Portabicicletas baratos para el techo del coche

Se acabó eso de abrir el maletero, abatir los asientos traseros y, sin más, tirar la bicicleta dentro. Antes se hacía la vista gorda, pero cada vez son más las sanciones por llevar la bicicleta en el coche de manera inadecuada.

 

Te gusta la bici, cada día son más las rutas que haces con ella, pero encajarla en el coche empieza a ser un puzzle imposible. Más pronto que tarde, tendrás que instalar un portabicicletas. Pero, ¿de qué tipo? De portón trasero, de bola de remolque, de techo…

 

¿CUÁL ES EL MEJOR PORTABICICLETAS PARA MI COCHE?

 

La oferta actual es tan amplia que, sin duda alguna, encontrarás uno que se adapte a tus necesidades. Si no el mejor, el más utilizado a día de hoy continúa siendo el portabicicletas de techo: por económico, cómodo, …

 

La principal ventaja del portabicicletas de techo es que no interfiere en el habitáculo del vehículo, dejando totalmente libre la zona de asientos y el maletero. Del portabicicletas de techo, una vez instalado, prácticamente ¡olvídate!, porque puedes dejarlo puesto aunque no vayas a utilizar la bicicleta en días. Ideal, por tanto, para los que buscan la comodidad de no andar montando y desmontando. Los portabicicletas de techo van montados sobre las barras del techo, lo que te permite trasladar hasta cuatro bicicletas de cualquier peso y dimensión, incluso en vehículos pequeños.

 

Su configuración es una especie de barra-guía que se sujeta a la barra del techo y un brazo con pinza que sujeta la bici por el tubo diagonal. Pero, sin duda alguna, la principal ventaja de los portabicicletas de techo es el precio, por lo que son tu mejor opción si, en tu caso, lo que prima es la economía.

 

La oferta es muy variada pudiendo llegar a encontrarte modelos de primer precio por debajo de los 15,00€, aunque lo habitual si relacionamos calidad/precio es que ronde los 30,00€ y dispongan de sistema antirrobo y mayor garantía. Las virtudes de los portabicicletas de techo son evidentes. ¿Inconvenientes? Solo dos: que al ir sobre el techo, como cualquier otro tipo de portaequipajes, perjudica la aerodinámica del vehículo; y que para los que tengan menos músculo, “subir” la bici al techo pueda resultar un ejercicio considerable. Ah, y no te olvides, ¡cuidado con la sobreelevación en garajes y zonas de estacionamiento cubiertos!