Back to Top

Feu Vert Noticias

Todo lo que necesitas saber para mantener tu coche y que esté siempre como nuevo, lo tienes en Feu Vert

  • Beneficios de comprar neumáticos 4 estaciones o allseason

    No debemos olvidar que el neumático es el único punto de contacto con la carretera. Esto significa que una de los principales características que debemos buscar a la hora de elegir un neumático es la seguridad.

    En este punto nos preguntamos, ¿es conveniente comprar neumáticos 4 estaciones o “all Season”, como se suele decir?

    Neumáticos cuatro estaciones, ¿por qué comprarlos?

    Un neumático 4 estaciones, como su nombre indica, es un neumático apto para usar todo el año, sin importar la temperaturas o las condiciones climatológicas. Su diseño y construcción cuenta con las prestaciones de los neumáticos de invierno y los de verano. Esto es algo fundamental sobre todo para quienes vivan en zonas de España donde las temperaturas sufren cambios extremos.

    Para quienes no lo sepan, tal y como explicamos más abajo, los neumáticos tradicionales tienen una composición y diseño diferente según si están concebidos para usar con calor o con frío.

    Montar un neumático 4 estaciones es, en cierta medida, como llevar un híbrido entre un neumático de invierno y otro de verano. Esto supone una serie de beneficios:

    1. Adiós al termómetro: Nunca más tendrás que pensar en la temperatura que hace, ya que un neumático cuatro estaciones responde con efectividad haga sol, lluvia o nieve.

    2. Ahorra unos cuantos euros: El hecho de equipar unos neumáticos para los meses calurosos y otro para los meses más fríos, tiene un coste que se reduce con los modelos cuatro estaciones al no necesitar invertir en ambos tipos neumáticos. Ese dinero lo puedes reinvertir en tu coche, como por ejemplo en un portaequipajes, o un remolque. Si el ahorro es una de tus prioridades, no te pierdas nuestros consejos para ahorrar combustible.

    3. Menos cambios de neumáticos: Los neumáticos deberás cambiarlos pero por causas de desgate natural o kilometraje, nunca por un cambio de estación como sí tienes que hacer con los de invierno y verano.

    4. Los encontrarás en Feu Vert: Tenemos en Feu Vert diferentes neumáticos 4 estaciones pensando en tu seguridad. Elige tu neumático o busca tu taller mecánico más cercano donde equiparlo.

    Michelin Crossclimate, neumático cuatro estaciones Michelin Crossclimate es un neumático de verano que posee una certificación para su uso en invierno. Sus prestaciones responden las cuatro estaciones.

    5. Seguridad todo el año: Muchos conductores prolongan el uso de neumáticos unos meses fuera de la estación para la que están permitidos o incluso usan un neumático de verano todo el año. Esto hace que, en condiciones de tiempo invernal, aumente la frenada y disminuya la seguridad. Esto se acabó con los neumáticos cuatro estaciones al poder usar un mismo tipo de neumático todo el año manteniendo la seguridad.

    6. Espacio en casa: Aunque existe un servicio de custodia de neumáticos, hay conductores que optan por almacenar sus neumáticos en casa o en un almacén. Utilizando neumáticos all-season puedes olvidarte de ocupar tu espacio almacenando un segundo juego de neumáticos.

    Los neumáticos cuatro estaciones pueden usarse todo el año Los neumáticos cuatro estaciones responden de manera efectiva tanto en condiciones de extremo calor como en temperaturas inferiores a los 7º, momento en el que un neumático de verano pierde eficacia.

     

    Diferencia entre neumático de invierno y uno de verano

    Una vez explicado qué es un neumático cuatro estaciones, queremos entrar a fondo con algo que muchos conductores no saben, ¿en qué se diferencian unos neumáticos de invierno de unos de verano?

    Pues bien, explicado de manera resumida y fácil, los neumáticos tradicionalmente se han desarrollado para desarrollar sus prestaciones en condiciones de calor o frío, dando como resultado dos tipos de neumáticos. Los neumáticos de verano tienen unas prestaciones que los hacen más apto para soportar altas temperaturas en cuanto a compuestos pero también en cuanto a diseño, contando por ejemplo con unos surcos que evacuan el agua sin problema o un desgaste reducido.

    Por otro lado, los neumáticos de invierno están pensados para ser útiles cuando la temperatura está por debajo de los siete grados centígrados (7ºC), momento en el que un neumático de verano pierde gran parte de sus prestaciones de seguridad. Es entonces cuando el neumático de Invierno es el que nos ofrece las mejores prestaciones en agarre, frenada y tracción.

    Para diferenciar un neumático de invierno de uno de verano, solo hay que fijarse en el diseño, que en el caso de los de invierno suele tener unas laminillas en los bloques que sirven para mejorar la tracción y el agarre en suelos helados o con nieve.

    En el flanco del neumático tendrá que aparecer un marcaje específico. Se trata de un símbolo que representa tres picos montañosos y un copo de nieve, indicativo de que el neumático que posee dicho marcaje está homologado para su uso invernal y por tanto nos ofrece la mayor seguridad posible en condiciones climatológicas adversas.

    Los neumáticos con esta homologación, son además sustitutivos de las cadenas, lo cual es una ventaja añadida.

    Ahora que se acerca el invierno, toma la mejor decisión y circula con neumáticos que te ofrezcan la mayor seguridad en cada situación.

     

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

  • ¿Quieres mantener tu motor en buenas condiciones por mucho tiempo? Cambia el filtro de aceite

    Con un filtro sucio las partículas de suciedad no son filtradas y el motor sufre hasta dañarse. Retrasar su sustitución puede derivar en graves averías.

     

    Estamos pendientes de los intervalos de tiempo de cambio de aceite, pero ¿y del filtro de aceite? ¿Nos aseguramos de sustituirlo cada vez que hacemos el cambio de aceite del motor? Su función es importantísima, dado que es el encargado de filtrar todas las impurezas que se encuentran en suspensión en el aceite y que pueden ocasionar daños en el motor, tales como partículas metálicas, residuos de combustión, impurezas del combustible.

    La función del filtro de aceite es tan importante que del mismo depende el mayor o menor consumo de aceite y el desgaste del motor ya que al ir taponándose el filtro a medida que va acumulando suciedad, el aceite acumula más partículas e impurezas.

    Conviene recordar además, que el aceite está en movimiento lubricando todas las partes internas del motor y va arrastrando todas las partículas derivadas de la fricción de las piezas hasta que se depositan en el filtro. Al toparse con un filtro de aceite usado o taponado, esta suciedad continúa en suspensión en el aceite.

    Y por si todo esto fuera poco, conviene saber que todos estos inconvenientes se incrementan cuando hacemos recorridos cortos con paradas y arranques frecuentes –al realizar múltiples arranques en frío es cuando el motor sufre mayor desgaste, hay un exceso de combustible en la mezcla y el aceite y el filtro se deterioran antes.

    Conclusión: es muy importante ser estricto respetando el periodo de sustitución establecido por el fabricante, que siempre suele recomendar el cambio del filtro de aceite cada vez que se cambie el aceite del motor. En ciudad, el cambio de aceite + filtro se debe realizar incluso con más regularidad que la indicada, lo que ya indican muchos manuales de vehículo.

    Feu Vert dispone de una amplia gama de filtros de aceite marca BOSCH, de calidad premium. Nuestros profesionales pueden indicarte también cuando sustituir otros filtros de tu automóvil y realizar la sustitución con total garantía.

    Más información sobre aceites:

    ¿Cómo saber cuándo cambiar el aceite del coche?

  • Otoño: toca cambiar las escobillas limpiaparabrisas

    Las altas temperaturas y la ausencia de uso por falta de precipitaciones en verano son sus principales enemigos. Si los especialistas recomiendan cambiar las escobillas limpiaparabrisas una vez al año, otoño es la estación ideal para su sustitución.

     

    Parece mentira que de un recambio tan sencillo dependa tantísimo nuestra seguridad. Las escobillas limpiaparabrisas son, junto con el alumbrado del vehículo, nuestro mejor seguro de vida en condiciones climatológicas adversas. De ellas depende básicamente nuestra visibilidad ahora que por fin han hecho aparición las lluvias. Pero tras un verano tan seco como caluroso, la goma estará reseca y habrá perdido elasticidad. Las escobillas chirrían, vibran y dejan rastro en el parabrisas, por falta de uso y, sobre todo, porque están desgastadas.

    Si al calor y a las radiaciones solares, le sumamos las partículas de suciedad que se acumulan en la superficie del parabrisas –partículas de contaminación, polvo y arena de las carreteras, restos de insectos que impactan sobre el cristal– y finalmente le añadimos la mala costumbre de añadir jabón al agua del lavaparabrisas –es mejor cualquier tipo de limpiacristales o un producto lavaparabrisas específico, los restos de jabón aceleran el desgaste las gomas, picándolas–, ya tenemos los tres enemigos naturales de nuestras escobillas.

    La suma de estos tres factores produce que, al pasar las escobillas por el parabrisas el cristal quede empañado –la goma no puede arrastrar la suciedad, si no que la extiende, dejando además zonas sucias porque la escobilla desgastada no puede hacer la presión adecuada–, y se produzcan ruidos y saltos que en el cristal se dibujan como estrías porque, fruto del desgaste de la goma, el brazo del limpiaparabrisas ejerce demasiada presión o deja holguras.

    Todo esto que a simple vista se traduce en un parabrisas más o menos limpio es, como decíamos al principio, determinante para nuestra seguridad. En otoño, cuando las precipitaciones aparecen de forma repentina, tu visibilidad depende en gran medida de tus escobillas.

    En Feu Vert disponemos de un amplio surtido de escobillas, a diferentes precios según sus prestaciones. También tenemos a tu disposición la nueva tecnología Flat Blade o de brazo plano. Nuestros profesionales están a tu disposición para asesorarte.

  • Invierno: prepara el coche para el frío

    Ahora, antes de que entre definitivamente el frío, es la mejor temporada para hacer una revisión del coche y verificar los elementos esenciales de nuestro vehículo y evitar sorpresas desagradables durante los meses invernales.

     

    Conducir en invierno es más complicado de lo habitual dada la climatología. Al frío hay que sumarle inclemencias como la lluvia, la nieve o el hielo. De poco servirá nuestra pericia como conductores o la mucha tecnología de seguridad de que disponga nuestro vehículo, si al final circulamos sin tener en cuenta lo importante de una buena revisión del coche para evitar tener unas ruedas desgastadas o con presión inadecuada, los amortiguadores en mal estado, el limpiaparabrisas hecho “añicos” o las luces mal graduadas. Toca, por tanto, ser previsores y poner a punto el vehículo:

    Neumáticos: Básicos para tu seguridad, revisa la profundidad de dibujo (mínimo 1,6 mm) –comprueba los indicadores de desgaste– y posibles desgastes irregulares o grietas. Al bajar las temperaturas, tendrás que reajustar las presiones. El neumático siempre es importante, pero mucho más con agua, hielo, niebla, nieve…

    Amortiguadores: El otro “complemento”, junto a los neumáticos, para un perfecto agarre del vehículo al suelo. Su desgaste es progresivo y no se detecta fácilmente. Su mal estado incrementa la distancia de frenado y deteriora piezas del freno.

    Alumbrado: entre las diferentes partes que debemos considerar en la revisión del coche, hay que comprobar que todas las luces, indicadores de dirección o de freno, funcionen correctamente. Son vitales para ver bien y ser vistos. La mayoría de las averías invernales son por problemas de alumbrado.

    Frenos: Es el mejor momento para revisar las pastillas, discos y líquidos de frenos, que conviene cambiar cada 40-60.000 kilómetros o cada dos años.

    Batería: Si no está en óptimas condiciones, puedes tener problemas de arranque e, incluso, quedarte “tirado”. Haz un diagnóstico de su estado.

    Líquidos: Imprescindible revisar el anticongelante para saber si está perfecto para el frío. De no estar bien y no revisarlo, seguro que tendrás más de un problema.

    Aceites y filtros: Sigue el programa de mantenimiento recomendado.

    Climatización: Que la calefacción/climatizador funcione correctamente es confort, pero también vital para desempañar los cristales.

    Limpiaparabrisas: Para ver, las gomas deben estar en buen estado para efectuar bien su trabajo. Utiliza líquido limpiaparabrisas específico: además de limpiar con eficacia, no se congelará, como ocurre cuando mezclamos agua con jabón.

    Acércate a cualquiera de nuestros autocentros Feu Vert. También puedes consultar nuestros planes de revisión de mantenimiento del coche. Nuestros profesionales estarán encantados de asesorarte en todo lo relativo al mantenimiento de tu vehículo.

  • Ante la bajada de temperaturas cuida, más si cabe, la batería del coche

    De todos los factores ambientales, la temperatura es la que más influye en el funcionamiento de la batería del coche. Proteger el coche de la intemperie en noches muy frías, no dejarlo parado durante largos periodos, mantener los bornes limpios y evitar despistes pueden evitarte un disgusto al intentar arrancar el coche.

     

    La batería del coche es un dispositivo electroquímico que transforma energía química en energía eléctrica y viceversa. Por expresarlo de forma más sencilla, es como un pequeño almacén químico para la energía eléctrica que genera el alternador cuando nuestro vehículo está en funcionamiento. Esta energía tiene que estar disponible para arrancar el motor después de que éste haya estado apagado. Por eso, también se le llama “batería de arranque”.

    En el momento en que arrancamos el coche, la batería debe ser capaz de suministrar muchísima corriente en un espacio de tiempo cortísimo, lo que es especialmente crítico a bajas temperaturas. El motivo está en las reacciones electroquímicas que ocurren en el “corazón” de la batería, que son menores en proporción que desciende la temperatura. A menos grados, la capacidad de arranque de la batería también disminuye, un inconveniente cada vez más mayor a medida que la batería va envejeciendo.

    Los síntomas más evidentes de que la batería está fallando o, peor aún, pidiendo a gritos que la sustituyan, son ese pequeño chasquido que se oye en el momento del arranque o que el motor no se ponga inmediatamente en marcha. Para evitar males mayores y que el coche, directamente, no arranque:

    • ¡Abrígalo! Intenta mantener el vehículo a resguardo por las noches durante los meses de frío. En un garaje o cochera, la batería del coche “sufrirá” mucho menos.
    • La superficie de la batería debe estar siempre limpia y seca. Utiliza arandelas anti-sulfatación en los bornes.
    • No dejes el coche parado largos periodos de tiempo. Una vez por semana, haz un recorrido –no demasiado corto– con el vehículo para permitir que la batería se recargue.
    • Aunque los coches de hoy en día son unos “chivatos”, procura apagar/desconectar todos los equipos eléctricos antes de salir del coche.
    • No le des a la batería otros usos. La batería de tu coche está diseñada para funcionar exclusivamente en automóviles.
    • No retrases el mantenimiento del vehículo, que incluye la revisión periódica del circuito de carga. Cualquier fallo de este sistema, puede ser causa de deterioro de la batería.

    Recuerda que la vida útil de tu batería es “finita” y que oscila entre los 3 y los 5 años, dependiendo del uso que le des al coche. De cara al invierno, no esperes que te deje tirado. En Feu Vert podemos comprobar su estado y asesorarte si necesitas un cambio. Disponemos de un amplio catálogo de baterías de las mejores marcas a una excelente relación calidad/precio.

  • 25 Aniversario Feu Vert: lo celebramos contigo

    En Feu Vert celebramos nuestro XXV aniversario, 25 años a lo largo de los cuales nos hemos consolidado como compañía líder en el sector del mantenimiento del automóvil. Y lo celebramos premiando a nuestros clientes que son los que, día a día, y gracias a su fidelidad, han permitido que Feu Vert siga creciendo.

     

    Por ello, hasta el próximo 26 de noviembre, por compras superiores a 25€ en cualquiera de nuestros autocentros Feu Vert, nuestros clientes reciben un rasca con el que podrán ganar uno de los 25.000 premios directos y participar en el sorteo de un coche Fiat Punto.

    La dinámica del rasca y gana “25 Aniversario Feu Vert: 25.000 premios directos y sorteo de un Fiat Punto” es muy sencilla. Por cada tramo de compra de importe superior a 25€ abonada durante el periodo promocional, se entrega un cupón rasca y gana. A continuación solo hay que rascar y, ¡premio!

    Los cupones “esconden”, sin ningún tipo de concurso ni sorteo, 5 cruceros por el Mediterráneo, 10 vuelos a Europa para dos personas, 15 TV LED 49”, 100 noches de hotel para dos personas, 250 entradas de cine para dos personas, 150 paletillas de jamón ibérico, 25 juegos de 4 neumáticos Continental con montaje incluido y 15 autorradios JVC o Alpine. Pero aún hay más.

    Además también tienes ¡La posibilidad de ganar un FIAT PUNTO 5P!

    Para participar en el sorteo del Fiat Punto no olvides registrar tu rasca en la web www.25aniversariofeuvert.com antes del 10 de diciembre.

    Ya han pasado 25 años desde que Feu Vert abrió su primer autocentro en Valladolid en 1990. Desde entonces las aperturas se sucedieron de manera continua hasta alcanzar los 86 centros con los que Feu Vert (www.feuvert.es) cuenta en toda España en la actualidad. Nuestro compromiso de calidad, servicio y precio no ha cambiado porque sabemos de la importancia para nuestros clientes de tu vehículo y estamos concienciados que el buen mantenimiento del vehículo es tu mejor garantía de seguridad.

  • Alineado o paralelo, ¿qué es y cómo afecta al funcionamiento del vehículo?

    Una mala alineación de las ruedas deteriora los neumáticos, aumentando su desgaste. Además, puede afectar al sistema de dirección de nuestro coche, sin contar los incrementos en el consumo del carburante. Por eso es recomendable realizar una alienación o paralelo cada vez que se montan neumáticos nuevos.

     

    Aunque es una operación de mantenimiento que se recomienda hacer cada vez que cambiamos de neumáticos, la alineación de ruedas, también denominada “paralelo”, no tiene nada que ver con los neumáticos en sí. En realidad, es un proceso mediante el cual se ajustan los elementos de la dirección y la suspensión para que las ruedas apoyen correctamente y rueden paralelas entre sí y con el eje de la carretera, siempre según los valores establecidos por el fabricante de nuestro vehículo.

    En la alineación o paralelo se verifica la geometría de la dirección y de la suspensión, es decir, los diferentes ángulos que deben cumplir las ruedas para que la dirección sea segura y de fácil manejo –ángulo de salida, ángulo de caída, ángulo de avance, cotas conjugadas, convergencia de las ruedas­– y apoyen correctamente. Y es que, aunque a la vista sea prácticamente imperceptible, nuestros neumáticos no están totalmente rectos y tienen inclinaciones hacia fuera o hacia adentro (ángulo de caída) o desviaciones hacia el interior o el exterior (convergencia y divergencia), que determinan la posición de la rueda y una trayectoria precisa para que la conducción sea suave y segura.

    Un simple bordillazo aparcando, circular por carreteras sin mantenimiento y llenas de baches o conducir frecuentemente por vías con resaltos o badenes afectan a la alineación de ruedas. El volante no queda centrado cuando el coche avanza en línea recta, desviándose el coche a derecha o izquierda, la dirección se nota dura o rígida, las ruedas no retornan rápidamente a su posición tras tomar una curva, el comportamiento de nuestro vehículo se vuelve mucho más inseguro, consume más carburante y los neumáticos se deterioran más rápidamente y de forma peligrosa, mostrando desgastes anormales en las bandas laterales.

    Solo una correcta alineación de las cuatro ruedas te asegura un comportamiento óptimo y las mejores prestaciones en seguridad y confort. De ahí que el alineado o paralelo, aunque no obligatorio, sea una operación que todos los fabricantes recomiendan cuando se sustituyen los neumáticos. La operación deben realizarla especialistas con equipos adecuados. Todos los talleres Feu Vert disponen de bancos de reglaje modernamente equipados con tecnología que ofrecen una alineación de ruedas en 3D. Consulta con nuestros expertos. Ellos te asesorarán sobre qué tipo de alineación necesita tu vehículo, siempre con la máxima profesionalidad y empleando material de última tecnología.

  • Badén, el enemigo natural de nuestros amortiguadores

    Los resaltos –verdadero nombre de los badenes– y los vehículos nunca han hecho buena pareja. Mientras los especialistas en seguridad vial señalan que cruzándolos a la velocidad establecida no dañan la suspensión del coche, a la larga van desgastando los amortiguadores. Baches, badenes, todos los obstáculos que supongan oscilación del coche perjudican.

     

    El amortiguador es el elemento fundamental del sistema de suspensión de nuestro coche. Su principal misión es mantener los neumáticos en contacto con la calzada y controlar los movimientos oscilatorios de la carrocería producidos por los elementos elásticos de la suspensión –brazos, muelles o ballestas, barras, etc.–, encargados de la absorción de impactos. Son principalmente un elemento de seguridad, y no solo de confort como muchos automovilistas piensan. Los resaltos o badenes, por su parte, son elementos que se colocan en la vías con la función de reducir la velocidad y evitar atropellos. Su utilidad es incuestionable, el problema es que no todos los resaltos son iguales y algunos ayuntamientos tienden a abusar de ellos.

    El correcto funcionamiento de un amortiguador depende de muchos factores –la carga del vehículo, el kilometraje…– pero, sobre todo, del estado de la carretera. Las oscilaciones y obstáculos en esta última nos obligan a sufrir bamboleos constantes e incluso rebotes, si cruzamos un badén demasiado rápido, que poco a poco van provocando desperfectos en la suspensión del vehículo. Y eso, a la larga se traduce en que la dirección se desestabiliza, el volante vibra y el coche se comporta de forma imprecisa; los neumáticos se desgastan de manera irregular y la distancia de frenado aumenta; la adherencia se resiente y el menor agarre aumenta el riesgo de aquaplaning o deslizamiento lateral en curvas; y elementos de seguridad como el ABS o el ESP, no funcionan correctamente.

    En la actualidad ya existen resaltos inteligentes, “amigos” de los conductores que respetan los límites de velocidad, que se activan únicamente cuando detectan a un vehículo circulando a velocidad excesiva. Pero como su coste es aún muy elevado tendremos que seguir conviviendo con los reductores de velocidad clásicos. Para evitar males mayores que el propio desgaste de la amortiguación, anticípate a la llegada del badén ajustando la velocidad a la indicada, evitando los frenazos bruscos de último momento. Y sobre todo, no esquives el badén con una rueda porque con el aumento de la deformidad, no solo se perjudican los amortiguadores, también los neumáticos. Finalmente revisa la amortiguación cada vez que acudas al taller a hacer una revisión de mantenimiento y recuerda que la mayoría de los fabricantes aconsejan la sustitución de amortiguadores entre los 80.000 y 100.000 kilómetros.

    En Feu Vert encontrarás profesionales cualificados que podrán ayudarte y asesorarte en todo lo relativos a la suspensión de tu coche y, si es necesario, realizar la sustitución de piezas necesarias con recambios de calidad equivalente a la piezas de fábrica.

  • ¿Cómo recuperar u obtener un duplicado de la documentación del remolque?

    Has pensado en enganchar el remolque a tu coche para no llevar este último cargado hasta arriba y no encuentras la documentación. En cualquier estación ITV pueden hacerte un duplicado, pero para ello tendrás que presentar una ficha técnica reducida del remolque.

     

    La ficha técnica o tarjeta de inspección técnica es el documento que contiene todas las características del remolque, algo así como su certificado de homologación, y es obligatorio llevarla siempre que circules con un remolque enganchado con una MMA igual o inferior a 750 kilos. No presentarla en un control de tráfico nos va a ocasionar una sanción mínima de 10 euros, que puede alcanzar hasta los 500 € si carecemos de dicha documentación. Por eso es tan importante obtener un duplicado en caso de pérdida o extravío.

    La expedición de esta documentación le corresponde a la Inspección Técnica de Vehículos, único organismo autorizado para emitir duplicado de la ficha técnica. Pero como los remolques no están matriculados y las estaciones de ITV no disponen de información suficiente para emitir este documento, la ley –Real Decreto 750/2010 de 4 de junio– obliga a justificar documentalmente que el remolque cumple todos los requisitos o procedimientos de homologación con la presentación de una ficha técnica reducida, también llamada certificado de características.

    Esta ficha técnica reducida solo pueden emitirlas técnicos competentes, que certifican la fabricación del remolque, identificándolo en la homologación que corresponda, siempre con el visto bueno de colegio oficial de ingenieros que corresponda. De ahí que, para obtenerla haya que dirigirse al fabricante del remolque o al distribuidor que nos los vendió.

    Si compraste el remolque  en Feu Vert, respira tranquilo. En tu autocentro más cercano te facilitarán la ficha técnica reducida que necesitas en la ITV para la gestión del duplicado de la documentación de tu remolque. Nuestro personal te informará, además, de todos los pasos a seguir para realizar esta gestión de forma rápida y sin complicaciones.

  • Luces xenon o luces halógenas: conoce, compara y elige

    Conocer las características de unas y otras, sus pros y sus contras, te orientará a la hora de elegir el tipo de luz que quieres para tu coche.

     

    Siendo la noche el periodo del día con más baja intensidad de tráfico es, sin embargo, el más peligroso. El ojo tiene sus debilidades, no se hizo para ver de noche, de ahí que la iluminación sea uno de los elementos de seguridad más importante de nuestro vehículo. Las lámparas que se utilizan en la actualidad son, en su mayoría, halógenas, pero día a día van ganando en popularidad las lámparas xenon o de descarga.

    Lámparas halógenas

    Reciben su nombre porque están rellenas de halógeno, lo que las dota de un alto rendimiento luminoso. Básicamente consisten en una bombilla forrada de material reflectante que aumenta la intensidad y el alcance de la luz. La tecnología de estas lámparas no deja de desarrollarse, teniendo a nuestro alcance lámparas de graduación diferenciada según la zona de la calzada de que se trate, es decir, con un calibrado de color y un haz de luz distinto para el centro y los márgenes de la carretera. Sus resultados son bastante buenos –de ahí que sigan incorporándolas de serie muchos vehículos– y además son las más baratas. Pero si tenemos en cuenta su vida útil, la intensidad y el alcance de la iluminación, así como las funciones adaptativas, se quedan muy “cortas” comparadas con el xenon.

    Lámparas xenon o de descarga

    Las luces de xenon han supuesto toda una revolución en la industria del automovilismo. Se basan en un adaptación de la tecnología del alumbrado público, con una iluminación más homogénea y mejorada de los flancos, lo que proporciona más seguridad en la conducción nocturna y, más si cabe, cuando las condiciones meteorológicas son adversas. Si las lámparas halógenas vienen a ser como una bombilla, las xenon o de descarga podríamos compararlas con un fluorescente, al tratarse de un tubo de descarga de gas relleno de Xenon –por ello, a diferencia de las halógenas, las de xenon tienen que ser sustituidas por un especialista–. Sus ventajas son numerosas: alumbran el doble que un sistema halógeno y el haz de luz es mucho más ancho, lo que permite mejor visión de los márgenes de la calzada y anticipar nuestra reacción ante imprevistos. Son más caras, pero su vida útil también es mayor, hasta cinco veces más que una lámpara halógena.

    Sabidos los pros y los contras de cada sistema de iluminación, cada día son más los conductores que deciden instalar luces de xenon en sus vehículos. La operación no es tan sencilla como cambiar una lámpara por otra. Hay que sustituir el faro completo por un foco específico, anular el regulador de altura del interior del habitáculo y sustituirlo por uno automático, instalar lavafaros y pasar por la ITV para homologar el cambio, quedando éste reflejado en la ficha técnica del coche. No todos los automóviles pueden adaptarse a esta sustitución. Por eso, y como siempre, nuestro consejo es que te dejes aconsejar por especialistas. Por seguridad, nunca confíes la manipulación del sistema de iluminación a personal no cualificado. Acércate a Feu Vert (https://www.feuvert.es/talleres-feuvert) y te ofreceremos la mejor solución que garantice tu seguridad y tu confort como conductor.

Artículos 1 a 10 de 170 en total