La historia del neumático, ¿cómo ha evolucionado?

Los inicios de la historia del neumático  tienen varias versiones. La más extendida es que el creador fue John Boyd Dunlop cuando en 1888, diseñó un tubo de caucho, tela y goma, con aire en el interior, para los primeros velocípedos. Sin embargo, otros indican que los creadores fueron André y Édouard Michelin cuando, en 1891, diseñaron el neumático desmontable como hoy lo conocemos. Este modelo permitía retirar la goma cuando fuera necesario y fue rápidamente aplicado a los coches de caballos.

 

LA EVOLUCIÓN DEL NEUMÁTICO TRAE NUEVAS TECNOLOGÍAS

 

El primer modelo de la historia del neumático fabricado para automóviles fue el creado por Michelin. Bautizado como el neumático de talones. Este neumático Michelin, contaba con unas pestañas que se incrustaban en la llanta gracias al efecto de la presión.

 

Su composición contaba con una armadura simple para evitar la dilatación con presiones altas. Era un modelo robusto gracias su estructura de telas textiles engomadas superpuestas con forma de neumático.

 

EL SALTO AL NEUMÁTICO CONVENCIONAL

 

Entre 1920 y 1950, el neumático pasará a contar con una estructura convencional de construcción cruzada o diagonal. De esta forma, se añadirán los anillos de acero, que acoplan el neumático con la llanta. Su estructura pasa de las capas superpuestas circunferencialmente a una superposición en un ángulo de 45º, con cables incluidos. Se gana así en rigidez, aunque la estabilidad lateral es baja y su desgaste es rápido por el calentamiento excesivo del neumático, fruto de los rozamientos entre capas.

 

Y LLEGA EL PROGRESO A LA HISTORIA DEL NEUMÁTICO, EL NEUMÁTICO RADIAL

 

En 1946, se crea el primer neumático que salva los defectos de su predecesor, disociando las funciones del flanco y la banda de rodadura. El neumático radial se compone de una armadura o carcasa que recubre toda la superficie. Está rematado con un refuerzo en la zona de la huella con dos telas de cables cruzados.

 

El resultado de esta estructura es un neumático con un flanco muy flexible y una cima de alta resistencia. Además, la forma del neumático se modifica ligeramente para que el contacto con el suelo sea plano, lo que evita el desgaste prematuro. Permite circular a más velocidad y se calienta muy poco.

 

 
EL NEUMÁTICO BIAS, UN HÍBRIDO FALLIDO


A finales de los años 70, en Estados Unidos diseñan un neumático que aúna elementos del convencional y del radial. Este modelo se crea para evitar la renovación completa de los equipos de producción.

 

Este neumático, llamado Bias, mezcla la cima del neumático radial con la construcción cruzada del convencional. La industria norteamericana no triunfa con este modelo. Por este motivo acaba entregándose a las bondades del radial, cayendo el Bias en el olvido.

 

EL FIN DE LA CÁMARA DE AIRE DEL NEUMÁTICO


La evolución natural de la historia del neumático tiende hacia la sencillez hace que se desarrolle en un neumático sin cámara de aire. Gracias a este avance, en caso de pinchazo o perforación, el neumático no se desinfla rápidamente. Esto es posible gracias a una capa estanca que hace que el desinflado sea progresivo.

 

Este modelo fue primeramente patentado por Michelin en 1930 con el nombre de ACI. Sin embargo, se retrasa su comercialización hasta 1953 por la Segunda Guerra Mundial.

 

UN NEUMÁTICO PARA EL FRÍO


Con temperaturas inferiores a los 7 grados, un neumático de verano pierde sus prestaciones, como ya os contamos. Esto hizo que, en lugares fríos, el neumático convencional llevara clavos. Aunque el verdadero hito de la historia del neumático de invierno se produce en 1972. Es en este año cuando el fabricante de neumáticos Continental crea el primer neumático de invierno sin clavos: el ContiContact.


PEQUEÑAS MODIFICACIONES, GRANDES CAMBIOS

 

Pirelli desarrolla en los años 80 neumáticos con un perfil más reducido al habitual, lo que permite disfrutar de neumáticos de perfil bajo, con una estética mucho más deportiva. Goodyear crea en 1992 lo que será el primer neumático que permite seguir circulando tras un pinchazo a una velocidad reducida. El neumático “verde” aparece en 1993 con Michelin, un modelo que incorpora un caucho de refuerzo en la banda de rodadura. Esta novedad proporciona una mayor duración al estar más preparado para el desgaste.

 

LOS FABRICANTES SE FIJAN EN LAS PRESIONES DE LOS NEUMÁTICOS

 

La presión de los neumáticos es un elemento clave para optimizar el consumo y aumentar la seguridad. Por ese motivo, se desarrollan las siguientes tecnologías:

 

Dunlop crea en 1999 la tecnología Warnair, el primer sistema que alerta en tiempo real de una pérdida de presión con avisos visuales o acústicos.

 

Esta innovación será más tarde pulida por Continental.  El fabricante crea un modelo que incorpora un sistema, In-Tire, que mide la presión y manda una señal al cuadro de mandos.


ES IMPORTANTE CONTINUAR LA MARCHA CON SEGURIDAD

 

Cerramos nuestra revisión de las tecnologías con tres innovaciones de los últimos años que han mejorado nuestra seguridad en carretera:

  • Runflat: Esta innovación creada por Continental permite continuar la marcha por un largo periodo de tiempo.
  • Tecnología autosellante: En los últimos años, varios fabricantes han desarrollado modelos que, partiendo de una evolución del runflat, permiten continuar la marcha durante muchos kilómetros. Este el caso de la tecnología K-Seal, de Kumho, ContiSeal, de Continental, o DriveGuard, de Bridgestone.
  • Neumáticos todo-tiempo: otra de las grandes invenciones de mediados de los 2000 han sido los neumáticos mixtos all-season. Este modelo cuenta con una composición especial que permite una respuesta efectiva todo el año.

 

Como vemos, la historia del neumático ha contado con muchos avances tecnológicos. De cara al futuro, las creaciones seguirán prestando atención especial a las presiones, al aumento del kilometraje y la seguridad. También estaremos pendientes de cómo evolucionan propuestas rompedoras. Un ejemplo de este tipo es el neumático con motor de Michelin o el neumático inteligente de Goodyear.