¿Qué hacer si el coche sufre un sobrecalentamiento?

Medidas a tener en cuenta ante un sobrecalentamiento del coche

 

Ante todo, mantener la calma: apagar el aire acondicionado, abrir ventanillas, poner al máximo la calefacción y buscar un lugar seguro para detenerse.

 

Si tu coche acumula años y kilómetros y, encima, últimamente has descuidado su mantenimiento, no es raro que sufra un “golpe de calor”. El sobrecalentamiento del motor se produce por fallos en el sistema de refrigeración, ya sean por fugas o bloqueos en los conductos del refrigerante, fallo del termostato o del radiador, problemas con la bomba agua, malas condiciones del ventilador del radiador, etc., etc,…

 

Por ahorrarnos unos euros, hemos apurado las revisiones  del coche –hasta el punto de saltárnoslas– pese a que ya llevamos una temporada notando que la temperatura del motor sube más de lo debido y hoy, en pleno viaje, ¡zas!: el indicador de temperatura marca zona de peligro y el motor empieza a echar humo…

 

¿Qué haecer? parar el motor, de golpe, no es la mejor solución

 

El sistema de refrigeración podría “agarrotarse” ocasionando una rotura en cualquiera de sus puntos, lo que haría inevitable que el coche terminase subido en una grúa, camino del taller. Antes de nada, reduce la velocidad y apaga el aire acondicionado: al disminuir la carga de trabajo, el motor comenzará a enfriarse.

 

A continuación, abre las ventanillas y enciende la calefacción, de esta forma extraerás parte del calor del motor, transfiriéndolo al habitáculo. Hecho esto, busca un lugar seguro donde detenerte. Apaga el motor, pero deja la llave en posición de “encendido” para que el ventilador siga funcionando y el motor vaya bajando de temperatura poco a poco.

 

A los pocos minutos ya podrás abrir el capó, pero ten la prudencia de dejar que el motor se enfríe por completo antes de tocarlo. ¡Nunca abras el tapón del vaso de expansión cuando el motor esté aún caliente! ¡El vapor de agua podría producirte quemaduras muy graves!

 

Si el ventilador funciona de forma correcta, mientras el motor se enfría, busca fugas de líquido refrigerante alrededor de la tapa del radiador o debajo del coche. Si aprecias alguna fuga, te tocará llamar al servicio de asistencia. Si no ves escape alguno, rellena con líquido refrigerante cuando el motor esté frío.

 

Por lo general, siguiendo estos pequeños consejos podrás reanudar la marcha, si puede ser, hasta tu taller de confianza para hacer el mantenimiento del coche. Ten siempre presente que un sobrecalentamiento puede terminar desencadenando una avería grave del motor y eso ya son palabras mayores.

 

Para prevenir sobrecalentamientos, revisa el nivel de refrigerante  o anticongelante, al menos una vez al mes y siempre que vayas a hacer un viaje. Ten presente siempre qué tipo de refrigerante usa tu coche y cada cuánto tiempo debes cambiarlo. Lo habitual es cada 2 años o cada 40.000 km.

 

En Feu Vert disponemos de equipos especializados para conocer el estado de tu sistema de refrigeración y de maquinaria específica para hacer el cambio del líquido refrigerante con seguridad y sin dejar residuos. Realiza el adecuado mantenimiento del coche y ¡no vuelvas a jugártela!