Riesgos de montar neumáticos de segunda mano

Los neumáticos de segunda mano pueden ser atractivos por su precio. En realidad, hay mucho más que no se cuenta. Su uso tiene un impacto directo sobre la seguridad, pero también sobre el bolsillo.  

Motivos para no equipar neumáticos de segunda mano

Si seguimos la línea de vida de un neumático, veremos cómo un neumático sale de la fábrica y se monta en un vehículo. Tras su uso, prolongado en muchos casos, el neumático debe sustituirse por otro tras su desgaste o también puede que, fruto de un accidente, deje de ser útil para el dueño del vehículo. En ese punto es donde existen centros que recuperan esos neumáticos para darles una segunda vida. La pregunta entonces es, ¿en qué estado se encuentran esos neumáticos? ¿merece la pena comprarlos? La respuesta es no. Analizamos a continuación por qué es mejor comprar un neumático nuevo.  

La seguridad… no está garantizada

Los neumáticos de segunda mano, lógicamente, han tenido un uso previo. En esa etapa anterior, no sabemos si han tenido un mantenimiento correcto, como tampoco tenemos un certificado que asegure que no sufren ningún daño interno. Como ya explicamos en    nuestro artículo sobre su fabricación (enlace), un neumático está compuesto por múltiples capas, que pueden haber sufrido algún golpe o rotura no visible. Un neumático de segunda mano puede que se pinche más fácilAdemás de los posibles daños, también debemos mencionar el desgaste. El mínimo legal de la profundidad de la banda de rodadura en España es de 1,6 milímetros y los neumáticos suelen tener de origen unos 8 milímetros. Sin embargo, existen casos en los que la profundidad de un neumático usado está cerca de los límites legales o en unos niveles muy bajos. No lo decimos nosotros, sino la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) en su estudio de 2015 sobre neumáticos de segunda mano. En las pruebas desarrolladas por la OCU, también salió a la luz un problema preocupante: los desgastes irregulares. Un mal equilibrado o unas presiones incorrectas en un neumático nuevo pueden tener como consecuencia el desgaste irregular del neumático. Y puede ocurrir bien en la parte central, bien en la parte externa de la banda de rodadura. Puede darse, incluso, en los hombros del neumático. Los neumáticos de segunda mano pueden tener desgastes irregulares Esto, llevado a los neumáticos usados, representa un verdadero riesgo. Puede que pasen desapercibidos los posibles desgastes irregulares, lo que repercutirá en la seguridad y en un cambio prematuro de neumáticos. También pueden presentar pequeñas grietas o “bollos”.

¿Crees que ahorras dinero comprando neumáticos de segunda mano? Te equivocas

Los neumáticos usados son más caros que los nuevos. La explicación es muy sencilla y la respuesta la encontramos en la profundidad de la banda de rodadura. Si dividimos el precio de un neumático nuevo entre el número de milímetros de profundidad, obtendremos el coste por cada milímetro. Si aplicamos la misma fórmula con uno de segunda mano, comprobamos que el precio por milímetro de la banda de rodadura se dispara. Aunque al comprar el neumático usado podemos pensar que es más barato. Al final acabaremos pagando más porque tendremos que sustituirlo antes que uno nuevo por culpa del desgaste más prematuro. ¿cómo se mide el desgaste del neumático?

¿Cómo es el agarre de estos neumáticos?

Enlazando con el tema del bloque anterior, podemos entender el menor agarre de estos neumáticos. Al conducir con una profundidad de la banda de rodadura inferior a la recomendada (por debajo de 3 milímetros), lo que ocurrirá es que el neumático perderá gran parte de su adherencia. Esto solo puede tener consecuencias negativas. Pensamos que, al frenar, el neumático va a responder con las mismas prestaciones. Sin embargo, la realidad es que la distancia de frenado es mucho mayor. Al final, como suele ser habitual, lo que ahorramos en el precio por un lado, lo vamos a pagar por otro. En este caso, con nuestra propia seguridad. Por este motivo, recomendamos siempre equipar neumáticos nuevos y no jugárnosla innecesariamente. ¿Los neumáticos usados son peligrosos?Guardar Guardar