¿Cómo cuidar la batería del coche en invierno? Las mejores baterías para el coche

Presta especial atención a la batería de tu coche cuando están por llegar épocas de frío

 

El descenso de las temperaturas en invierno puede provocar problemas de arranque en el motor, ¿sabes por qué?

Aunque se trata de un hábito bastante extendido entre los conductores, es un error preocuparse solo por la batería del coche cuando ya se ha producido una avería.

 

En este caso, es probable que ya no haya solución y deba ser sustituida, con el consiguiente trastorno que puede ocurrir en mitad de un viaje. Tras una helada, por ejemplo, es común que el vehículo no arranque o tarde en arrancar. Si sospechas que esto es debido al mal estado de la batería del coche, se recomienda no manipularla y acudir a tu taller o autocentro más cercano.

 

Cada vehículo tiene unas necesidades de potencia eléctrica diferentes, que se establecen en función de varios factores, como el modelo de coche y su antigüedad, la cantidad de elementos eléctricos, el uso del aire acondicionado o calefacción…

 

Aunque la forma en la que funciona es similar en todas ellas, cada batería posee características diferentes. Su vida útil suele ser de entre 3 y 5 años, dependiendo del uso de la misma. Pero es importante vigilar su estado general y el del sistema de carga cada 10.000 km.

 

Sigue estos consejos para el mantenimiento en invierno de las baterías:

  1. Es importante revisar las baterías regularmente en un taller especializado.
  2. Mantén los bornes siempre limpios: limpia la tapa y los bornes con un paño anti-estático. Así se evitan las descargas accidentales debido al contacto de impurezas con los bornes.
  3. Comprueba que está correctamente sujeta, para evitar vibraciones.
  4. Controla el nivel del líquido de la batería, pero con cuidad ya que el líquido es altamente corrosivo.
  5. Asegúrate de que haya una buena conexión eléctrica, examinando los bornes de conexión de la batería y apretándolos si es necesario.
  6. Potencia que la batería esté permanentemente cargada durante los meses de invierno resulta de mayor importancia. Procura hacer recorridos largos para ello.
  7. Ojo con el agua: con lluvia, conviene limpiar el acumulador para evitar que se ensucien los conectores y se pierda el contacto, ya que, en tal caso, no se recarga la batería