¿Qué influye en el desgaste de los neumáticos y cómo evitarlo?

Un neumático se desgasta porque se adhiere. Lo difícil es concebir neumáticos que nos duren mucho y con buena adherencia.

Lograr un equilibrio entre ambas características suele ser el reto de los fabricantes. Y si bien el conductor puede hacer que la vida de un neumático se alargue, unas gomas de buena calidad pueden hacer que los neumáticos duren el doble que otros con una calidad inferior.

 

1. Tipo de conducción

Se trata del factor más determinante para el desgaste del neumático. Una conducción más deportiva, más agresiva, lógicamente será letal para las gomas y puede hacer que los neumáticos duren hasta 8 veces menos. En una conducción deportiva, en la que sometemos a los neumáticos a fuertes derivas en las curvas se produce, además, un desgaste irregular que provocará su cambio prematuro. Por no hablar de los riesgos que conlleva este estilo de conducción.

 

2. El tipo de carretera

Sin ser tan determinante como el tipo de conducción, circular a menudo por carreteras viradas y de montaña reduce la duración del neumático hasta en cinco veces respecto a la conducción por autopista. Por otro lado, la conducción en ciudad también provoca un desgaste añadido de los neumáticos, por la aceleración y las frenadas en semáforos y giros.

 

3. Geometría de ejes

Una incorrecta geometría de ejes provoca en el neumático un desgaste irregular, el más peligroso. Llevar la geometría correcta, hacer un paralelo a tiempo puede ahorrarte dinero, ya que con uno incorrecto se desgastan cuatro veces más. Ten en cuenta que en la ITV nos harán cambiar los neumáticos si éstos presentan un desgaste irregular. No dudes en realizar una revisión de mantenimiento en nuestros talleres Feu Vert antes de pasarla.

 

4. Tipo de superficie

No es lo mismo circular por carreteras en buen estado, con un asfalto uniforme que hacerlo por vías llena de baches. El desgaste, en estos casos, puede hacer que los neumáticos duren hasta tres veces menos aparte de provocar más daños en los neumáticos.

 

5. Climatología adversa

La circulación sobre suelos mojados provoca un menor desgaste que sobre suelos secos, lo cual no quiere decir que una carretera húmeda sea menos peligrosa, pero si hablamos en términos de durabilidad, el neumático que suele rodar sobre mojado estará menos desgastado por adherencia, en una proporción de 1 a 2. Esto debemos tenerlo en cuenta especialmente en ambientes muy cálidos, ya que si presentamos un estilo de conducción agresivo, el impacto sobre la durabilidad se verá aumentado también por la temperatura de la superficie.

 

6. Tipo de vehículo

El peso y la potencia influyen también de manera determinante a la hora de conservar los neumáticos en buen estado. Un coche con mucho peso y mucha potencia acelerará el desgaste del neumático.

 

7. Presión y carga

Dos aspectos que están más que nunca en nuestra mano. Una presión incorrecta, por exceso o por defecto, sobre todo por este último aspecto, hará que nuestros neumáticos se desgasten mucho antes. Igualmente, el peso de la carga también influirá. Llevar el coche con un 20 por ciento más de carga, reducirá la vida de los neumáticos en un 20 por ciento.

 

En Feu Vert somos especialistas en neumáticos. Consulta nuestra web para elegir el mejor neumático para tu coche, saber cómo identificar neumáticos en mal estado y estar al tanto de ofertas de neumáticos cada mes.