Consejos para conducción con nieve y hielo

Cuando llega el frío es necesario tomar las precauciones oportunas en la conducción

 

Aquí tienes algunos consejos.

 

Antes de salir a conducir
 
  • Lo primero es revisar que los neumáticos estén en buen estado: la profundidad del dibujo mínima tiene que ser de 2 mm. Para medirlo de forma rápida, puede colocar una moneda de un euro en el fondo del canal y si llega a ver las estrellas de la parte dorada de la moneda, cambie los neumáticos.
  • Si no tiene neumáticos de invierno, no olvide las cadenas. Existen modelos clásicos pero también muchas innovaciones en tela o similares que son de fácil montaje/desmontaje. Revise el método de montaje de las cadenas de que disponga para que le sea fácil hacerlo en la carretera.
  • Los neumáticos de invierno son compatibles con el ESP de nuestro coche. Pero si vamos a llevar cadenas es mejor desconectarlo.
  • Asegúrese también de tener un rascador para el hielo y que su líquido limpiaparabrisas tiene anticongelante.
  • Viaje de día y evite el amanecer y la noche si le es posible. Lleve el máximo de combustible posible.
  • Si el termómetro marca 4º hay posibilidad de nieves, y si este bajara de 3º, de heladas y de placas de hielo en la carretera.
 
Una vez en la carretera con nieve o hielo
 
  • La suavidad y velocidad adecuada serán nuestras mejores aliadas.
  • Reposte con frecuencia. No se arriesgue a tener poco combustible por si se queda bloqueado.
  • Hay que extremar la precaución al pasar por zonas húmedas y sombrías, que son los primeros lugares donde se solidifica el agua ante la falta de sol.
  • Con nieve en la carretera, si existieran rodadas de otros vehículos, sígalas; pero no lo haga si hay mucha nieve acumulada, puesto que podría dañar su vehículo en los bajos.
  • Los giros deberán ser moderados ya que, con nieve o hielo, podría ocurrir un subviraje (el coche comenzaría a derrapar del tren delantero).
  • Utilice el propio motor del coche para frenar siempre que sea posible.
  • El pedal del freno hay que pisarlo suavemente para evitar que se bloqueen las ruedas, pero si su coche dispone de ABS hágalo con firmeza, y hasta el fondo en caso de necesidad.
  • En caso de perder el control del vehículo intente no frenar y controlar el coche sin acelerar.
  • Recuerde que, en la medida de lo posible, es mejor frenar con las ruedas rectas ya que se facilita el agarre. Mejor frenar por lo tanto antes de una curva que tener que frenar en la curva.
  • Una buena dirección de la vista nos ayudará a apuntar el vehículo hacia la salida de la trazada de la curva. No deberemos mirar el morro del coche.
  • Si derrapa el coche, no frene y apunte la dirección hacia el lado al que se desplazó la parte trasera. De esta forma podrá conseguir que el coche recupere la trazada y el control del mismo.
  • Para sacar un vehículo de la nieve tendrá que moverlo adelante atrás, adelante atrás, dando marcha atrás y metiendo segunda para llevarlo hacia delante.
 
Al dejar el coche aparcado en la nieve o hielo
 
  • Piense en que puede tener un problema de agarre al arrancar. Es mejor aparcar en llano, o si es en cuesta de forma que esta nos ayude a salir.
  • Si va a nevar o a ocurrir una gran helada, deje los limpiaparabrisas levantados. Eso le ayudará a quitar la nieve o el hielo y a liberarlos más fácilmente
  • Levantar la antena y ponerle un lazo o similar puede ser buena idea para encontrarlo si la nevada fuera grande.
  • Pero no quite la nieve hasta el momento de salir puesto que éste es el mejor aislante que podría tener su coche.