fiat
  • Ford
  • Honda
  • Hyundai
  • Infiniti
  • Isuzu
  • Jaguar
  • Jeep
  • Kia
  • Lada
  • Lancia
  • Land Rover
  • Lexus
  • Mazda
  • Mercedes-benz
  • Mini
  • Mitsubishi
  • Nissan
  • Opel
  • Peugeot
  • Renault
  • Rover
  • Saab
  • Santana
  • Seat
  • Skoda
  • Smart
  • Ssangyong
  • Subaru
  • Suzuki
  • Tata
  • Toyota
  • Volvo
  • Volkswagen
  • Porsche
Modelo
Selecciona un modelo
Tipo
Selecciona un tipo

Curvas enlazadas: qué son y cómo tomarlas para una conducción más segura

Consejos para una conducción más segura y eficiente cuando es necesario tomar dos curvas que se enlazan una con otra

 

Este tipo de curvas se denomina curvas enlazadas  y en ellas hay más posibilidades de que el coche reaccione de forma indeseable. Una de las claves para evitar ese riesgo es la anticipación.

 

Hay que contar con que la segunda curva puede ser más lenta que la primera y por ello hay que entrar en la primera con más margen de seguridad, es decir a una velocidad menor a la iríamos si fuera una sola curva.  Al entrar en la primera curva, el objetivo es mantenerse en una posición adecuada para entrar en la segunda curva. En competición esto se llama "sacrificar la primera curva", es decir reducir la velocidad y adecuar la trazada de la primera curva para entrar en la segunda curva de forma segura y sin salirnos de nuestro carril.

 

La linea roja es la que indica la trayectoria que tendría el coche si no tuviéramos en cuenta la segunda curva, y sería la línea óptima para trazar la primera curva de forma aislada.  entramos por fuera, "picamos" hacia el interior, y salimos por fuera, describiendo la máxima parábola posible. Pero, al tener después una curva opuesta, en lugar de encontrarnos ahora en el exterior para trazarla, nos vemos lanzados desde el interior, sin margen para trazar bien la misma parábola que en la primera.

 

Los resultados dependerán de la velocidad por la que hayamos pasado anteriormente, de la capacidad de corrección del coche, y de la destreza del conductor, pero desde luego, huelga decir que la situación pinta bastante mal llegados a este punto.

 

Sigue estos pequeños consejos para evitar inconvenientes en la carretera gracias a una conducción más segura y eficiente.

En estos momentos no estamos disponibles en el chat. Déjanos tu nombre, email y teléfono. Te contactaremos lo antes posible.