Mi vehículo Identifica tu vehículo
Es necesario que identifiques tu vehículo para poder adquirir estos productos.
Marca
Selecciona una marca
    Marcas por orden alfabético
  • Alfa Romeo
  • Audi
  • Bmw
  • Cadillac
  • Chevrolet
  • Chrysler
  • Citroën
  • Dacia
  • Daewoo
  • Daihatsu
  • Dodge
  • Ds
  • Fiat
  • Ford
  • Honda
  • Hyundai
  • Infiniti
  • Isuzu
  • Jaguar
  • Jeep
  • Kia
  • Lada
  • Lancia
  • Land Rover
  • Lexus
  • Mazda
  • Mercedes-benz
  • Mini
  • Mitsubishi
  • Nissan
  • Opel
  • Peugeot
  • Renault
  • Rover
  • Saab
  • Santana
  • Seat
  • Skoda
  • Smart
  • Ssangyong
  • Subaru
  • Suzuki
  • Tata
  • Toyota
  • Volvo
  • Volkswagen
  • Porsche
Modelo
Selecciona un modelo
Tipo
Selecciona un tipo

¿Cómo revisar el nivel del líquido refrigerante?

Nuestro coche también puede sufrir un súbito golpe de calor. Manteniendo en estado idóneo el nivel de líquido refrigerante, evitarás un calentamiento excesivo del motor.

 

La savia del sistema de refrigeración del vehículo viene a ser el refrigerante/anticongelante del coche. Su función es absorber todo el calor generado por el motor y expulsarlo a la atmósfera a través del radiador. Este debe ser un líquido con alto poder de transmisión calorífico y alta resistencia a la oxidación y deterioro.

 

Es recomendable que tenga una temperatura de congelación lo más baja posible, para que no se congele en invierno. De ahí que el líquido refrigerante también incorpore anticongelante y por ello se le conozca como refrigerante/anticongelante.

 

Un motor en marcha podría llegar a alcanzar rápidamente los 300ºC –fundiéndose, literalmente– pero, por efecto del líquido refrigerante, su temperatura de trabajo se mantiene por debajo de los 95ºC. A partir de los 70ºC, se activa un termostato que autoriza la circulación del refrigerante desde el motor hasta el radiador. Allí se enfría y vuelve al motor a menor temperatura. Si el líquido refrigerante/anticongelante no está en buen estado y pierde parte o todas sus propiedades, puede dañar el sistema de refrigeración haciendo que el motor sufra un sobrecalentamiento. Y esto ya son palabras mayores, pues asociada a la clásica humareda procedente del capó, siempre va la palabra “AVERÍA”.

 

Por eso es tan importante revisar si el líquido está en un nivel correcto, al menos, una vez al mes, una operación que puedes realizar tú mismo chequeando el nivel del depósito. ¡Ojo! Siempre con el motor en frío. Con el mismo tipo de refrigerante/anticongelante –nunca con agua, el agua era para los coches antiguos–, rellenas, si es necesario. Y cuidado: si hay que rellenar demasiado, lo más probable es que el circuito tenga una fuga.

 

En ese caso, lo más prudente es llevar el coche al taller. Finalmente, comprueba en el libro de mantenimiento del vehículo qué tipo de refrigerante es el adecuado para tu coche y cuándo se debe cambiar.

 

Lo recomendable es cambiar el líquido refrigerante cada 2 años o los 40.000 km

 

Ver nuestra oferta de líquidos refrigerantes

 

En Feu Vert disponemos de equipos especializados para conocer el estado de tu sistema de refrigeración y de maquinaria específica para hacer el cambio del líquido refrigerante con seguridad y sin dejar residuos. Porque, no olvides, que el refrigerante/anticongelante es un residuo contaminante que tiene que ser entregado a gestores autorizados para su reciclado.

 

Más información sobre refrigerantes o anticongelantes