Mi vehículo Identifica tu vehículo
Es necesario que identifiques tu vehículo para poder adquirir estos productos.
Marca
Selecciona una marca
    Marcas por orden alfabético
  • Alfa Romeo
  • Audi
  • Bmw
  • Cadillac
  • Chevrolet
  • Chrysler
  • Citroën
  • Dacia
  • Daewoo
  • Daihatsu
  • Dodge
  • Ds
  • Fiat
  • Ford
  • Honda
  • Hyundai
  • Infiniti
  • Isuzu
  • Jaguar
  • Jeep
  • Kia
  • Lada
  • Lancia
  • Land Rover
  • Lexus
  • Mazda
  • Mercedes-benz
  • Mini
  • Mitsubishi
  • Nissan
  • Opel
  • Peugeot
  • Renault
  • Rover
  • Saab
  • Santana
  • Seat
  • Skoda
  • Smart
  • Ssangyong
  • Subaru
  • Suzuki
  • Tata
  • Toyota
  • Volvo
  • Volkswagen
  • Porsche
Modelo
Selecciona un modelo
Tipo
Selecciona un tipo

Discos de freno: qué son, cómo funcionan y su mantenimiento

Discos de freno: qué son, cómo funcionan y su mantenimiento

¿QUÉ SON LOS DISCOS DE FRENO?

Los discos de freno son una pieza que encontramos en el sistema de frenado del vehículo, para reducir la velocidad de las ruedas y detener el vehículo. La reducción se produce como consecuencia de la fricción entre las pastillas de freno y el disco, cuando lo atrapan al posar su respectivo pedal.

Los discos de freno se colocan en el eje delantero o en ambos ejes, aunque suelen ir sobredimensionados en el eje delantero, ya que la mayoría del esfuerzo de una frenada se realiza sobre el eje delantero.

 

¿CÓMO FUNCIONAN LOS DISCOS DE FRENO?

Cuando pisamos el pedal del freno se activa una bomba hidráulica que conduce el líquido de frenos hacia las pinzas de freno. La presión del líquido de frenos hace que los pistones empujen las pastillas de freno, que son las responsables de hacer fricción contra el disco de freno, donde la energía cinética se convierte en calor disipado, y así el conjunto del vehículo decelera progresivamente, hasta frenar. Por ello es importante también revisar y cambiar el líquido de frenos, pues es lo que “conecta” el pedal con los pistones.

Son una parte muy importante en este conjunto de acciones, por lo que es primordial revisarlo para que la frenada sea segura y no tener contratiempos y / o accidentes, así como reparaciones mucho más costosas en caso de que se lleguen a romper.

 

MANTENIMIENTO DE LOS DISCOS DE FRENO

Como ya sabemos los discos de freno se van desgastando y esto está determinado por el uso y el cuidado que le demos al conjunto de sistema de frenado. Será diferente si solemos circular por ciudad o por carretera.

Para comprobar si nuestros discos de freno están en un buen estado, que nos garantice seguridad y el control de la frenada, hay que fijarse principalmente en el grosor del disco, y si tienen fisuras, rayadas o roturas. Esto podremos hacerlo de manera visual y táctil.

 

Señales para cambiar tus discos de freno

  • Sonido chirriante cuando vas a frenar.
  • Vibración inusual durante el frenado.
  • Pedal de freno se siente más suave de lo habitual al pisar (puede ser también fallo de la bomba de frenado o falta de líquido).
  • Ha aumentado la distancia que necesita el coche para reducir la velocidad durante la frenada.
  • El coche se desplaza a un lado al frenar (habrá que revisar también la alineación y presión de neumáticos).

Es importante tener en cuenta que cuando vayamos a realizar el cambio de discos de freno cambiemos también las pastillas. Sin embargo, si vamos a cambiar las pastillas de freno y los discos de freno están en buenas condiciones, no será necesario cambiar estos últimos.

Hay que tener en cuenta que los cambios del sistema de frenado se deben de realizar por ejes, no se puede cambiar sólo uno por eje, puesto que están interrelacionados entre sí, y hay que asegurar la frenada equilibrada y garantizamos la estabilidad del vehículo.

 

TIPOS DE DISCOS DE FRENO

Existen diferentes tipos de discos de freno que le detallamos a continuación:

1. Discos de freno sólidos

Los discos de frenos sólidos se componen únicamente de una pieza, y se suelen instalar en las ruedas traseras del vehículo, aunque hay coches en que son las cuatro ruedas las que llevan estos discos. Hay que tener en cuenta que disipan el calor lentamente por lo que se usa más en vehículos pequeños, ya que estos no tienen demasiado peso y al frenar de manera brusca no producirán tanto calor como para que se rompan.

2. Discos de frenos ventilados

Los discos de freno ventilados son aquellos discos que están compuestos por dos discos separados mediante canales radiales que ayuda a su ventilación y refrigeración. Estos discos se colocan a ambos lados de la fricción en la rueda, de forma que cuando el disco de freno gira, se produce un efecto ventilador que genera una corriente de aire constante a través del disco para evitar que se sobrecaliente y se agrieten.

Este tipo de discos se suelen montar en el eje delantero ya que es donde más fuerza de frenado se ejerce. Y debemos destacar que este tipo de discos de freno aumentan la vida útil de las pastillas.

3. Discos de freno perforados

Los discos de freno perforados son capaces de liberar los gases que se han creado al utilizar de manera intensa los frenos y las pastillas y también reducir el peso del disco.

Suelen equiparlos vehículos deportivos o con pretensiones deportivas.

4. Discos de frenos rayados

Los discos de freno rayados responden a las mismas necesidades que los comentados anteriormente, discos de freno perforados, pero con pequeños matices. Las ranuras de la superficie del disco permiten que los gases escapen, junto con el beneficio adicional de que la acción de “raspado” que estas ranuras producen limpia a su vez las pastillas.

Existen múltiples diseños que muestran un gran atractivo.

En Feu Vert, somo expertos en el mantenimiento del vehículo y si tienes cualquier duda puedes ponerte en contacto con nosotros o acudir a los Autocentros y talleres mecánicos Feu Vert.

En estos momentos no estamos disponibles en el chat. Déjanos tu nombre y teléfono y te llamaremos lo antes posible.