Cambio de embrague: dime qué ruido hace y te diré lo que tiene

Primeramente, el embrague no debe emitir ningún tipo de sonido, por lo que cualquier ruido extraño es síntoma de que algo está fallando y que es posible que tengamos que hacer un cambio de embrague.

 

¿Para qué sirve el embrague del coche? 

 

El embrague transmite la potencia del motor hasta la caja de cambios permitiendo que podamos realizar manualmente el cambio de marchas. Su función es sencilla e imprescindible, de ahí que si ya de por sí cualquier ruido extraño en el coche nos pone nerviosos, la inseguridad crece si ese sonido procede del embrague. Más aún sabiendo que el embrague no hace ruido.

 

Algunos de estos ruidos se producen por desgaste excesivo de alguno de los componentes del sistema de embrague, pero otros son consecuencia directa de malas costumbre o “vicios” del propio conductor al hacer cambios bruscos de marcha o a elevadas revoluciones o, simplemente, mantener constantemente el pie apoyado en el pedal.

 

¿Qué hacer para determinar el origen de un ruido en el coche? ¿Cómo saber si el ruido proviene del embrague?

 

Paso a paso, te contamos cómo identificar los ruidos del coche:

Para determinar el origen de los ruidos activamos freno de mano y, sin introducir ninguna marcha, arrancamos el motor:

  • Si los ruidos se perciben estando el cambio en punto muerto, pero desaparecen cuando el pedal se pisa a fondo, proceden de la caja de cambios. Generalmente son sonidos ásperos que se producen por cambios de velocidades demasiado rápidos y que suponen una carga extra para cojinetes y piñones.
  • Si los ruidos se producen con el coche embragado (pedal totalmente suelto), pueden deberse a que el cubo o buje del disco de fricción esté suelto sobre el eje del embrague, al desgaste excesivo de los muelles del disco de fricción, o a la desalineación del motor y de la caja de cambios. En este último caso debe ser corregida la alineación.
  • Si los ruidos se producen con el coche desembragado (pedal pisado a fondo) pueden deberse a que el cojinete de desembrague esté desgastado o pierda lubricante. El cojinete habrá que lubricarlo o reemplazarlo. Lo mismo ocurre con el cojinete piloto del cigüeñal, que también tendrá que ser lubricado o sustituido. Finalmente el ruido también puede producirse porque las palancas de desembrague no están correctamente ajustadas y rozan contra el cubo del disco de fricción cuando se pisa el pedal de embrague. En este caso, conviene reajustar.
  • Cuando no se puede desembragar tras embragar sin que el ruido resulte estrepitoso es porque los amortiguadores o muelles del disco están muy desgastados, o rotos.

 

La mayoría de estos ruidos son el primer síntoma de una futura avería y, llegados a ese punto, habría que hacer un cambio de embrague o sustituir todo el sistema de embrague. Para evitar que esto ocurra, al primer síntoma de fallo, lo mejor es acudir al taller para que los técnicos puedan verificar el sistema y hacer las operaciones de mantenimiento necesarias.

 

No olvides que en Feu Vert dispones de profesionales cualificados que podrán ayudarte y asesorarte en todo lo relativo al sistema de embrague, haciendo un chequeo exhaustivo de su funcionamiento.