Medidas básicas para ahorrar combustible

La manera en la que conducimos y el estado de nuestro coche influyen en el gasto de combustible. Te recordamos un listado con los consejos básicos para ahorrar combustible y llevar una conducción más eficiente.

 

Neumáticos

Una presión insuficiente en los neumáticos aumenta el consumo de gasolina. Cada vehículo tiene una presión de inflado recomendada para sus neumáticos, que debe respetarse.  En el uso cotidiano, la presión de neumáticos puede bajar hasta 100 gr cada mes. Más información sobre el inflado y presión de los neumáticos.

 

Peso y aerodinámica

Conviene no convertir el maletero o cofre de techo en una especie de trastero, repleto de bultos innecesarios que apenas se usan y elevan el peso. De promedio, cada 35 o 40 kilos extras incrementan el consumo unos 0,10 litros. Prestar atención a las bacas y cofres que se fijan en el techo. Es importante que sean aerodinámicos. Un cofre situado arriba y cargado con 30 kilos puede elevar el consumo más de un litro cada 100 kilómetros al viajar por autopista a 120 km/h.

 

Mantenimiento del coche

Cambiar el aceite y los filtros cuando toca, mantiene limpio el motor y sienta las bases técnicas para poder extraer el máximo de cada gota de carburante. En los modelos de gasolina, sustituir las bujías mejora también la calidad de funcionamiento de la mecánica. Y si todo está a punto, utilizar los combustibles de calidad superior que ofrecen las estaciones de servicio permite recorrer un mayor número de kilómetros que termina compensando su mayor precio frente al carburante normal. Encuentra tu taller Feu Vert más cercano para realizar una revisión a tu coche.

 

Arranque

No hace falta acelerar para arrancar el coche, basta con girar la llave de contacto.

 

Inicio de marcha

Utilizar la primera velocidad solo en los primeros metros. Poner segunda en cuanto se pueda. En modelos de cierta potencia, se puede incluso iniciar el movimiento en segunda velocidad.

 

Aire acondicionado

El aire acondicionado roba de seis a ocho CV de potencia al motor y puede elevar el consumo hasta medio litro cada 100 kilómetros. Cada vez es más habitual, en los automóviles de última generación, que el aire esté conectado por defecto, desde que se arranca el vehículo. Por ello, y siempre que no haga calor o se necesite para desempañar las ventanillas, se puede apagar y mejorar la eficiencia del coche. Conoce más sobre los servicios de climatización que ofrece Feu Vert.

 

Uso del cambio

Es recomendable tratar de circular con marchas largas, para mantener bajas las revoluciones del motor y así ahorrar combustible.En los modelos turbodiésel, se puede pasar a una relación superior al alcanzar las 1.500 revoluciones en marchas cortas, y desde 1.800 o 2.000 vueltas, aproximadamente, en las más largas; en los de gasolina conviene estirar las velocidades hasta las 2.500 vueltas, especialmente a partir de cuarta.

 

En subidas

Es mejor acelerar un poco más en el tramo previo para ganar velocidad e iniciar el repecho con más ritmo para no tener que acelerar tanto mientras se corona la pendiente.

 

En bajadas

Engranar una marcha que aporte una retención adecuada al desnivel, y dejar el coche descender con la relación insertada, aprovechando el freno motor y, de ser necesario, ayudándose con los frenos.No poner punto muerto.

 

Aceleraciones e inercias

Conviene ganar velocidad de forma progresiva, evitando acelerones bruscos. La clave está en ir cogiendo ritmo con suavidad e ir enlazando marchas sin prisas, para mantener bajas las revoluciones en el motor.

 

Por último, concluir que la conducción eficiente no debe entrar en conflicto con la seguridad, por ejemplo en adelantamientos y curvas.