Funcionamiento del sistema de lubricación en motores diésel

El sistema de lubricación de un motor va a mantener lubricadas todas las partes móviles de un motor y va a servir como medio refrigerante del mismo. Mantiene en movimiento mecanismos con elementos que friccionan entre sí, y de ahí su importancia, pues de no emplear el aceite de motor los mecanismos se engranarían, consiguiendo así disminuir el tiempo de vida útil de un motor.

 

La gran diferencia entre un sistema de lubricación en motores de gasolina y el sistema de lubricación de motores diésel es el tipo de aceite que debes emplear. En Feu Vert ya os hemos hablado sobre el lubricante de coche, y por eso hoy nos centramos en los aceites que necesita un motor diésel.

 

Funcionamiento del sistema de lubricación

 

El sistema de lubricación permite la creación de una película de aceite en cada una de las piezas del motor para evitar el desgaste excesivo. De esta manera, se alarga la vida útil del motor y se previenen averías relacionadas con este desgaste.

 

La función principal del sistema de lubricación de un motor es filtrar, enfriar y ajustar la presión del aceite para que el motor pueda funcionar en perfectas condiciones.

 

¿Puedo usar el mismo aceite en motores diésel y gasolina?

 

Por norma general, no. No se recomienda el uso del mismo aceite en un motor diésel que en uno de gasolina. Para motores diésel se recomienda el uso de aceites bajos en cenizas, conocidos como Low SAPS. Este tipo de aceites tienen aditivos menos agresivos, que respetan mejor el medio ambiente y alargan la duración de los filtros de aceite, porque se deshacen con más facilidad de las partículas contaminantes.

 

Además, los aceites de motor diésel tienen una mayor carga antidesgaste, pensada para los catalizadores de este tipo de motores. Los sistemas de gasolina no están diseñados para soportar esta carga, y utilizando un aceite de motor diésel en uno de gasolina puede acarrear graves problemas en el motor.

 

Problemas de usar un lubricante equivocado

 

Las consecuencias de utilizar un aceite que no corresponde con la naturaleza del motor del vehículo suelen acarrear averías relacionadas con el mal estado del motor:

  • Se reduce un 30% la efectividad y vida útil del filtro de partículas
  • Se consume más combustible
  • El motor pierde bastante potencia

 

Ahora ya sabes que no todos los aceites son válidos para todos los vehículos. Hay que tener en cuenta el tipo de motor y el tipo de combustión de cada vehículo, para escoger el lubricante adecuado. Si todavía no sabes qué aceite elegir para tu coche, nuestros profesionales estarán encantados de ayudarte.

 

Pásate por uno de nuestros talleres Feu Vert y pide consejo sobre qué aceite es mejor para tu motor diésel.