¿Cómo influye el desgaste del neumático en la distancia de frenado?

Los neumáticos están fabricados con varias capas internas, inapreciables para el usuario. Cada una de estas capas tiene unas prestaciones y componentes que, junto con el diseño exterior, recibe los impactos provocando un desgaste del neumático. A veces podemos escuchar que un neumático tiene una mayor o menor duración, algo que no está reflejado en la etiqueta europea del neumático (aunque sería un dato muy útil). Esto es posible por los diferentes compuestos que tiene un neumático y por su diseño. También influye el tipo de conducción.

 

EL DESGASTE DEL NEUMÁTICO, ¿HACE QUE TARDE MÁS EN FRENAR?

 

La profundidad de la banda de rodadura es vital para la seguridad. Cuando compramos un neumático tiene una profundidad de unos 8 milímetros. Con el uso diario, esta profundidad va disminuyendo poco a poco sin que apenas lo notemos, ¿qué problema tiene esto? Pues que, a menor dibujo, menos agarre vamos a tener. Es sencillo de explicar, los neumáticos tienen un diseño de bloques transversales y canales que están pensados para aportar la máxima adherencia pero cuando un neumático está desgastado, ese dibujo desaparece.

 

¿CÓMO RESPONDE UN NEUMÁTICO DESGASTADO AL FRENAR?

 

Llegados a este punto, cuando tengamos que frenar, el neumático no responderá como es debido. La distancia de frenado o los metros que recorremos hasta parar el coche será mucho mayor. Incluso, si siguiéramos conduciendo con un neumático en estas condiciones, lo cual es ilegal y totalmente peligroso, el desgaste llegaría hasta las capas internas del neumático. Esto podría llegar incluso a dejar visible la capa metálica de su interior. Las distancias de frenado aumentan considerablemente con un neumático desgastado.

 

Estos parámetros se disparan aún más cuando nos enfrentamos a un suelo mojado. Al fijarnos en el diseño de una banda de rodadura, vemos que tiene varios surcos principales. Junto a ellos, cuenta con otros pequeños que van hacia el exterior del neumático. Este diseño permite que, cuando pasemos un charco, el agua se evacue correctamente y no suframos el temido aquaplaning. Cuando circulamos con un neumático desgastado, el agarre es mínimo. Esto puede suponer incluso que patinen en los pasos de peatones y rejas metálicas.

 

Al llevar esto a la distancia de frenado, los resultados hacen que el riesgo de colisión sea elevadísimo ya que el coche apenas responderá. Si queremos frenar de 100 a 60 km/h en una carretera mojada así varía la distancia según la profundidad:

  • Con 5 milímetros de profundidad en el dibujo, frenaremos en unos 55 metros.
  • Si frenamos con 3 milímetros de profundidad, la distancia de frenado será de 60 metros.
  • Cuando estamos en los 2 milímetros de profundidad, frenaremos en unos 70 metros.
  • Por último, si frenas con 1 milímetro de profundidad, la frenada será de 90 metros.

 

Observando estos datos, deducimos que son más que suficientes para entender la importancia de equipar con un dibujo óptimo, ya que está en juego la seguridad.

 

¿QUÉ PROFUNDIDAD MÍNIMA DEL NEUMÁTICO DEBO TENER?

 

La normativa europea impone un mínimo de profundidad de la banda de rodadura con la que podemos circular: 1,6 milímetros. Es motivo de multa ya que ponemos en peligro nuestra seguridad y la del resto de conductores. Los fabricantes de neumáticos recomiendan hacer un cambio de neumáticos por debajo de los 3 milímetros.

 

Recuerda que, si necesitas un cambio de neumáticos barato, ya sabes donde puedes encontrar tu taller Feu Vert más cercano.