Luces xenon o luces halógenas: conoce, compara y elige

Conocer las características entre las luces xenon o las luces halógeas, sus pros y sus contras, te orientará a la hora de elegir el tipo de luz que quieres para tu coche.

  Siendo la noche el periodo del día con más baja intensidad de tráfico es, sin embargo, el más peligroso. El ojo tiene sus debilidades, no se hizo para ver de noche, de ahí que la iluminación sea uno de los elementos de seguridad más importante de nuestro vehículo. Las lámparas que se utilizan en la actualidad son, en su mayoría, halógenas, pero día a día van ganando en popularidad las lámparas o luces xenon o de descarga.

Lámparas halógenas

Reciben su nombre porque están rellenas de halógeno, lo que las dota de un alto rendimiento luminoso. Básicamente consisten en una bombilla forrada de material reflectante que aumenta la intensidad y el alcance de la luz. La tecnología de estas lámparas no deja de desarrollarse, teniendo a nuestro alcance lámparas de graduación diferenciada según la zona de la calzada de que se trate, es decir, con un calibrado de color y un haz de luz distinto para el centro y los márgenes de la carretera. Sus resultados son bastante buenos –de ahí que sigan incorporándolas de serie muchos vehículos– y además son las más baratas. Pero si tenemos en cuenta su vida útil, la intensidad y el alcance de la iluminación, así como las funciones adaptativas, se quedan muy “cortas” comparadas con las luces xenon.

Lámparas xenon o de descarga

Las luces de xenon han supuesto toda una revolución en la industria del automovilismo. Se basan en un adaptación de la tecnología del alumbrado público, con una iluminación más homogénea y mejorada de los flancos, lo que proporciona más seguridad en la conducción nocturna y, más si cabe, cuando las condiciones meteorológicas son adversas. Si las lámparas halógenas vienen a ser como una bombilla, las luces xenon o de descarga podríamos compararlas con un fluorescente, al tratarse de un tubo de descarga de gas relleno de Xenon –por ello, a diferencia de las halógenas, las de xenon tienen que ser sustituidas por un especialista–. Sus ventajas son numerosas: alumbran el doble que un sistema halógeno y el haz de luz es mucho más ancho, lo que permite mejor visión de los márgenes de la calzada y anticipar nuestra reacción ante imprevistos. Son más caras, pero su vida útil también es mayor, hasta cinco veces más que una lámpara halógena. Sabidos los pros y los contras de cada sistema de iluminación, cada día son más los conductores que deciden instalar luces de xenon en sus vehículos. La operación no es tan sencilla como cambiar una lámpara por otra. Hay que sustituir el faro completo por un foco específico, anular el regulador de altura del interior del habitáculo y sustituirlo por uno automático, instalar lavafaros y pasar por la ITV para homologar el cambio, quedando éste reflejado en la ficha técnica del coche. No todos los automóviles pueden adaptarse a esta sustitución. Por eso, y como siempre, nuestro consejo es que te dejes aconsejar por especialistas. Por seguridad, nunca confíes la manipulación del sistema de iluminación a personal no cualificado. Acércate a Feu Vert (https://www.feuvert.es/talleres-feuvert) y te ofreceremos la mejor solución que garantice tu seguridad y tu confort como conductor. Consulta nuestra catálogo de productos de iluminación y luces xenon.