¿Cómo afecta la presión de los neumáticos al consumo de combustible?

La presión de los neumáticos es un elemento clave no solo en términos de seguridad sino también a nivel de consumo de combustible. Hay que tener en cuenta que el neumático es el único punto de contacto con el asfalto. Esto provoca que un mayor o menor rozamiento afecte directamente al consumo.

 

Te preguntarás, ¿y esto qué tiene que ver con las presiones? ¡Te lo contamos!

  

UNA PRESIÓN BAJA, ¿AUMENTA EL CONSUMO DE COMBUSTIBLE?

 

Antes de responder a esta pregunta vamos a ahondar sobre qué es llevar una presión baja. Los fabricantes de automóviles, no los de neumáticos como piensan algunos, fijan una presión recomendada para obtener el máximo rendimiento de los neumáticos.

 

Este valor, expresado en bares, está calculado en función del peso del vehículo, la utilidad que se le va a dar y sus prestaciones. Así, los fabricantes fijan un valor de presión, la gama dimensional permitida y unos índices de carga y velocidad. Lo que ocurre si no respetamos la presión recomendada es que la banda de rodadura aumenta su zona de contacto abarcando incluso parte de los hombros del neumático.

 

Como consecuencia el coche hará un esfuerzo extra para avanzar. El motivo es que el rozamiento de los neumáticos es mucho mayor. Esta potencia extra que requiere el vehículo se traduce directamente en un mayor consumo de combustible. Una presión baja entonces sí que afecta al consumo de combustible.

 

No infles los neumáticos por encima de lo recomendado para tener el mínimo contacto con el suelo. Esta situación derivaría en una pérdida de seguridad y un desgaste irregular en la zona central de la banda de rodadura del neumático.

 

La presión debe ser siempre la recomendada. No debemos olvidar que un desgaste de los neumáticos influye en la distancia de frenado. Es fundamental por lo tanto revisar la presión de los neumáticos cada 15 días o una vez al mes.

 

Evitaremos así un consumo de combustible mayor al necesario, ya que detectaremos una presión baja nada más producirse. Si tienes un interés especial en reducir tu consumo, no te puedes perder nuestras medidas básicas para ahorrar combustible.