La presión de los neumáticos en invierno

¿Cambia la presión de los neumáticos en invierno? Podemos pensar que la presión de los neumáticos se mantiene constante pero eso es un gran error. El nivel de inflado cambia levemente sin que apenas nos percatemos, de ahí que sea recomendable su revisión una vez al mes. En invierno esta práctica se debe hacer cada 15 días además de cambiar el nivel de inflado, te contamos cuál es el baremo correcto y por qué. Recuerda que también puedes ver nuestros neumáticos de invierno en nuestra tienda online.

 

¿Cuál debe ser la presión de los neumáticos en invierno?

Comprender cómo se comporta el aire de los neumáticos nos sirve para comprender por qué se producen variaciones en la presión. Un neumático inflado de origen sigue las recomendaciones del fabricante del automóvil. Desde ese momento, fruto del uso y el paso del tiempo, el aire se ve sometido a las fuerzas que sufre el neumático durante la conducción. Esto provoca que el aire se escape, muy lentamente, por la zona de los flancos. También a través del caucho y, en ocasiones, por la válvula de inflado.

¿La presión de los neumáticos en invierno cambia por el frío?

Estos valores son mínimos y tienen como consecuencia una ligera variación de la presión. Revisando una vez al mes la presión podemos circular con seguridad y en los valores normales.

Sin embargo, este proceso se acentúa cuando se producen cambios bruscos en la temperatura, como ocurre en invierno. El motivo es que el aire se contrae con el frío y se dilata con el calor. La consecuencia es una variación en la presión de 0,1 bar cada 10 grados. Por lo tanto, si vivimos en una ciudad con una temperatura media de 20 grados, al llegar el invierno, debemos aumentar la presión de los neumáticos en 0,2 bares.

¿La presión de los neumáticos en invierno cambia por el frío?

¿Por qué debemos prestar atención a la presión de los neumáticos en invierno?

Como referencia general en invierno se deben inflar los neumáticos siempre con los valores arriba indicados. De esta manera, lo que conseguimos es contrarrestar la pérdida de presión por los cambios de temperatura. Así viajaremos con total seguridad y aprovechando al máximo las prestaciones de nuestros neumáticos.

Si no seguimos esta pauta, no solo perdemos seguridad sino que aumentamos el consumo (enlace al artículo del consumo a publicar) y podemos sufrir desgastes irregulares del neumático. En los meses fríos también podemos estudiar la posibilidad de comprar un neumáticos cuatro estaciones o allseason.

¡Recuerda que un buen mantenimiento es clave para alargar la vida de tus neumáticos!

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar