Tecnologías para ahorrar combustible

Firmas como la marca de componentes Bosch vienen desarrollando e implementando tecnologías que, a estas alturas, resultan más o menos cotidianas, pero que en todos los casos permiten considerables ahorros de combustible, emisiones y dinero a los propietarios de los modernos vehículos.


Para acogerse al Plan PIVE, los vehículos han de cumplir requisitos como no exceder de 120 g/km. Firmas como Bosch trabajan en este sentido, pero van más allá desarrollando nuevas tecnologías de propulsión para reducir el gasto en combustible en varios cientos de euros al año.

 

Ejemplos de esto son la función ampliada Start & Stop o el Control de Crucero Adaptativo (ACC), que permite realizar un trayecto a la velocidad más constante posible, lo que consigue un consumo menor.

 

Además, las funciones que ayudan a ahorrar dinero no tienen que ser necesariamente caras: algunas, como las baterías Start/Stop, ya son de serie en muchos modelos. Otras son extras de gran demanda, como las transmisiones automática , sobre todo las continuas CVT.

 

BATERÍAS VARTA START & STOP

 

Algunas tecnologías de Bosch que ahorran combustible son:

  • Inyección directa: ahorra, como mínimo, un 12% de combustible. Los diésel common rail copan el 70% de los vehículos nuevos con esta motorización. En paralelo, la inyección directa ha llegado a propulsores de gasolina. Junto con el downsizing y el turbo, la inyección directa de gasolina reduce el consumo y las emisiones un 12%.
  • Transmisión continua variable CVT: ahorra hasta un 7% de carburante. Sobre todo en rutas de curvas y cuesta arriba, las transmisiones automáticas, que asumen las maniobras del embrague y el cambio del conductor, ofrecen hasta 9 marchas/etapas, lo que deriva en una suave conducción con fuerza de tracción y revoluciones constantes. Y en tráfico urbano denso con retenciones, una caja CVT baja el gasto hasta un 7%.
  • Start/Stop: sin consumo en semáforos en rojo. Ahorra como mínimo un 5%. La mitad de los automóviles nuevos en Europa lo equipa sin coste, desde utilitarios a grandes berlinas. Bajan el gasto, sí, y también las emisiones de CO2, pudiendo alcanzar hasta un 8% en recorridos urbanos. En atascos el potencial de ahorro real es aún mayor.
  • Sistemas de propulsión alternativos: el gas natural es rentable a partir de 7.000 km/año. Se han convertido en una alternativa real y cuesta un 50% menos que la gasolina. Comparado con un gasolina emite un 25 por ciento menos de CO2.
  • Electrificación: ahorra hasta un 60% de combustible. En el caso de los híbridos el ahorro en el gasto es de entre un 15 y un 25%. El híbrido es rentable desde el segmento compacto. Los híbridos enchufables o plug-in son, son, de momento, mucho más caros, pero pueden reducir costes de energía hasta un 90% si el usuario los recarga de forma consecuente. Son muy adecuads para segmentos medios, SUV electrificados y deportivos.
  • «Conducción a vela»: rodando por inercia, el motor se apaga en marcha y ahorra un 10% de combustible.
  • Start & Stop con «conducción a vela»: permite conducir sin emisiones, de forma silenciosa y aerodinámica durante largas distancias. Permite ahorrar un 10% en tráfico real. El motor se apaga de forma imperceptible rodando por inercia, por ejemplo cuesta abajo o cuando se va a parar. Si el conductor pisa el acelerador o el freno, el motor arranca de nuevo.
  • Navegación inteligente: reduce velocidad por inercia antes de llegar a una población. En el caso de la ultimada por Bosch conecta en red datos de los mapas con la propulsión del vehículo. Ahorra hasta un 15%. Sobre la base de la ruta calculada previamente, el sistema de gestión del motor calcula dinámicamente la energía necesaria y lo controla de forma inteligente. El software de navegación reconoce, por ejemplo, que después de 2 km cuesta abajo hay una población y recorre el trayecto en «conducción a vela», sin consumir combustible y recuperando energía para el sistema eléctrico de propulsión.
  • Control de Crucero Adaptativo o ACC: marcha a velocidad constante que ayuda a ahorrar hasta un 5%. El ACC ayuda al conductor a relajarse, manteniendo la velocidad deseada de forma constante, detectando a los coches que circulan por delante y manteniendo la distancia de seguridad. Ya se ofrece en algunos compactos como un extra. En el tráfico real puede ahorrar hasta un 5%.