Las 10 cosas que debes hacer para que tu coche dure más

Te dejamos una lista con 10 cosas que debes hacer si quieres que tu coche dure mucho tiempo y que tu bolsillo no se resienta

 

¿Quién dijo crisis? Hay muchas formas de ahorrar, más allá de la conduccion eficiente.

 

Sin ir más lejos, una de ellas es cuidar tu coche para que dure muchos kilómetros sin pasar por el taller. Seguro que se te ocurren muchas más, pero aquí te dejamos una lista con diez cosas que debes evitar si quieres que tu coche dure mucho tiempo y que tu bolsillo no se resienta.

 

¿QUÉ HACER PARA QUE TU COCHE DURE MÁS?

 

1. NO DEBES aparcar subiendo la rueda a los bordillos

Nefasto para las ruedas…, y para la suspensión. Puedes pellizcar el neumático, o provocar que la geometría de la suspensión pierda sus cotas, por lo que el coche irá peor, y los neumáticos se desgastarán antes. Si es necesario, compensa aparcar incluso utilizando dos maniobras.

 

2. NO DEBES pasar por los badenes sin reducir la velocidad

Ya no es que puedas pillar un badén más pronunciado de lo que parece a simple vista y dejarte los bajos o el paragolpes, es que si no pasas despacio por los badenes, los amortiguadores sufren lo suyo. Y eso afecta a la seguridad… y al bolsillo. No sólo tendrás que cambiar antes los amortiguadores, con ellos desgastados, los neumáticos también duran menos.

 

3. NO DEBES subir el motor de revoluciones cuando todavía está frío

Veneno para el motor, sobre todo en invierno, y si has tenido el coche aparcado en la calle. Si el aceite no tiene un mínimo de temperatura le cuesta llegar a todos los puntos que necesitan lubricación, y si subes el motor de vueltas más de lo estrictamente necesario (algunos lo hacen incluso para “calentar” antes el motor), tu motor durará menos. Del aceite, ni hablamos.

 

4. NO DEBES poner punto muerto y parar el coche a base de frenos

Ya te hemos contado que, bajo criterios estrictamente de consumo, NO interesa poner punto muerto para gastar menos. Pero es que, además, otra de las desventajas de quitar la marcha engranada y parar el coche sólo con los frenos es que las pastillas y los discos te durarán mucho menos.

 

5. NO DEBES dejar el pie izquierdo apoyado en el embrague

Puede que pienses que no haces fuerza, pero llevar el pie izquierdo apoyado en el embrague es una mala costumbre. Al final, sin darte cuenta, acabas haciendo que el mecanismo actúe, aunque sea muy poco, y hay piezas sometidas a desgaste que pueden llevarte al taller antes de tiempo. Tampoco es bueno mantener el embrague pisado mientras estás parado en un semáforo.

 

6. NO DEBES Repostar gasolina en vez de gasóleo (o a la inversa)

Si te has confundido y te das cuenta, lo que debes hacer bajo ningún concepto es NO seguir circulando. Tampoco vale eso de llenar el depósito hasta los topes del combustible correcto. Si te das cuenta del error antes de arrancar, intenta vaciar el depósito y llenarlo de nuevo. Si no, llama a la grúa y llévalo al taller. Circular con gasolina en vez de gasóleo puede dar al traste con todo el sistema de inyección de tu coche en apenas unos kilómetros.

 

7. NO DEBES pasar por alto la distancia de seguridad

Te parecerá obvio, pero es que, además de peligroso, circular muy pegado a otros vehículos, sobre todo si son camiones, es llevar muchas papeletas de que salte una piedra y te rompa el parabrisas. Y los que no tienen seguro a todo riesgo (o cobertura de lunas) saben lo que eso implica, aparte de perder un día en ir al taller.

 

8. NO DEBES olvidar la presión de los neumáticos

Muchos de los consejos que afectan a la seguridad tienen que ver también con la economía, y éste es uno de ellos. Si lo de vigilar las presiones por tu seguridad no te convence, a ver si lo conseguimos por el lado monetario: unas presiones incorrectas pueden provocar no sólo que un neumático dure menos, sino que puedes llegar a aumentar el consumo hasta en un 10 por ciento.

 

9. NO DEBES lavar el coche, o hacerlo “a mano” con una gamuza o un champú inadecuado

Eso de que la suciedad protege… Si no lavas el coche, sobre todo tras una salida al campo con tu 4×4, tras un viaje largo en el que la carrocería viene llena de mosquitos o tras circular por una carretera helada de montaña en la que se ha esparcido sal, puedes despedirse del lustre de esa pintura metalizada que tanto te costó elegir (las “caquitas” de las palomas, por ejemplo, son especialmente corrosivas), e incluso tener problemas de óxido en los bajos.

 

10. NO DEBES dejar el equipaje en el maletero… aunque no lo necesites

Otra de esas cosas que hacemos muchas veces por dejadez –en ocasiones también por falta de espacio-, pero que también afectan al bolsillo y a la duración de tu vehículo. Cuanto más peso lleves, más necesitas “tirar” del motor, que trabajará más forzado (tanto más cuanto menos potencia tenga). Sin contar con el desgaste adicional de los amortiguadores y de los neumáticos.

 

¿Se te ocurre algo más?