Mantenimiento líquido refrigerante/anticongelante

Periodo de mantenimiento

Es recomendable cambiar el líquido refrigerante/anticongelante cada 2 años o 40.000 km. Revisa el libro de mantenimiento del coche para comprobar cuando se debe cambiar y qué tipo de líquido refrigerante/anticongelante es el adecuado.

¿Por qué es tan importante su mantenimiento?

Si el líquido refrigerante/anticongelante no está en buen estado puede ocurrir que:

Pierda sus propiedades de transmisor de calor porque se ha contaminado con el tiempo, ocasionando un calentamiento excesivo del motor, y pudiendo ocasionar una avería grave.

Pierda sus propiedades de temperatura de congelación, existiendo el peligro de que llegue a congelarse en un día frío, rompiendo el circuito o incluso el bloque motor.

¿Qué puedes hacer tú?

Es recomendable revisar si el líquido está en un nivel correcto, al menos, una vez al mes. Revísalo tú mismo chequeando el nivel del depósito del líquido refrigerante/anticongelante.

¡OJO! Siempre revisa el nivel con el motor frío: si abres el tapón del radiador o del depósito con el motor caliente podrían producirse graves quemaduras en tu piel.

¿Qué puedes hacer en Feu Vert?

En Feu Vert disponemos de equipos especializados para la correcta ejecución del cambio de líquido y gestión del tratamiento del residuo generado (el líquido refrigerante/anticongelante es un residuo contaminante que debe ser entregado a gestores autorizados para su reciclado).

Disponemos de aparatos para comprobar la temperatura de congelación del líquido y de máquinas neumáticas especiales que permiten el cambio de la totalidad del líquido en el circuito, con seguridad y sin dejar residuos. Consulta a nuestros profesionales, ellos te ayudarán a conocer el estado de tu sistema de refrigeración y te aconsejarán sobre su mantenimiento.

Recomendaciones para el cambio de líquido refrigerante/anticongelante

Para sustituir de forma correcta el líquido refrigerante, es imprescindible seguir las siguientes instrucciones:

  • Revisar el estado del líquido que se va a renovar, con el objetivo de comprobar si está sucio o contiene óxidos.
  • En el caso de que contenga óxidos, vaciarlo y limpiar el circuito con un producto destinado a la limpieza del radiador (Para más información, consulte a nuestros vendedores). Enjuagar bien el circuito para que no se queden restos de limpiador, ya que es un tipo de detergente y puede producir espuma.
  • Verificar la existencia de fugas. En caso afirmativo, proceder a su reparación. Si se trata de una pequeña fuga, existen productos especializados para detenerlas (Para más información, consulte a nuestros vendedores).
  • Inspeccionar la totalidad del circuito: tapones, manguitos, correas, bomba de agua, etc.
  • Comprobar el correcto funcionamiento del termostato y presostato.
  • Rellenar el circuito con el líquido de refrigeración adecuado.

CONSEJOS FEU VERT

  • Deberíamos revisar una vez al mes el nivel del líquido refrigerante y rellenarlo si es necesario con el mismo tipo de líquido (nunca agua del grifo). Este procedimiento debemos realizarlo siempre con el motor en frío. Si observamos que tenemos que rellenar demasiado, deberíamos revisar el circuito en un taller, pues puede indicar la presencia de una fuga.
  • Es recomendable cambiar el líquido refrigerante periódicamente. Consultando el libro de mantenimiento del fabricante sabremos con más exactitud cada cuanto tiempo debemos realizar
    dicha operación.

Ver productos relacionados