La Etiqueta Europea del Neumático, ¿qué es? ¿para qué sirve?

La Etiqueta Europea del Neumático es un sistema de clasificación obligatorio creado por la Unión Europea que recoge información vital sobre el rendimiento de los neumáticos. Concretamente surge para tener una unidad de medición de las prestaciones de cada neumático y, al mismo tiempo, que el usuario tenga a su alcance datos específicos de su rendimiento.

 

¿QUÉ ELEMENTOS VALORA LA ETIQUETA EUROPEA DEL NEUMÁTICO?

 

Según la normativa de la Etiqueta Europea del Neumático, cada modelo tendrá que pasar unas pruebas en las que se le otorgan unas puntuaciones. Los elementos que se valoran son los que a continuación te contamos.

 

Agarre sobre mojado

 

El agua es uno de los grandes enemigos de la seguridad. Cuando tenemos que realizar una frenada sobre un pavimento mojado, es vital contar con una buena respuesta del neumático. En caso contrario, el coche aumentará la distancia de frenado, necesitando más metros para pararse.

 

La calificación que se otorga va desde la letra A, si la frenada es la mejor posible, hasta la G, que sería la puntuación más baja, y un número de metros de frenada excesivamente alto.

 

Puedes entrar en nuestra tienda online de neumáticos para encontrar un neumático con buenas prestaciones de mojado. Encontrarás bajo cada modelo los valores de la Etiqueta Europea del Neumático.

 
Consumo de combustible


El consumo de combustible está directamente relacionado con el compuesto y la estructura del neumático. Cuanto más optimizado esté, menor será la resistencia a la rodadura y, por ende, menor esfuerzo necesitará el coche para avanzar.

 

Esto se traduce en un menor o mayor consumo de combustible, pero también en los niveles de CO2 que genera el coche. Los neumáticos se clasifican igual que en el parámetro anterior, con valores desde la letra A, que representa una resistencia a la rodadura muy baja, a la G, que será una resistencia muy elevada.

 

Ruido

 

El tercer elemento que valora la Etiqueta Europea del Neumático es el ruido que hace el neumático al circular. El contacto con el firme provoca una mayor o menor rumorosidad en función de aspectos como el dibujo, el compuesto o la propia superficie, entre otros. Es, por ejemplo, más elevada con neumáticos con protector de llanta.

 

El valor se expresa en decibelios, y en unas ondas que pueden ir desde una, en el mejor de los casos, hasta tres, que sería el ruido máximo.

 

La Etiqueta Europea del Neumático te ayudará a conocer el rendimiento del neumático que vas a equipar en tu coche. Esto facilita saber la respuesta que tendrá en diferentes condiciones. Te animamos a que visites nuestro catálogo de neumáticos y elijas los neumáticos que mejor se adapten a tus necesidades.