Desgastes irregulares del neumático: por qué se producen

Los desgastes irregulares son más habituales de lo que pensamos. Son fruto de un mal mantenimiento de los neumáticos y una presión incorrecta. Detectarlos no es fácil, por lo que os contamos los tipos que existen y cómo detectarlos.

¿Cómo detecto los desgastes irregulares en mis neumáticos?

La respuesta es muy sencilla, la clave está en la revisión ocular de los neumáticos cada cierto tiempo. Con una revisión al mes es suficiente para detectar cualquier anomalía. Debemos prestar especial atención y mirar la banda de rodadura con detalle. Además, hay ciertas conductas o vicios que ocasionan un desgaste prematuro de los neumáticos. Las partes en las que nos debemos fijar son la zona central de la banda de rodadura. También la zona externa y, la más complicada de ver, la interna. Para ver con claridad la parte más alejada del flanco en los neumáticos delanteros, debemos girar el volante dejándola más visible. En el caso del trasero, tocará agacharse. Una vez que revisemos la banda de rodadura, podemos encontrarnos una zona en la que el dibujo se ha perdido con más intensidad, dejando a la vista un desgaste no uniforme. Para cerciorarnos al milímetro, podemos usar un medidor de profundidad profesional o coger una moneda de un euro. La introducimos en la banda de rodadura y vemos si en todas las zonas asoma la moneda por igual. Si la moneda queda visible en alguna zona más que en otra, estaremos ante un desgaste irregular.

¿Qué tipos de desgastes irregulares existen y cómo los evitamos?

  • Desgaste en la zona central del neumático

Cuando nos encontramos con esta situación, significa que hemos puesto más presión de la recomendada. Es entonces cuando el neumático se “abomba” aumentando el contacto en el área central en detrimento de las zonas externas de la banda de rodadura, las más cercanas al hombro. Solución: Inflar los neumáticos en los valores recomendados, nunca por encima.

  • Desgaste en las zonas externas de la banda de rodadura

Ocurre el caso inverso al anterior. Se produce al llevar una presión de los neumáticos inferior a la recomendada. La consecuencia es que el neumático tiene un contacto más intenso por ambas zonas externas de la banda de rodadura, ya que el neumático estará ligeramente desinflado. Solución: Inflar los neumáticos en los valores recomendados, nunca por debajo.

  • Desgaste en los hombros del flanco interno o externo del neumático

Esta situación la sufriremos si los neumáticos tienen mal hecho el alineado o paralelo. Nos encontraremos, entonces, que el coche tiene una convergencia inadecuada que está provocando un desgaste en alguna de dichas zonas. Solución: Debemos realizar un correcto reglaje o paralelo del coche. Siguiendo estas pautas, tus neumáticos no sufrirán desgastes irregulares. En el caso de que tus neumáticos ya se encuentren en esta situación, te recomendamos un cambio de neumáticos de manera inmediata. Guardar Guardar Guardar Guardar Guardar