¿Cuáles son los mejores neumáticos de invierno para el coche?

Para los neumáticos, el invierno empieza cuando la temperatura baja de los 7ºC. Esta es una temperatura habitual en cualquier zona de España. Por eso los neumáticos de invierno son la mejor solución cuando llega el mal tiempo. Por debajo de 7ºC la goma de un neumático "normal" se endurece y pierde eficacia en la adherencia. Durante el invierno, los neumáticos juegan un papel decisivo en la seguridad y las prestaciones del vehículo.

 

Los neumáticos de invierno están especialmente adaptados, con mejores prestaciones y menor riesgo de aquaplanning, además necesitan una menor distancia de frenado. Estas características son fundamentales cuando el suelo está mojado o nevado. Además, el Reglamento General de Vehículos permite y legaliza el uso de este tipo de cubiertas como sustitutos de las cadenas de nieve.

 

Gracias a la profundidad del dibujo y al gran número de laminillas en los tacos, se consigue una mayor evacuación del agua, mejor motricidad y gran adherencia, principales objetivos del invierno.

 

Los neumáticos de invierno tienen más profundidad en el dibujo, sobre los dos milímetros. Se deben cambiar para continuar circulando con nieve cuando el dibujo tenga menos de cuatro milímetros y circular con ellos, con estos milímetros menos, el resto de temporada.

 

Cuestiones a tener en cuenta

  • Debido a las bajas temperaturas, la presión debe incrementarse en 0,2 kg para usos en invierno.
  • Este tipo de neumáticos tiene una marca M+S (mud+snow), que quiere decier nieve y barro.
  • Hay que recordar que no son compatibles con las Cadenas para la nieve.

 

Ventajas

  • Se mejora la tracción
  • Se aumentan las prestaciones
  • Garantiza la guía del vehículo
  • Disminuye la distancia de frenado

 

Desventajas

  • Quizá la mayor de ellas sea el almacenamiento, aunque cada vez hay más servicios de guarda para ellos.
  • Otra podría ser el precio elevado, pero si valoramos nuestra seguridad y tranquilidad y le damos el uso correcto, durante la época invernal y posteriormente, probablemente los amorticemos con creces.