Back to Top

Feu Vert Noticias

Todo lo que necesitas saber para mantener tu coche y que esté siempre como nuevo, lo tienes en Feu Vert

  • La historia del neumático, ¿cómo ha evolucionado?

    Los inicios de la historia del neumático tienen varias versiones. La más extendida es que el creador fue John Boyd Dunlop cuando en 1888, diseñó un tubo de caucho, tela y goma, con aire en el interior, para los primeros velocípedos. Sin embargo, otros indican que los creadores fueron André y Édouard Michelin cuando, en 1891, diseñaron el neumático desmontable como hoy lo conocemos. Este modelo permitía retirar la goma cuando fuera necesario y fue rápidamente aplicado a los coches de caballos.

     

    La evolución del neumático trae nuevas tecnologías

    El primer modelo de la historia del neumático fabricado para automóviles fue el creado por Michelin. Bautizado como el neumático de talones, contaba con unas pestañas que se incrustaban en la llanta gracias al efecto de la presión.

    Su composición contaba con una armadura simple para evitar la dilatación con presiones altas. Era un modelo robusto gracias su estructura de telas textiles engomadas superpuestas con forma de neumático.

    La historia del neumático ha tenido numerosos avances

     

    El salto al neumático convencional

    Entre 1920 y 1950, el neumático pasará a contar con una estructura convencional de construcción cruzada o diagonal. De esta forma, se añadirán los anillos de acero, que acoplan el neumático con la llanta. Su estructura pasa de las capas superpuestas circunferencialmente a una superposición en un ángulo de 45º, con cables incluidos.

    Se gana así en rigidez, aunque la estabilidad lateral es baja y su desgaste es rápido por el calentamiento excesivo del neumático, fruto de los rozamientos entre capas.

    Y llega el progreso a la historia del neumático, el neumático radial

    En 1946, se crea el primer neumático que salva los defectos de su predecesor, disociando las funciones del flanco y la banda de rodadura. El neumático radial se compone de una armadura o carcasa que recubre toda la superficie. Está rematado con un refuerzo en la zona de la huella con dos telas de cables cruzados.

    El resultado de esta estructura es un neumático con un flanco muy flexible y una cima de alta resistencia. Además, la forma del neumático se modifica ligeramente para que el contacto con el suelo sea plano, lo que evita el desgaste prematuro. Permite circular a más velocidad y se calienta muy poco.

    La historia del neumático ha tenido numerosos avances

     

    El neumático Bias, un híbrido fallido

    A finales de los años 70, en Estados Unidos diseñan un neumático que aúna elementos del convencional y del radial. Este modelo se crea para evitar la renovación completa de los equipos de producción.

    Este neumático, llamado Bias, mezcla la cima del neumático radial con la construcción cruzada del convencional. La industria norteamericana no triunfa con este modelo. Por este motivo acaba entregándose a las bondades del radial, cayendo el Bias en el olvido.

     

    El fin de la cámara de aire del neumático

    La evolución natural de la historia del neumático tiende hacia la sencillez hace que se desarrolle en un neumático sin cámara de aire. Gracias a este avance, en caso de pinchazo o perforación, el neumático no se desinfla rápidamente. Esto es posible gracias a una capa estanca que hace que el desinflado sea progresivo.

    Este modelo fue primeramente patentado por Michelin en 1930 con el nombre de ACI. Sin embargo, se retrasa su comercialización hasta 1953 por la Segunda Guerra Mundial.

    La historia del neumático ha tenido numerosos avances

    Un neumático para el frío

    Con temperaturas inferiores a los 7 grados, un neumático de verano pierde sus prestaciones, como ya os contamos. Esto hizo que, en lugares fríos, el neumático convencional llevará clavos.

    Aunque el verdadero hito de la historia del neumático de invierno se produce en 1972. Es en este año cuando el fabricante de neumáticos Continental crea el primer neumático de invierno sin clavos: el ContiContact.

    Pequeñas modificaciones, grandes cambios

    Pirelli desarrolla en los años 80 neumáticos con un perfil más reducido al habitual, lo que permite disfrutar de neumáticos de perfil bajo, con una estética mucho más deportiva.

    Goodyear crea en 1992 lo que será el primer neumático que permite seguir circulando tras un pinchazo a una velocidad reducida.

    El neumático “verde” aparece en 1993 con Michelin, un modelo que incorpora un caucho de refuerzo en la banda de rodadura. Esta novedad proporciona una mayor duración al estar más preparado para el desgaste.

     

    Los fabricantes se fijan en las presiones de los neumáticos

    La presión de los neumáticos es un elemento clave para optimizar el consumo y aumentar la seguridad. Por ese motivo, se desarrollan las siguientes tecnologías:

    • Dunlop crea en 1999 la tecnología Warnair, el primer sistema que alerta en tiempo real de una pérdida de presión con avisos visuales o acústicos.
    • Esta innovación será más tarde pulida por Continental.  El fabricante crea un modelo que incorpora un sistema, In-Tire, que mide la presión y manda una señal al cuadro de mandos.

     

    Es importante continuar la marcha con seguridad

    Cerramos nuestra revisión de las tecnologías con tres innovaciones de los últimos años que han mejorado nuestra seguridad en carretera:

    • Runflat: Esta innovación creada por Continental permite continuar la marcha por un largo periodo de tiempo.
    • Tecnología autosellante: En los últimos años, varios fabricantes han desarrollado modelos que, partiendo de una evolución del runflat, permiten continuar la marcha durante muchos kilómetros. Este el caso de la tecnología K-Seal, de Kumho, ContiSeal, de Continental, o DriveGuard, de Bridgestone.

    • Neumáticos todo-tiempo: otra de las grandes invenciones de mediados de los 2000 han sido los neumáticos cuatro estaciones o all-season. Este modelo cuenta con una composición especial que permite una respuesta efectiva todo el año.

    Como vemos, la historia del neumático ha contado con muchos avances tecnológicos. De cara al futuro, las creaciones seguirán prestando atención especial a las presiones, al aumento del kilometraje y la seguridad. También estaremos pendientes de cómo evolucionan propuestas rompedoras. Un ejemplo de este tipo es el neumático con motor de Michelin o el neumático inteligente de Goodyear.

    Guardar

  • ¿Los neumáticos caducan? ¿cuánto duran?

    Muchos conductores se plantean una duda que, a veces, no tiene una respuesta clara, ¿los neumáticos tienen fecha de caducidad? ¿Los neumáticos caducan?¿cuánto tiempo pasa antes de que pierdan sus prestaciones? En internet podemos encontrar informaciones poco precisas respecto a la posible caducidad o no de los neumáticos.

    Para aclararlo, hemos elaborado un artículo detallado para entender si realmente los neumáticos caducan o no.

     

    ¿Cómo sabemos cuánto dura un neumático?¿de verdad los neumáticos caducan?

    Los neumáticos tienen una vida útil que empieza en el momento en el que se fabrican. Esta vida acaba en una fecha variable, según diferentes factores:

    - Fecha de fabricación:

    Este dato viene en el flanco del neumático, como os informamos en nuestro artículo sobre los marcajes del flanco. Todos los neumáticos recogen esta información en el llamado código DOT, requerido por el Departamento de Transporte de Estados Unidos.

    El DOT se compone de varios números que son como el DNI del neumático, ya que especifican la fábrica en la que se ha producido, el lote o la fecha de fabricación. Esta última viene recogida en cuatro dígitos separados del resto que significan lo siguiente: los dos primeros, la semana del año en la que se fabricó, los segundos, el año. Así, un neumático en el que se lee, por ejemplo, 1114 habrá sido fabricado en la semana 11 (mediados de marzo) del año 2014.

    ¿Caducan los neumáticos?

    - Almacenaje:

    Es fundamental saber cómo ha sido tratado un neumático hasta su montaje. En todo ese proceso puede haberse conservado perfectamente o haber sufrido un tratamiento incorrecto, mermando su vida útil. Este sería el caso de neumáticos que han estado sometidos a una humedad no recomendada, un apilamiento incorrecto o una temperatura extrema (ya sea frío o calor). También pueden sufrir un trato inadecuado, que puede haber provocado roces o daños internos en la carcasa.

    Por ejemplo, un taller que tiene sus neumáticos sin unas condiciones de limpieza o, incluso, neumáticos expuestos a la luz directa del sol, sufrirán un envejecimiento más acelerado del habitual.

    Los neumáticos caducan

    - Calidad del neumático:

    Aunque no lo tengamos en cuenta, difiere mucho si un neumático ha pasado por los procesos de fabricación requeridos. También debe contar con unos componentes equilibrados y de máxima calidad, que alargan su vida. De esta forma, un neumático de baja calidad, o procedencia dudosa, responderá peor que uno de un fabricante reconocido o respaldado por una gran empresa. El resultado será una pérdida de las prestaciones mucho más acelerada.

    Todos estos elementos son cruciales para que el proceso de envejecimiento de un neumático sea normal o se haya acelerado. Los neumáticos pasan por unos procesos físicos y químicos a consecuencia del contacto con el oxígeno o el ozono. Esto provoca que, usados o no, se deterioren.

    Los neumáticos caducan

    ¿Cuántos años dura un neumático (tratado correctamente) a pleno rendimiento?

    Un neumático que ha cumplido los más estrictos procesos de almacenamiento y tratamiento, impuestos por la Asociación Europea de Fabricantes de Neumáticos y Caucho (ETRMA), como mantener los neumáticos bajo una luz artificial débil o que cuenten con ventilación, tendrá un rendimiento óptimo de 5 a 10 años desde la fecha de su fabricación, aproximadamente. Concluimos entonces que los neumáticos caducan.

    ¿CUántos años dura un neumático?

    En nuestros talleres Feu Vert, tenemos en cuenta todos estos elementos para ofrecer neumáticos con la máxima duración y calidad.

    Guardar

    Guardar

  • La equivalencia de neumáticos, clave para pasar la ITV

    La equivalencia de neumáticos es uno de los motivos que pueden hacer que no pasemos la ITV. Cada neumático cuenta con unas homologaciones y requisitos impuestos por el fabricante del vehículo. En caso de incumplirlos, estaremos poniendo en peligro nuestra seguridad y la del resto de conductores.

    ¿En qué tienes que fijarte para cumplir la equivalencia de neumáticos?

    Todo vehículo equipa un neumático específico que no está elegido al azar. Para su elección, se han tenido en cuenta una dimensión, así como unas prestaciones que garantizan que ofrecerá el mayor rendimiento y seguridad.

    El problema surge cuando un conductor sustituye los neumáticos de origen por otros que no cumplen la homologación, obligatoria según la normativa, marcada en la tarjeta técnica del vehículo. Así, se darán casos, de neumáticos de diferente gama dimensional, índice de carga o, incluso, neumáticos de diferentes fabricantes en un mismo eje. Situación que debe solventarse inmediatamente por grave riesgo para la seguridad vial.

    La dimensión de los neumáticos

    La equivalencia de neumáticos tiene como elemento más reconocido por los conductores la dimensión. A la hora de hacer un cambio de neumáticos, deben respetarse las dimensiones que establezca la tarjeta técnica del vehículo.

    Pueden existir pequeñas variaciones respecto a la dimensión de origen que estarán homologadas. En el manual del fabricante del vehículo estará detallada esta información. Sin embargo, si equipas una dimensión no homologada, nos arriesgamos a que el neumático no encaje correctamente en la llanta. También puede sufrir desperfectos al someterse a las diferentes fuerzas fruto de la conducción.

    El índice de carga de los neumáticos

    Los neumáticos están diseñados con unas prestaciones específicas que permiten circular a una velocidad máxima y circular con una carga específica. En caso de no respetar los valores recomendados, se puede sufrir un reventón del neumático, un desgaste prematuro o irregular.

    El índice de carga viene expresado en los dos últimos números dimensionales, que los encontraremos en el flanco del neumático. De esta manera, no podemos llevar un neumático con un índice de 90 (soporta hasta 600 kilogramos) en una furgoneta que tiene un peso más elevado.

    Equivalencia de Neumáticos

    El índice de velocidad

    Lo mismo ocurre con el índice de velocidad, representado con la última letra dimensional. Si en un vehículo equipamos un neumático con un índice “P” (hasta 150 km/h) y circulamos a más de la velocidad que soporta, las prestaciones estarán comprometidas.

    Para pasar la ITV, los índices de carga y de velocidad deben ser iguales o superiores a los indicados en la ficha técnica del vehículo.

    Equivalencia de Neumáticos

     

    Sentido de giro de los neumáticos

    Quizá nunca lo has escuchado, pero los neumáticos están pensados para circular en una dirección. Esto ha sido plasmado en el diseño por parte del fabricante del neumático.

    Al llevar los neumáticos montados a la inversa pondremos en peligro su rendimiento. Incluso puede ser motivo de falta en la ITV. Algunos neumáticos llevan una flecha con el sentido del giro del neumático.

     

    Equivalencia de Neumaticos-itv

    La tolerancia dimensional

    Este valor los encontraremos en la ficha técnica del vehículo y debe ser el siguiente:

    • Tolerancia dimensional: el diámetro exterior debe oscilar en un +/- 3 % respecto a la homologación.

    Otros elementos a cumplir para pasar la ITV

    Además de cumplir toda la equivalencia de neumáticos, debemos tener un espacio mínimo entre el neumático y la aleta del vehículo. Cuando la distancia es mínima, con los cambios de suspensión pueden producirse roces entre ambas partes.

    También es vital que los neumáticos sean del mismo fabricante y el mismo modelo en cada eje. Si incumplimos esto equipando cada uno con un diseño de la banda de rodadura diferente, el neumático puede hacer movimientos extraños al tener dibujos diferentes y tener una respuesta deficiente ante una maniobra peligrosa. Puede ser motivo de incumplir la normativa y no pasar la ITV.

    No hay que olvidar tampoco el mínimo legal de profundidad del neumático: 1,6 milímetros. En caso de ser menor, será motivo de multa y de penalización en la ITV.

    Si tienes duda con cualquiera de las equivalencias de neumáticos, no dudes en acercarte a cualquiera de nuestros talleres donde te atenderán profesionales del neumático.

    Equivalencia de Neumáticos

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

  • ¿Tiene sentido comprar neumáticos de invierno?

    Los neumáticos de invierno están fabricados con más de 200 componentes y un proceso de producción que otorga al neumático unas propiedades específicas que le permiten afrontar unas condiciones climáticas y unas temperaturas concretas sin que se vean comprometidas sus prestaciones.

    Los neumáticos que usamos habitualmente en España, y los que más conocemos, son los neumáticos de verano. Sin embargo, ¿qué pasa si usamos un neumático de este tipo con temperaturas muy bajas o tenemos que rodar por una carretera nevada? ¿será capaz de responder como esperamos? Procedemos a explicar con detalle los beneficios de comprar neumáticos de invierno.

     Motivos para montar neumáticos de invierno

    Mayor rendimiento y seguridad: un neumático de verano no garantiza un rendimiento óptimo ni seguridad cuando las temperaturas bajan de los 7 grados centígrados. ¿El motivo? Los neumáticos de verano están preparados para soportar las altas temperaturas veraniegas, que pueden rebasar los 40 grados en España, pero con el frío, el rendimiento decae, ya que el neumático no posee propiedades para soportar estas condiciones, lo que provoca que se endurezca, pierda adherencia y flexibilidad.

    Esto puede ocasionar que perdamos el control del coche en situaciones cotidianas en la conducción por falta de agarre como en la frenada, donde, además, aumenta la distancia de frenado, al tomar una curva, acelerar en pendiente o al hacer algún cambio brusco en la dirección del vehículo. Como consecuencia, podremos tener una alta probabilidad de sufrir un accidente al encontrarnos con hielo, escarcha, nieve o carreteras mojadas.

    neumaticos-de-invierno3

    Como hemos avanzado, un neumático de invierno conserva las prestaciones en frío, gracias, en parte, a su estructura interna y sus compuestos, pero también por el diseño de su banda de rodadura. En los bloques de este tipo de neumático encontramos unas pequeñas laminillas en forma de zig-zag y otras verticales, que son las culpables de que la adherencia con la superficie sea máxima y que, al frenar, no perdamos la estabilidad del vehículo.

    Neumáticos de invierno o neumáticos de verano

    ¿Los neumáticos de invierno frenan antes que los de verano?

    La distancia de frenado varía de manera notable dependiendo de si el neumático es de invierno o de verano. Cuando frenamos a 80 km/h en suelo mojado, obtenemos los siguientes resultados:

    - Neumático de verano: frena en 40 metros

    - Neumático de invierno: frena en 34 metros

    Estos datos son preocupantes, pero esta distancia se dispara si nos enfrentamos a un suelo con nieve. En este caso, si frenamos a 50 km/h los resultados son:

    - Neumático de verano: frena en 63 metros

    - Neumático de invierno: frena en 32 metros

     En este vídeo podemos ver la diferente respuesta entre un neumático de invierno y uno de verano.

    Otros beneficios de equipar neumáticos de invierno a tu coche

    Ahorro: El hecho de cambiar de neumáticos de verano a invierno hace que tengamos que realizar una inversión inicial en un nuevo juego de neumáticos, que luego se transforma en ahorro.

    La explicación es muy sencilla. Cuando tenemos un neumático de verano, sus prestaciones de desgaste están optimizadas para temperaturas superiores a los 7 grados. Así, al enfrentarnos a temperaturas inferiores, el desgaste será mayor que el que sufre un neumático de invierno. Un modelo de invierno, por lo tanto, es sinónimo de mayor kilometraje y menos gasto.

    Adiós cadenas: Las cadenas son el gran enemigo de muchos conductores por su farragoso montaje. Si llevamos un neumático de invierno, dejaremos en el olvido este elemento de seguridad. Tiene un agarre tan elevado que, según está estipulado por ley, es un producto homologado para usar sin cadenas por las carreteras más extremas. Recuerda, además, que si no llevas neumáticos de invierno, deberás comprar unas cadenas, lo que también supone un gasto.

    ¿Con neumáticos de invierno necesito cadenas?

    Y con lluvia, ¿responden correctamente?

    Resistencia al aquaplanning: ¿Qué pasa si en un día lluvioso de invierno usamos un neumático de verano? Para responder esta pregunta, empezaremos aclarando que los neumáticos de verano tienen unos surcos circunferenciales y transversales amplios para evacuar el agua con facilidad. El problema surge cuando, por las bajas temperaturas, el agua se convierte en hielo. Es entonces cuando la adherencia se ve comprometida, algo que no ocurre con el neumático de invierno gracias a las laminillas de las hemos hablado. Estas almacenan el hielo y la nieve sin perder adherencia. Se obtendrá además una mayor motricidad en condiciones difíciles.

    IMPORTANTE: Al contrario de lo que muchos conductores piensan, un neumático de invierno no solo se usa con nieve. El barómetro que debemos seguir es la temperatura. La carretera puede tener hielo, humedad o escarcha sin que haya nevado.

    Neumáticos de invierno o neumáticos de verano

    Con todos estos motivos, demostramos que comprar neumáticos de invierno es una decisión acertada.

    Si vives en una zona con bajas temperaturas o piensas hacer viajes por zonas montañas deberías montarlos. No comprometas tu seguridad ni la de quienes circulan contigo en la carretera.

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

  • ¿Neumáticos para furgoneta o neumáticos para turismo?

    A veces llegan a nuestros talleres conductores de furgonetas que tienen una gran duda, ¿puedo montar un neumático de turismo o 4x4 en una furgoneta o tiene que llevar un neumáticos para furgoneta? Hoy vamos a desglosar los diferentes elementos y características que responderán a esta pregunta.

     

    ¿Puedo montar neumáticos de coche en vez de neumáticos para furgoneta?

    Las furgonetas están pensadas para el transporte de mercancías. Deben ser capaces de transportar grandes cargas sin un esfuerzo excesivo. Por su parte, un turismo, un 4x4 o un SUV están desarrollados para llevar unos pesos más ligeros. Esto hace que sus prestaciones estén enfocadas más a una conducción agradable y al confort de marcha.

    Con esto, queremos plantear una pregunta, ¿qué pasará si equipamos nuestra furgoneta con unos neumáticos de turismo, 4x4 o SUV en vez de neumáticos para furgoneta? La respuesta acertada, y que podemos deducir, es que el rendimiento del neumático será mucho menor porque, al igual que los coches, los neumáticos también están desarrollados para unos objetivos específicos.

    ¿Cómo sabes el neumático que necesita tu furgoneta?

    Según el tipo de aplicación, su construcción, los materiales empleados e, incluso, el diseño, el neumático tiene unas propiedades concretas. Desglosamos, a continuación, los motivos por los que una furgoneta no debe de llevar neumáticos de turismo:

    - Carga: Los neumáticos tienen una construcción específica para soportar un máximo de carga. Este dato viene reflejado en el índice de carga que nos informa sobre el límite máximo de kilogramos que podemos transportar en el vehículo sin comprometer las prestaciones del neumático.

    Los neumáticos de turismo suelen tener índices de carga de unos 84 a 100 kilogramos (hasta los 120 kg en algunos casos para SUV y 4x4), mientras que los neumáticos para furgoneta tienen unos índices que comprenden desde los 100 hasta los 115 kilos.

    Neumaticos para furgoneta o neumáticos para coche

    - Velocidad: Aunque se pueden hacer transportes de larga distancia con furgonetas, lo habitual es hacerlos con un camión. Las furgonetas se usan más para desplazamientos urbanos en los que las velocidades son bajas.

    Esto se refleja en el código de velocidad del neumático, pudiendo encontrar modelos que cuentan con un código “R” o “T” en furgonetas grandes, equivalentes a una velocidad máxima de 170 y 190 km/h, respectivamente. En furgonetas de pequeño tamaño esto no es tan evidente y los códigos suelen equipararse a los de turismo.

    Neumaticos para furgoneta o neumáticos para coche

    Las neumáticos para furgoneta, ¿son más resistes que los de turismo?

    - Resistencia: Esta es una de las prestaciones que más valoran los conductores de furgonetas, ya que no es infrecuente golpear la rueda contra algún bordillo haciendo que el neumático sufra en exceso.

    Los neumáticos de furgoneta tienen un compuesto especial en los flancos. Gracias a ello, son más resistentes y evitar posibles desgarros, pinchazos, roturas o, incluso, reventones. La banda de rodadura también cuenta con compuesto y diseño especiales para aportar robustez a los bloques. No hay que olvidar que son neumáticos que soportan mucha carga y, por lo tanto, unas fuerzas mucho mayores.

    Neumaticos para furgoneta o neumáticos para coche

    Por este motivo, en muchos neumáticos para furgoneta encontramos en el flanco el marcaje REINFORCED (REFORZADO). Este marcaje certifica que tiene una protección adicional. Si sometemos a un neumático de turismo a estas exigencias, es probable que, a corto plazo, el neumático sufra una rotura o desgarro.

    - Desgaste y kilometraje: Dado que el compuesto de estos neumáticos es específico para aplicaciones de transporte de mercancías. Su construcción también está pensada para tener una alta duración y un bajo desgaste. Esto significa que podemos desarrollar nuestra actividad de transporte sin que el neumático se desgaste antes de lo previsto. Esto permite hacer más kilómetros con un mismo neumático, lo que se traduce en un ahorro importante.

    Neumaticos para furgoneta o neumáticos para coche

    ¿Puedo pasar la ITV con neumáticos de turismo en mi furgoneta?

    - ITV: En la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), se revisa el óptimo funcionamiento de todos los componentes, incluyendo los neumáticos.

    ¿Qué ocurre si acudimos a la ITV con una furgoneta montada con neumáticos de turismo en vez de neumáticos para furgoneta? En ocasiones puede no suponer un motivo de penalización a la vista de los técnicos.

    Sin embargo, hay casos en los que ha supuesto denegar la revisión al no llevar un neumático con un índice de carga adecuado. Esto obliga al conductor a cambiar los neumáticos y volver otro día.

    Pasar la ITV con neumáticos que no son de furgoneta

    Los fabricantes de neumáticos quieren satisfacer las demandas de cada vehículo. Cada neumático está pensado para un tipo de vehículo.

    Si necesitas hacer un cambio de neumáticos a tu furgoneta, no dudes en contar con Feu Vert. Somos profesionales expertos y disponemos del producto que necesitas.

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

  • ¿Cómo se fabrica un neumático?

    Un neumático tienen un proceso de fabricación exhaustivo en el que intervienen varios procesos que hacen posible la creación de un producto conformado por diferentes capas y cerca de 200 componentes.

     

    ¿Qué componentes principales lleva un neumático?

    Para comprender el proceso, primero debemos saber los “ingredientes” de una receta que da como resultado un neumático equilibrado, resistente y duradero.

    1. Caucho natural: Este producto base se obtiene del árbol hevea brasiliensis.  Concretamente del líquido que recorre su interior: látex. Este se extrae haciendo una incisión en su tronco.

    Fabricación del neumatico

    1. Caucho sintético: Es otro tipo de caucho, creado de manera artificial, que complementa las propiedades del natural. Aporta una histéresis fuerte, lo que significa que cuando un neumático supera un obstáculo, vuelve más rápido a su forma original. En cambio, el caucho natural, material que determina en buena medida las propiedades de un neumático, presenta una histéresis visco-elástica. ¿Qué ocurre si deformamos con la mano una pelota de caucho? Que al soltarla esta recupera su forma original, lentamente.
    1. Negro de carbono y sílice: Estos elementos refuerzan las prestaciones del neumático frente al desgaste.
    1. Cables: Tanto metálicos como textiles, estos componentes son los encargados de mantener la rigidez.
    1. Productos químicos: Prestaciones como el agarre o el desgaste se consiguen gracias a los numerosos elementos químicos que se utilizan en la mezcla que luego conformarán el neumático.

    Fabricación del neumáticoPasos para fabricar un neumático

    El proceso de fabricación tiene tres grandes fases: confección, conformación y cocción. Antes de iniciar la mezcla, se han estudiado minuciosamente las cantidades, los pesos y las mediciones térmicas. Se determinan así las prestaciones y el tipo de neumático que se fabricará.

    • Confección: Esta fase, también denominada ensamblado, comienza con la combinación de los diferentes componentes, que son triturados y mezclados para obtener una pasta de color negro.

    ¿Cómo se fabrica un neumático?

    Esta mezcla se somete a un planchado para obtener unas capas finas que constituirán el interior del neumático. Se ensamblan y en los lados se colocan unos aros, así como lo que serán los flancos.

    • Conformación: Es el momento en el que pasamos de tener unas planchas a obtener la forma circular del producto final. Los aros que se habían colocado se acercan entre sí. Es entonces cuando se hace un inflado de la zona central. Esto insufla aire a las capas para obtener la forma final que, al mismo tiempo, se ensambla.

    Esta etapa se completa con el remate de las capas superiores y la fijación de la banda de rodadura.

    ¿Cómo se fabrica un neumático?

    • Cocción: el neumático “en crudo” se somete a una cocción. Este paso endurece el producto conservando sus propiedades elásticas. Se coloca en un molde metálico durante unos 10 minutos, a unos 150 grados. Así se consigue la vulcanización, que cohesiona todos los elementos del neumático.

    La cocción del neumático

    A partir de ese momento, los neumáticos son distribuidos por los fabricantes y almacenados debidamente.

    Si necesitas un cambio de neumáticos, ¡no dudes en contar con nosotros! En nuestra tienda podrás comprar neumáticos online de los mejores fabricantes, resultado de los procesos industriales más rigurosos y avanzados. Sin duda responderán a todas tus necesidades de conducción con la máxima calidad.

    También puedes acudir a cualquiera de nuestros establecimientos. Nuestros expertos profesionales te aconsejarán el neumático adecuado para tu vehículo.

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

  • Cómo leer los marcajes del flanco de mis neumáticos

    Los neumáticos tienen información sobre su dimensión o su fecha de fabricación en los marcajes del flanco del neumático. Toda esta información es vital para conocer a fondo los neumáticos que equipamos. También para, en caso de pinchazo o cambio, saber el neumático que debemos equipar. 

     

    ¿Cómo puedo saber la medida de mis neumáticos?

    La dimensión o medida de los neumáticos es el dato principal que más consultaremos por su utilidad de cara a un cambio de neumáticos. Se representa con una serie de números como puede ser por ejemplo 195/65 R15 90H, una de las medidas más comunes de turismo. Desglosando estos datos y tomando como referencia esta cifra estos datos significan:

    195: Estos tres primeros números indican la anchura del neumático, de un flanco al otro, está expresado en milímetros.

    65: Las dos siguientes cifras representan el perfil del neumático, concretamente expresa qué porcentaje tiene de perfil el neumático en relación con su anchura. En el caso que usamos de ejemplo el neumático tendría un flanco que mide un 65% del total del neumático.

    Algunos conductores con modelos más deportivos suelen preferir un perfil bajo, lo que sería por ejemplo un perfil 35 (35% total de la altura del neumático).

    marcajes-neumatico

    R15: No es otra cosa que el diámetro o la altura del neumático representado siempre con una letra “R” y precedido de un número. Cuanto más elevada es esta cifra, más grande será el neumático.

    ¿Y el índice de carga y velocidad?

    90: Los dos últimos números que se reflejan en un flanco indican el índice de carga del neumático. Esta cifra que equivale a un máximo de kilogramos posible que puede soportar, de manera que si tenemos un índice de carga de 90, ese neumático podrá aguantar un máximo de 600 kilogramos.

    En caso de una furgoneta por ejemplo podríamos tener un índice 121, que significa que soportará 1.450 kilos.

    H: Esta letra nos indica cual es el índice de velocidad del neumático o, en otras palabras, a qué velocidad máxima puede circular el neumático. La letra H es la equivalencia de una velocidad máxima de 210 km/h.

    Esta letra varía siendo siempre más velocidad conforme se acerca más a las últimas palabras del abecedario. Por ejemplo un índice de velocidad W soportará hasta los 270 km/ mientras que una con un índice P solo soporta la circulación hasta los 150 km/h.

    Marcaje del neumático

    ¿Qué información adicional aparece en los marcajes del flanco del neumático?

    Lo más importante es la dimensión del neumático pero también hay más elementos relevantes para el conductor. Estos se pueden dividir en dos grandes bloques: información de la fabricación del neumático o de las prestaciones de invierno.

    Información sobre la fabricación del neumático

    La información referente a los marcajes que más interesa a los usuarios es la fecha de fabricación del neumático, que se representa con cuatro dígitos. Los dos primeros números son la semana del año y los otros dos números el año. Así, un neumático con marcaje 1115 se fabricó a principios del mes de marzo del año 2015.

    Importante: Los neumáticos no caducan por lo que no debe preocuparnos que esta fecha sea de hace unos años. Lo que importa es cómo se han almacenado el neumático, no la fecha a varios años vista.

    Otros datos que encontrarás en el los marcajes del flanco

    Aparte de la fecha, en el flanco también viene lo siguiente:

    DOT: Este código certifica que ha superado los estándares de seguridad impuestos por el departamento de Transporte de Estados Unidos.

    ECE 30: Esta cifra representa que ha superado la reglamentación europea. Junto a esta cifra van otros relativos a la homologación del neumático.

    En ocasiones también puede aparecer Made in” + país que, como es de suponer, indica el país de fabricación. También aparece la palabra TUBELESS que indica que el neumático es sin cámara. La palabra OUTSIDE indica qué parte del neumático va hacia fuera.

    Según el fabricante también puede aparecer un testigo de desgaste. Su función es señalar cuando llegamos al mínimo legal de profundidad del neumático (1,6 mm.). 

    Información sobre las prestaciones del neumático

    Los marcajes más habituales son los relativos a las prestaciones de invierno como son:

    Montaña nevada: Este marcaje es conocido como 3PMSF o “montaña tres picos copo de nieve”.

    Certifica que el neumático está preparado para soportar condiciones de invierno con temperaturas inferiores a los 7 grados centígrados.

    M+S: Se trata de un símbolo típico de los vehículos 4x4 ya que significa Barro+Nieve (Mud+Snow), que el neumático está preparado para circular incluso con las condiciones más difíciles de barro y nieve.

    Nombre del fabricante y tecnologías

    Aparte, en cualquier neumático encontraremos la marca del neumático con su correspondiente logo y el modelo del mismo. En casos especiales puede aparecer alguna tecnología específica de un fabricante.

    Este es el caso de X Green para los neumáticos verdes de Michelin. Otro ejemplo sería el dibujo de un diente de león para los neumáticos de Continental hechos con este material.

    Marcaje neumático invierno

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

  • ¿Cómo influye el desgaste del neumático en la distancia de frenado?

    Un neumático está fabricado con varias capas internas, inapreciables para el usuario. Cada una de estas capas tiene unas prestaciones y componentes que, junto con el diseño exterior, recibe los impactos provocando un desgaste del neumático.

     

    El desgaste del neumático aumenta la distancia de frenado

     

    A veces podemos escuchar que un neumático tiene una mayor o menor duración, algo que no está reflejado en la etiqueta europea del neumático (aunque sería un dato muy útil). Esto es posible por los diferentes compuestos que tiene un neumático y por su diseño. También influye el tipo de conducción.

    El desgaste del neumatico, ¿hace que tarde más en frenar?

    La profundidad de la banda de rodadura es vital para la seguridad. Cuando compramos un neumático tiene una profundidad de unos 8 milímetros. Con el uso diario, esta profundidad va disminuyendo poco a poco sin que apenas lo notemos, ¿qué problema tiene esto?

    Pues que a menor dibujo, menos agarre vamos a tener. Es sencillo de explicar, los neumáticos tienen un diseño, de bloques transversales y canales, que está pensado para aportar la máxima adherencia pero cuando un neumático está desgastado, ese dibujo desaparece.

    El desgaste del neumático afecta en la frenada

    ¿Cómo responde un neumático desgastado al frenar?

    Llegados a este punto, cuando tengamos que frenar, el neumático no responderá como es debido. La distancia de frenado o los metros que recorremos hasta parar el coche será mucho mayor. Incluso, si siguiéramos conduciendo con un neumático en estas condiciones, lo cual es ilegal y totalmente peligroso, el desgaste llegaría hasta las capas internas del neumático. Esto podría llegar incluso a dejar visible la capa metálica de su interior.

    Las distancias de frenado aumentan considerablemente con un neumático desgastado. Estos parámetros se disparan aún más cuando nos enfrentamos a un suelo mojado. Al fijarnos en el diseño de una banda de rodadura, vemos que tiene varios surcos principales. Junto a ellos, cuenta con otros pequeños que van hacia el exterior del neumático.

    Los neumáticos sufren el desgaste con el uso

    Este diseño permite que, cuando pasemos un charco el agua se evacue correctamente y no suframos el temido aquaplaning. Cuando circulamos con un neumático desgastado, el agarre es mínimo. Esto puede suponer incluso que patinen en los pasos de peatones y rejas metálicas.

    Al llevar esto a la distancia de frenado, los resultados hacen que el riesgo de colisión sea elevadísimo ya que el coche apenas responderá. Si queremos frenar de 100 a 60 km/h. en una carretera mojada así varía la distancia según la profundidad:

    • Con 5 milímetros de profundidad en el dibujo frenaremos en unos 55 metros.
    • En cambio, si frenamos con 3 milímetros de profundidad, la distancia de frenado será de 60 metros.
    • Cuando estamos en los 2 milímetros de profundidad frenaremos en unos 70 metros.
    • Por último, si frenas con 1 milímetro de profundidad la frenada será de 90 metros.

    Observando estos datos, deducimos que son más que suficientes para entender la importancia de equipar neumáticos con un dibujo óptimo, ya que está en juego la seguridad.

    El desgaste del neumático afecta al aquaplanning

    ¿Qué profundidad mínima del neumático debo tener?

    La normativa europea impone un mínimo de profundidad de la banda de rodadura con la que podemos circular, 1,6 milímetros. Es motivo de multa ya que ponemos en peligro nuestra seguridad y la del resto de conductores.

    Los fabricantes de neumáticos recomiendan hacer un cambio de neumáticos por debajo de los 3 milímetros. Con una cifra menor, las prestaciones se verán comprometidas.

    medir-desgate-del-neumatico

    Te animamos a que pruebes a hacer el truco del euro. Hay que meter un euro en la banda de rodadura para ver el desgaste del neumático. En caso de ver la parte dorada, es que la profundidad es menor de los 1,6 milímetros legales permitidos. Recuerda que, si necesitas un cambio de neumáticos barato, ya sabes donde puedes encontrar tu taller Feu Vert más cercano.

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

  • ¿Cómo se refleja un neumático de competición en uno “de calle”?

    Aunque muchos conductores lo desconozcan, los fabricantes de neumáticos tienen un equipo de ingenieros de I+D+i enfocados al neumático de competición que son también los encargados del desarrollo de los neumáticos que luego usamos, por eso también tienen un importante laboratorio: la competición.

    El neumático de competición, embrión del neumático de calle

    Todos los grandes fabricantes tienen presencia en diferentes competiciones de motor donde los neumáticos son llevados al límite, puede parecer que el motivo es la visibilidad pero hay algo más. Tal como hemos avanzado, estas citas son el marco perfecto donde probar tecnologías, compuestos o diseños.

    Si enumeramos competiciones como el Dakar, MotoGP, Fórmula E, 24 Horas de Nürburgring, rápidamente nos vienen a la mente varios fabricantes. En ellas se hace frente a obstáculos extremos, curvas imposibles, altas velocidades o la resistencia del neumático frente al desgaste.

    ¿Cómo influye la competición en un neumático de calle?

     

    ¿Por qué la competición es tan buena para probar los neumáticos?

    Los ingenieros se enfrentan en competición a varios retos como son la dureza, el consumo, el agarre o la durabilidad. Un neumático debe aunar todas estas prestaciones de forma equilibrada a gracias a su compuesto y diseño. Para conseguirlo, los neumáticos, en el proceso de I+D+i pasan por varias fases:

    • Investigación: Analizando las diferentes necesidades que debe cumplir un neumático, los ingenieros hacen tareas de investigación y cálculos exhaustivos que son probadores en simuladores. Estos equipos permiten aplicar variables sobre el neumático de manera virtual dando una respuesta aproximada.
    • Pruebas en máquinas: Una vez que se han hecho los cálculos y se han obtenido diferentes soluciones de manera virtual, es turno de probarlo en el mundo real. Es entonces cuando se fabrican los neumáticos con los compuestos y tecnologías creadas y se ponen a prueba en diferentes máquinas que llevan al límite las prestaciones y miden los resultados.
    • Pruebas en coches: Una vez implementados los cambios en los neumáticos a raíz de las pruebas de laboratorio, es hora de equiparlos en un coche, es entonces cuando se equipan los neumáticos y se prueban en circuitos cerrados comprobando la respuesta y afinando el producto final.
    • Competición: Una vez que se ha obtenido el neumático óptimo y equilibrado en sus prestaciones, es hora de hacer una prueba en condiciones reales, y qué mejor manera que hacerlo con la exigente competición. Giros bruscos, cambios de velocidad, curvas cerradas, optimización del consumo de combustible, cambios de terreno y climatología… todos estos son los retos que deben superar los neumáticos desarrollados.

    Poner a prueba un neumático en competición permite, además de no tener que crear una producción masiva de ese modelo y que no resulte efectivo, jugar con las diferentes variables posibles que hagan del neumático perfecto.

    ¿Cómo se transfieren las tecnologías de la pista a la calle?

    Son muchas las carreras que componen estas competiciones y en las que se ponen a prueba diferentes tecnologías sobre las que se aplican variaciones para obtener el resultado esperado. Al desempeño del neumático en pista se añade el análisis del neumático postcarrera, que es posible gracias a la disección del mismo para analizar cómo han respondido cada una de las capas internas y los diferentes elementos que conforman el neumático.

    ¿Y cómo se pasa de un neumático de competición a uno de calle?

    Una vez que se han cumplido todos los pasos anteriores, los fabricantes estudian cómo adaptar las novedades del neumático de competición en el neumático de calle, para ello deben pulir diferentes parámetros para hacer una transferencia de tecnologías de la pista a la calle.

    Es muy habitual que los fabricantes cuenten en su gama de producto con modelos que hayan sido fruto de un desarrollo base en la competición. Este es el caso por ejemplo de toda la gama Pilot de Michelin que incluye la tecnología Michelin Racing Synthetic Elastomers (MRSE), con la que se consigue reducir el tiempo que tarda la cubierta en alcanzar la temperatura ideal de utilización, y fue transferida a la calle.

    Otro ejemplo de tecnología del neumático de competición puede ser el de los que participan en el Dakar, que desarrollan neumáticos para el segmento de neumáticos 4x4 con tecnologías que evitan la incrustación de piedras en su banda de rodadura o refuerzan la dureza de los flancos.

    La competición es de vital importancia para los fabricantes, es el laboratorio donde se aplican las innovaciones y cuando un equipo consigue una gran victoria, es seguro que detrás hay un gran neumático que posiblemente llegue al mercado.

    Un neumático de competición es el embrión de uno de calle

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

  • Beneficios de comprar neumáticos 4 estaciones o allseason

    No debemos olvidar que el neumático es el único punto de contacto con la carretera. Esto significa que una de los principales características que debemos buscar a la hora de elegir un neumático es la seguridad.

    En este punto nos preguntamos, ¿es conveniente comprar neumáticos 4 estaciones o “all Season”, como se suele decir?

    Neumáticos cuatro estaciones, ¿por qué comprarlos?

    Un neumático 4 estaciones, como su nombre indica, es un neumático apto para usar todo el año, sin importar la temperaturas o las condiciones climatológicas. Su diseño y construcción cuenta con las prestaciones de los neumáticos de invierno y los de verano. Esto es algo fundamental sobre todo para quienes vivan en zonas de España donde las temperaturas sufren cambios extremos.

    Para quienes no lo sepan, tal y como explicamos más abajo, los neumáticos tradicionales tienen una composición y diseño diferente según si están concebidos para usar con calor o con frío.

    Montar un neumático 4 estaciones es, en cierta medida, como llevar un híbrido entre un neumático de invierno y otro de verano. Esto supone una serie de beneficios:

    1. Adiós al termómetro: Nunca más tendrás que pensar en la temperatura que hace, ya que un neumático cuatro estaciones responde con efectividad haga sol, lluvia o nieve.

    2. Ahorra unos cuantos euros: El hecho de equipar unos neumáticos para los meses calurosos y otro para los meses más fríos, tiene un coste que se reduce con los modelos cuatro estaciones al no necesitar invertir en ambos tipos neumáticos. Ese dinero lo puedes reinvertir en tu coche, como por ejemplo en un portaequipajes, o un remolque. Si el ahorro es una de tus prioridades, no te pierdas nuestros consejos para ahorrar combustible.

    3. Menos cambios de neumáticos: Los neumáticos deberás cambiarlos pero por causas de desgate natural o kilometraje, nunca por un cambio de estación como sí tienes que hacer con los de invierno y verano.

    4. Los encontrarás en Feu Vert: Tenemos en Feu Vert diferentes neumáticos 4 estaciones pensando en tu seguridad. Elige tu neumático o busca tu taller mecánico más cercano donde equiparlo.

    Michelin Crossclimate, neumático cuatro estaciones Michelin Crossclimate es un neumático de verano que posee una certificación para su uso en invierno. Sus prestaciones responden las cuatro estaciones.

    5. Seguridad todo el año: Muchos conductores prolongan el uso de neumáticos unos meses fuera de la estación para la que están permitidos o incluso usan un neumático de verano todo el año. Esto hace que, en condiciones de tiempo invernal, aumente la frenada y disminuya la seguridad. Esto se acabó con los neumáticos cuatro estaciones al poder usar un mismo tipo de neumático todo el año manteniendo la seguridad.

    6. Espacio en casa: Aunque existe un servicio de custodia de neumáticos, hay conductores que optan por almacenar sus neumáticos en casa o en un almacén. Utilizando neumáticos all-season puedes olvidarte de ocupar tu espacio almacenando un segundo juego de neumáticos.

    Los neumáticos cuatro estaciones pueden usarse todo el año Los neumáticos cuatro estaciones responden de manera efectiva tanto en condiciones de extremo calor como en temperaturas inferiores a los 7º, momento en el que un neumático de verano pierde eficacia.

     

    Diferencia entre neumático de invierno y uno de verano

    Una vez explicado qué es un neumático cuatro estaciones, queremos entrar a fondo con algo que muchos conductores no saben, ¿en qué se diferencian unos neumáticos de invierno de unos de verano?

    Pues bien, explicado de manera resumida y fácil, los neumáticos tradicionalmente se han desarrollado para desarrollar sus prestaciones en condiciones de calor o frío, dando como resultado dos tipos de neumáticos. Los neumáticos de verano tienen unas prestaciones que los hacen más apto para soportar altas temperaturas en cuanto a compuestos pero también en cuanto a diseño, contando por ejemplo con unos surcos que evacuan el agua sin problema o un desgaste reducido.

    Por otro lado, los neumáticos de invierno están pensados para ser útiles cuando la temperatura está por debajo de los siete grados centígrados (7ºC), momento en el que un neumático de verano pierde gran parte de sus prestaciones de seguridad. Es entonces cuando el neumático de Invierno es el que nos ofrece las mejores prestaciones en agarre, frenada y tracción.

    Para diferenciar un neumático de invierno de uno de verano, solo hay que fijarse en el diseño, que en el caso de los de invierno suele tener unas laminillas en los bloques que sirven para mejorar la tracción y el agarre en suelos helados o con nieve.

    En el flanco del neumático tendrá que aparecer un marcaje específico. Se trata de un símbolo que representa tres picos montañosos y un copo de nieve, indicativo de que el neumático que posee dicho marcaje está homologado para su uso invernal y por tanto nos ofrece la mayor seguridad posible en condiciones climatológicas adversas.

    Los neumáticos con esta homologación, son además sustitutivos de las cadenas, lo cual es una ventaja añadida.

    Ahora que se acerca el invierno, toma la mejor decisión y circula con neumáticos que te ofrezcan la mayor seguridad en cada situación.

     

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

    Guardar

Artículos 1 a 10 de 179 en total